Qué hacer frente a malas decisiones EMPRESARIALES

AQS

Qué hacer frente a malas decisiones EMPRESARIALES

Tal vez duela, pero cuando uno admite las malas decisiones empresariales, se evoluciona de cierta forma. Posiblemente has contratado a una persona que no debiste, o elegiste el trabajo que no se acopla bien contigo o tal vez, lanzaste una línea de productos el cual nadie desea adquirir. Por naturaleza, el hombre debe ser optimista y pretender mirar al éxito que está allí mismo, esperando.

Claro que con el pasar el tiempo los desafíos se van incrementando y es posible que empecemos a dudar de nosotros mismos. Sin embargo, pese de que puede ser agotador, el admitir las malas decisiones empresariales puede mejorar tu espacio.

Reconocer las malas decisiones empresariales

Reconocerlo

Las personas suelen ser susceptibles a toda mentira en cuanto al precio que no puede recuperarse. Esto logra condicionar el escenario y, finalmente, acabar con algo donde ya se invirtió tiempo, mucho capital y dedicación. A raíz de ello, muchas personas conservan sus relaciones de forma poco amigable. Por ende, es bueno ir aceptando la pérdida en el ahora, en vez de ir llevándola hasta que acabe por perjudicar otros recursos.

Darse cuenta de la respuesta

Tal vez se contrató a la persona menos apta para el puesto. Pero, si tiene la personalidad idónea y busca aprender, tal vez sea la mejor decisión. Asimismo, si un trabajador entra a la empresa y no cumple con las expectativas, en solo un mes ya debería estar tomando la decisión de no seguir perdiendo tiempo y colocar otra opción. De igual manera, es fundamental poseer la visión idónea de cómo solucionar la mala decisión empresarial.

Busca compartir el conocimiento

Posiblemente se trate de lo más complicado porque pide pelear constantemente con el orgullo. Toda reacción en este sentido es normal y lo que hay que tratar de hacer es ir deshaciéndose de las decisiones incorrectas. Existe un claro poder al momento de afrontar toda responsabilidad. Por eso, admitir la falla y compartirla da la posibilidad de recibir respeto por parte de los demás.

Lenguaje corporal en el mundo EMPRESARIAL

formato-articulo

Lenguaje corporal en el mundo EMPRESARIAL

Lo cierto es que el lenguaje corporal tiene un valor importante dentro del sector empresarial, ¿Sabes el por qué? Hoy en día, tanto la imagen como el carácter que tiene una persona se refleja mucho en su personalidad. La misma debe ir acompañada del lenguaje corporal. Es de eso que muchas veces depende un buen trato por parte de los demás compañeros e, inclusive, por parte del jefe.

El lenguaje corporal es un factor determinante en todo lugar

lenguaje corporal

Muchas son las recomendaciones que se brindan al momento de ir tratando el asunto de la forma en dar la opinión o plasmar ese pensamiento sobre cualquier punto. Muchos buscan lo que hay que decir, sin embargo, la comunicación no verbal también es igual de relevante. Es como dije en un comienzo, el lenguaje corporal hace hincapié en muchos factores.

En caso de transmitir cierta incomodidad o agresividad usando el lenguaje corporal, puede lograr que todo destinatario se llegue a sentir con inseguridad. De esa forma, evita que llegue a actuar con sus propios pensamientos.

Por ende, debemos hacer el intento para que tengamos un carácter positivo, abierto en todo momento y que esté dispuesto a ayudar. Buscar conservar una buena posición y contacto visual con los demás para que se cree un vínculo especial. No hay que cruzarse de brazos, siempre debes sonreír adecuadamente y así proyectar la calidez y tus buenas vibras.

Se debe enseñar que estamos escuchando, haciendo una buena acción en el momento. Busca siempre que tu posición o postura no sea una que haga sentir dominio, en especial si estás arriba de una persona que coge consejos. Lo importante es no tomar la conducta errónea. En caso de que tu lenguaje corporal no sea el adecuado, todo esfuerzo que hagas terminaría por ser algo contraproducente. Evita siempre esos momentos incómodos, intenta ser alguien mejor en ese aspecto. Verás como se irán abriendo las puertas para ti.

