Claves para Hablar en Público y TRIUNFAR

cc

Claves para Hablar en Público y TRIUNFAR

El miedo a hablar en público es normal, pero una manera de superarlo es estar seguro de la información que darás, y aún más importante, la actitud que proyectarás durante la ponencia. ¿Quieres cautivar a tu audiencia? .

Trata siempre de hacer comprender a tu audiencia sobre qué hablas y a qué punto deseas llegar.

No los pierdas en el camino, no divagues, porque si tú lo haces, ellos lo harán también.

Siempre trata de hacerlos sonreír y busca la manera de adentrarlos en el tema, un auditorio apasionado es tu mejor forma de publicidad, si logras apasionarlos, será posible que te busquen para adentrar más en el tema.

Lo anterior solo es el principio, si quieres profundizar más en el tema entonces no te pierdas los siguiente;

Ten Claro lo que Quieres Decir

Cuando tenemos que dar una charla, preparamos una ponencia con muchos datos y muchas cosas pero sin tener claro el mensaje que queremos transmitir. En una charla, ten claro que no vas a poder transmitir 100 ideas, decide cuales son las ideas principales (de 1 a 3) que quieres que queden claras y empéñate en transmitirlas.

Resalta las Ideas Clave al Principio y al Final

Empieza diciendo la idea clave de tu intervención y termina haciendo hincapié en ese mismo concepto. Las personas recordamos mejor lo primero y lo último que oímos, así que aprovecha estos dos momentos para transmitir lo que desea, eso hará la diferencia entre una mentalidad conformista y una proactiva.

Haz un Índice y Cuéntalo al Principio

Cuando hablamos en público y alguien nos escucha, es buena idea dejar claro de que voy a hablar y en qué orden. De esta manera el público puede sentir que sabe por dónde va, y esa sensación de control hace que mejore la atención.

No Leas una Presentación

Cuando vamos a intervenir en público es habitual ir acompañados de una presentación (Power Point u otro). Es muy aburrido ver cómo alguien te va leyendo las diapositivas, para eso, mándala por mail, ahorra tu tiempo y ahórraselo a los asistentes, nosotrso te recomendamos seguir la siguiente regla:

Si te acompañas de una presentación, esta debe ser un apoyo a lo que estás contando. Usar imágenes que reflejen conceptos clave es una buena idea, o aportar datos de apoyo a tu argumentación, pero no sometas a nadie a verte leer una presentación, es insoportable.

Hazlo Personal

Eres una persona única y lo que vas a contar interesa, en parte, porque lo cuentas tú. Pon ejemplos, has alguna auto revelación y explica cómo aplicas lo que estás contando. La comunicación no es una mera trasmisión de conocimiento sino el valor que le añadimos cada uno de nosotros. Que la gente asimile lo que cuentas tiene que ver en parte, con el hecho de que lo cuentes tú, ¡atrévete a llevarte al terreno personal!

Da un Buen Espectáculo

El tiempo es un restringido, cuando alguien acude a escucharte, está regalándote parte del bien más preciado que tenemos cada uno de nosotros: Nuestro Tiempo. Así que, haz que valga la pena.

Cuando hables en público atrévete a hacer un show que la gente quiera ver, juega con tu público, cambia el tono de voz, hazles sentir especiales y que están escuchando algo irrepetible. Parte del éxito está en el contenido, pero también influye cómo lo cuentas.

Utiliza los Medios Técnicos Disponibles

Hoy en día tenemos muchas tecnologías que nos ayudan a dar una buena charla: Utiliza música, vídeos con apoyo de YouTube, invita a participar de la ponencia a través de las principales redes sociales como Facebook y Twitter, deja un enlace para descargarse la presentación al finalizar tu intervención, etc.

Eso sí, si vas a usar estos medios de publicidad en línea, antes de empezar la ponencia asegúrate que todo funciona como debería. Poner un vídeo y que el ordenador que usas no sea capaz de reproducirlo o reproducir un audio y que no haya altavoces rompe el ritmo de la ponencia. Si no funciona bien la tecnología, mejor no la uses.

Cierra con Broche de Oro y Gánate un Aplauso

Termina tu intervención con una buena frase motivacional, con una reflexión o con una pregunta, pero hazlo de manera que acabes en todo lo alto.

frase célebre

Es preciso que conozcas algunas técnicas de motivación para que tu plática sea constructiva para tu auditorio.

A continuación da las gracias y recibe el aplauso del público. Conocemos a muy buenos ponentes que no saben acabar su intervención y no la cierran. Además, cuando el final es un aplauso, tanto tú como tu público van a quedarse con un buen sabor de boca.

Gestiona Bien las Preguntas

Normalmente al terminar una intervención en público, se abre un turno de preguntas. Este es el momento de acabar tu charla a lo grande.