10 claves prácticas para ser CARISMÁTICO

formato-articulo

10 claves prácticas para ser CARISMÁTICO

¿Cuáles son los beneficios de ser carismático?

La capacidad para relacionarse y conectar con las personas ha demostrado innumerables ventajas en multitud de estudios científicos. Seguramente, nada sea capaz de aportar más alegría a nuestra vida.

10 claves prácticas que puedes usar hoy mismo

  1. Contesta rápido y con aplomo

En un estudio, unos participantes observaron cómo los estudiantes de una clase respondían una serie de preguntas sobre cultura general. Posteriormente, se les preguntó cuán carismáticos creían que era cada estudiante.

El sentido común nos haría pensar que aquellos que contestaron más preguntas correctas fueron juzgados como más carismáticos e inteligentes, ¿verdad?

Pues no. El carisma no tuvo ninguna relación con la inteligencia de los estudiantes, sino con la velocidad con la que habían respondido cada pregunta, independientemente de si lo hicieron bien o mal. En otras palabras: resulta más carismático contestar rápido y con vehemencia que hacerlo con la respuesta correcta.

¿Injusto? Quizás, pero así se forman las percepciones sociales. Cuando alguien expone su opinión con firmeza, tendemos a asumir que sabe de lo que habla.

  1. Gesticula (mucho) con tus manos

Las personas carismáticas no se mantienen quietas cuando hablan, sino que apoyan sus mensajes con los gestos de las manos.

En un estudio, el público valoró como más competentes y efectivos los ponentes que gesticulaban con las manos mientras hablaban, frente aquellos que las mantenían quietas. No solo eso, sino que también se ha comprobado que reforzar tus palabras con las manos provoca que los demás recuerden mejor tus mensajes.

La clave es utilizar gestos que se correspondan con el significado de las palabras, no movimientos al azar, y evitar aquellos con connotación negativa. Según el experto en lenguaje corporal Allan Pease, existe una forma correcta de

  1. Usa palabras emocionales

Se trata de las palabras emocionales, aquellas que en lugar de dejarnos fríos nos evocan sentimientos y sensaciones. La gente más carismática añade pasión a sus mensajes, y suele hacerlo mediante nombres y adjetivos que transmiten emociones.

  1. Interésate por los demás

Si quieres que alguien se interese por ti debes intentar impresionarle, ¿verdad?

Esto es lo que hace casi todo el mundo cuando quiere llamar la atención de alguien. Y, sin embargo, suele provocar precisamente el efecto contrario.

En otras palabras, los demás no se sienten bien cuando les cuentas sus éxitos: se sienten bien cuando te cuentan los suyos. Y si se sienten así en tu presencia, desearán pasar más tiempo contigo.

  1. Haz evidente lo que te une a ellos

Seguramente ya sabes que la similitud es un ingrediente fundamental para crear vínculos sociales, pero lo que quizás te sorprenda es que la cantidad de parecidos es más importante que su calidad.

Dicho de otra forma, se ha demostrado que no es sobre qué coincidimos, sino sobre cuánto coincidimos. Cuantas más similitudes tengamos con alguien, más nos atraerá, independientemente de lo que sea.

Cuando las personas carismáticas detectan un posible punto en común con su interlocutor, no lo dejan escapar. No importa que parezca trivial, porque saben que cuanto más semejantes, mejor. Lo ponen en evidencia y dirigen la conversación hacia allí.

  1. Demuestra vulnerabilidad

No tengas miedo a revelar tus sueños, temores o preocupaciones. La perfección y el hermetismo son enemigos del carisma.

  1. Repite su nombre

Hace tiempo me fijé que la mayoría de gente carismática que conozco suelen repetir con frecuencia el nombre de aquellas personas con las que están hablando.

En aquel momento lo consideré una casualidad, pero el tiempo me ha demostrado que me equivocaba.

Resulta que en una investigación realizada mediante resonancia magnética se comprobó que, cuando escuchamos nuestro propio nombre, se activa el área del placer en nuestro cerebro.

Quizás esas personas carismáticas lo hicieran inconscientemente, pero estaban provocando a sus interlocutores una sensación agradable que aumentaba su deseo de estar cerca de ellos.

  1. Usa infracciones morales divertidas

Otra característica habitual de la gente carismática es su sentido del humor. Afortunadamente, la ciencia también ha identificado qué nos hace más divertidos.

 

 

  1. Haz cumplidos honestos

Según el fenómeno psicológico de la reciprocidad, nos sentimos atraídos por aquellas personas a las que sabemos que gustamos. Por eso las personas carismáticas no dudan en mostrar su aprecio por los demás haciéndoles cumplidos

 

La eficacia de los cumplidos para hacer sentir bien a la gente es enorme. Incluso se ha demostrado que recibir un halago activa la misma área del cerebro que al recibir dinero.

10. Toca más… y mejor

 

El contacto es un multiplicador de la conexión emocional. De forma inconsciente, lo asociamos con aquellas personas con las que tenemos mayor vínculo, como nuestra familia o amigos más íntimos. Por eso, cuando tocas a alguien le predispones a conectar contigo.

 

¡Pero cuidado! Tocar también puede generar rechazo si lo haces de forma inapropiada. El tipo de contacto capaz de aumentar tu carisma tiene la siguiente característica: Se produce en la zona que va desde la parte superior del brazo hasta el hombro.

5 pensamientos negativos que destruyen el ÉXITO

formato-articulo

5 pensamientos negativos que destruyen el ÉXITO

Existe la noción de que algunos emprendedores combinan perfectamente las habilidades analíticas y de razonamiento con optimismo, creatividad y resolución de problemas. Pero las personas exitosas tienen el mismo tipo de pensamientos negativos que todos los demás. Lo que las hace diferentes es la forma en la que reaccionan y los identifican. Aquí hay algunos pensamientos que pueden matar, aplastar y destruir el éxito.

  1. “No soy un experto”

¿Te dices esta frase una y otra vez? Nadie comienza las cosas siendo un experto. Eso se construye con el tiempo y por medio de tu esfuerzo. Cuando consideres un proyecto o negocio, no te hagas esta pregunta, en lugar de eso piensa si te gusta el tema.

Si te apasiona, harás todo lo que puedas para obtener información. Para muchos campos de negocio, dos años de aprendizaje intenso pueden hacerte un experto. El proceso empieza contigo aceptando que esta experiencia es como un viaje. Asegúrate de que sea uno que disfrutes y en el que quieras pasar mucho tiempo cada día. Cambia este pensamiento a una pregunta: ¿En dónde encuentro lo que necesito saber?

  1. “Ya lo han hecho antes”

¿Alguna vez te has dicho esto? Es verdad que hay algunas ideas que son nuevas. Si se te ocurre una nueva aplicación, lo más seguro es que ya exista un producto similar. Si ya estás trabajando en cierta industria tal vez veas que tus ideas las están poniendo en práctica otras personas, pero eso no importa.

Si sabes que mucha gente necesita tu producto o servicio el hecho de que la competencia existe sólo valida tus planes. En los negocios es mejor ser el primero, pero como el cofundador de PayPal, Peter Thiel, dijo, “es mejor ser el último”. Darle vida a una idea y ejecutar tu plan mejor que otros importa más que la autenticidad de la misma. Reta este tipo de pensamiento al preguntar: ¿Cómo puedo mejorar esto?

  1. “No conozco a las personas adecuadas”

Tal vez hayas escuchado la frase “todo tiene que ver con tu lista de contactos” desde que naciste. Es cierto de alguna manera: conocer a ciertas personas importa. Pero el problema es que mucha gente acepta su limitado círculo de contactos como un recurso con el que tienen que trabajar.

Usar una lista reducida como excusa para el fracaso es un pensamiento autolimitante. Busca todos los contactos que tengas. Contrario a lo que has escuchado, buscar a la gente correcta es fácil si te esfuerzas un poco, aunque no tengas su teléfono. Convierte este pensamiento en: ¿A quién debo conocer y cómo?