Escucha las preguntas (no te sientas atacado) y trata de responder aportando más información o profundizando en el tema. Ten en cuenta que muchas veces, parte del público utiliza este espacio para aportar su visión, sin realizar ninguna pregunta específica. No te esfuerces en encontrar preguntas donde no las hay y agradece la aportación y continua.

En otras ocasiones se desata debate entre el público (un síntoma de que has dado una buena ponencia). Si esto sucede, asume el papel de moderador.

Menos es Más Cuando Hablas en Público

A no ser que te paguen la charla por horas o seas Fidel Castro, ten claro que el tiempo es el bien más valioso que todos tenemos. Utiliza el tiempo que necesites, pero ten en cuenta que si consigues ser breve y concreto, darás más tiempo a los asistentes a que participen y que transmitirás mejor tus ideas clave.

¿Te interesan los temas de emprendimiento? nosotros somos un centro de capacitación para emprendedores y empresarios, te invitamos a conocer nuestras actividades del mes, clic aquí…

6 Aspectos Imprescindibles para Hacer de tu Negocio algo GRANDE

w

6 Aspectos Imprescindibles para Hacer de tu Negocio algo GRANDE

1.- Tener bien definida tu gran visión empresarial

Uno de los aspectos más potentes para dotar a tu negocio de foco y orientación. Tienes que saber, en todo momento, hacia dónde quieres ir con tu empresa. Esto tan sólo lo puedes conseguir si tienes claro hasta dónde quieres llegar con tu negocio.

Tu visión debe ser motivadora e inspiradora. Debe ser real, que te haga sentir que construyes y luchas por algo que realmente quieres y que, para ti, merece la pena. Debe ser potente y estar construida bajo aquello que más desees para que te impulse a seguir peleando sean cualesquiera los obstáculos que se presenten.

2.- Márcate pequeños objetivos

No pretendas llegar a la cima de la montaña sin dar un primer paso, y luego un segundo, y más tarde un tercero… Es decir, no quieras conseguir de la noche a la mañana y sin cero esfuerzos todas tus grandes metas sin antes realizar los pasos previos necesarios.

Aplica el siguiente dicho en tu negocio: “divide y vencerás”. Divide tus metas, tu gran visión en objetivos más pequeños, en pasos concretos que te llevarán, poco a poco, a alcanzar todo aquello que deseas. Eso sí, cada uno de esos pasos, cada uno de esos objetivos más pequeños, SIEMPRE, y remarco, SIEMPRE, deben ir encaminados a conseguir tu gran visión.

3.- Apuesta por tus sueños

Tú eres quién define tu gran visión. Tú eres quién construye día a día para llegar a conseguir aquello que deseas. Eres tú quien marca metas y quien guía a la empresa hacia donde quiere. Sé valiente y no tengas miedo a equivocarte. Toma decisiones y apuesta por aquello que crees. Ten presente siempre donde quieres llegar y lucha por ello.

4.- No te disperses con otros proyectos que te aparten de tu foco empresarial

Muchos empresarios no tienen claro lo que quieren construir, o lo que desean cuesta más esfuerzo del que están dispuestos a asumir. Es por ello que ven oportunidades de negocio donde no las hay, apuestan por acciones que son pura distracción, realizan colaboraciones fallidas y caen con facilidad en la trampa de ampliar de forma desorbitada sus líneas de negocio.

5.- Define estrategias y acciones que vayan encaminadas hacia la consecución de tus objetivos:

Bien es cierto que hay empresas de mucho éxito que no tenían definida explícitamente una estrategia, pero te puedo asegurar que saber qué, cómo, cuándo, dónde y porqué “hacer” te ayudará a impulsar tu negocio.

Las estrategias y acciones que definas deben ir encaminadas hacia la consecución de tus objetivos. Si no, no sirven de nada. Crear un catálogo de clientes, hacer una presentación para ventas, hacer un curriculum de la empresa, planear una página web, etc. pueden ser algunas de las tareas preparatorias con las que puedes comenzar.

Iniciar con una página web puede ser una alternativa viable, pero debes asegurarte que el sitio cumpla con todos los elementos necesarios para que en verdad funcione.

6.- EJECUTA e implementa TODO lo planificado

De nada sirve tener claridad empresarial, foco y orientación si no pasas a la acción. Está bien definir, pensar, diseñar, marcar qué, cómo y cuándo “hacer”, pero debes ser consciente de que si no pones en práctica todo lo estipulado no te va a servir de mucho. Hay muchos tipos de empresarios, pero todos aquellos que triunfan son “hacedores”. No paran quietos, implementan, prueban, analizan, corrigen y vuelven a implementar.

 

¿Te interesa capacitarte en el mundo de los negocios? nosotros somos un centro de capacitación para emprendedores, te invitamos a conocernos en un entrenamiento presencial gratuito, da clic aquí…