  1. “Necesitas dinero para ganar dinero”

Es fácil pensar que hay una razón por la que otras personas son exitosas, por ejemplo porque fueron a mejores escuelas o tienen mejores habilidades personales. Mucha gente apunta al éxito de otras personas haciendo notar que tienen dinero y recursos.

Es fácil usar la falta de dinero como excusa para no progresar, pero en muchas áreas de negocio los recursos limitados pueden ser una bendición. Esto puede impulsarte a que tus operaciones sean lean y a tener una mente fresca y ajustar tu enfoque. Puedes ser muy exitoso si eres inteligente respecto a los gastos y planeación de negocios.

No necesitas dinero para ganar dinero, sólo se te debe ocurrir el costo exacto de tu primer producto, el cual puede ser completamente gratis. Mejor piensa: ¿Cómo puedo hacer mejor las cosas aprovechando que mi operación es pequeña?

  1. “Yo siempre…”

Cuando diriges un negocio, las líneas entre tu vida personal y profesional son borrosas. Tus atributos personales muchas veces dictan el éxito de tu negocio. Cuando pienses en tu negocio, piensa en lo que podría llegar a ser. El truco es verte a ti mismo de la forma en la que consideras el negocio: como un vehículo en crecimiento.

Cuando digas “yo siempre… (como “yo siempre arruino todo cuando hablo frente a la gente”) date cuenta que estás siendo muy negativo. Para hacer crecer un negocio primero debes crecer tú. Apuesta a que eres capaz de un cambio positivo. Recuerda considerar esto: No soy lo que una vez fui.

Dominar la forma en la que piensas es el primer paso hacia el éxito en una empresa. Es un objetivo que siempre se está moviendo y una meta que tal vez nunca alcances. Tratar de atrapar y cambiar estos pensamientos, es lo que hace que los emprendedores avancen en su viaje.

¿Cómo sobrellevar a una persona exigente con tu TRABAJO?

ART

¿Cómo sobrellevar a una persona exigente con tu TRABAJO?

Cuando se hace alguna entrevista para trabajar, normalmente se pregunta por las actitudes y malos hábitos que se tiene. Ser exigente, es normal que un perfil así salga a relucir. Una frase típica que suelen decir “Soy muy exigente conmigo y los demás”. Toda conducta y buscar dar el mejor perfil de nosotros, es una cualidad que deberíamos tener.

No obstante, cuando ese obstáculo logra ser traspasado y terminamos por no cubrir todo el proyecto, es porque algo está mal. Serás parte de un sentir incómodo, de fracaso, posiblemente las metas que tengas no puedan ser alcanzadas.

Si eres exigente con tu trabajo, procura que sea controlado

Exigente

Eres el jefe, debes estar en el frente del emprendimiento, no importa quien termine por caer. Y es que de verdad, son varios los autónomos, pero viene siendo falla también si tenemos personal alrededor que puedan delegar. Es mucho exigir para poder ir por la vía correcta de autoritarismo.

Claro que hay una discrepancia entre autoritario y exigencia, que lleva a cada trabajador al reconocimiento por los logros. Al mismo tiempo, se le solicita que den todo por la misma compañía. O sea, hallar un balance tan complicado dentro del espacio de trabajo.

Toda exigencia en algunos casos no es negativo, hay que saberla controlar y que la misma sea más una aptitud. Cualquier gerente que solicita exigencia, estará rodeado de expertos y no de una persona que tiene solo motivación.

Cuando se trabaja con una persona que exige mucho, aunque recomiende retos y objetivos, no es nada sencillo. en realidad, todo profesional sugiere que continúe con varios consejos para que de esa experiencia se consiga el punto certero. Debes considerar lo siguiente:

Olvídate de decir SÍ a cualquier cosa. Es por una simple razón, la persona exigente con tu trabajo no quiere a una persona que se deje controlar, sino, alguien que no tenga miedo a decir lo que siente.

Tener los límites claros. La idea no es por todo e intentar sorprender a los demás. Es bueno preguntar, cargar todos los datos antes de actuar.

La buena comunicación es imprescindible. Busca valoración en lo que haces, ya que él se encargará de exigirte acorde al perfil que tienes. Intenta tener la percepción que lleva él, del mismo modo que toda crítica.

Cinco maneras para tener un dinerito EXTRA

formato-articulo

Cinco maneras para tener un dinerito EXTRA

Muchas personas sueñan con renunciar a su empleo, ya sea mañana, el año que viene o en la próxima década. Sin embargo, hay un gran abismo entre el soñar y el actuar que parece estar fundada en una causa mundana: la falta de dinero.

Obviamente, si quieres dejar tu trabajo, necesitas tener otra fuente de ingresos que te ayude a pagar tus cuentas, ahorrar para el futuro y disfrutar la vida. Pero, ¿cuál es la mejor manera de encontrar este capital? ¿Cómo puedes ganar más dinero para que en el futuro puedas renunciar a tu empleo y emprender?

  1. Invierte en bienes raíces

Hay muchas maneras de invertir en esta industria:

-Rentar una habitación en tu casa.

-Rentar un departamento.

-Participar en el negocio de rentas por vacaciones (AirBnB)

Este tipo de negocio se mueve como un tren: puede que le tome un tiempo generar potencia, pero una vez que lo hace, se mueve sin detenerse.

 

2.Escribe un libro

Miles de personas sueñan con escribir un libro, pero pocas lo hacen. Muchos piensan que es una tarea muy difícil, que no tienen el tiempo suficiente para hacerlo o que carecen de los conocimientos necesarios. La verdad es que puedes escribir un libro y ese texto te puede dar un ingreso extra.

 

Existen diversas opciones para publicar una obra:

 

-Puedes escribir una serie de textos cortos sobre un tema en específico y colocarlas en Kindle.

 

-Autopublicarte a través de una página web.

 

-Acercarte a una plataforma o sitio en internet que tenga una buena audiencia y escribir para ellos.

 

-Usar la ruta tradicional y vender tu texto a una editorial.

 

-Grabar un audiolibro y publicarlo en plataformas como Audible.

 

Escribir un libro ya no es la tarea titánica que solía ser. Gracias a la tecnología, las llaves del éxito de una obra ya no están solo en las manos de las grandes editoriales.

 

  1. Vende productos en Amazon, Etsy, Mercado Libre…

Nunca antes había sido tan sencillo vender tus productos como hoy gracias al comercio electrónico. Ya no necesitas tener un almacén, inventario y empleados para participar en los negocios digitales.

 

  1. Vende tus habilidades

Seguramente eres bueno para algo. Tal vez sepas manejar bien los números, diseñar páginas web o escribes bien. El punto es que deben existir personas que estén dispuestas a pagar por tus habilidades. De hecho, muchos emprendedores modernos contratan servicios de freelance para resolver cuestiones específicas de su negocio.

 

También podrías ser un consultor y ayudar a emprendedores a identificar qué les hace falta.

 

  1. Empieza un blog / vlog

Una buena manera de tener ingresos extras es a través de un blog /vlog. Ciertamente toma algo de tiempo construir una audiencia de seguidores que a su vez atraigan a los publicistas, pero una vez que lo hagas, podrás monetizar tu contenido.

 

No solo eso, estos formatos pueden ayudarte a construir una reputación como especialista en tu ramo.

 

Para tener un buen blog / vlog debes:

 

-Tener contenido de calidad

 

-Dar a conocer ese contenido a través de redes sociales

 

-Generar una base de datos con los correos de tus seguidores

 

Todas las tareas antes mencionadas tienen algo en común: no son sencillas. Requieren disciplina, diligencia, calidad y tiempo. Es correcto, nunca alcanzarás la vida que quieres sin un poco de trabajo. No obstante, si empiezas hoy, podrás juntar capital y renunciar a tu empleo más pronto de lo que crees.

¿Cómo dominar las emociones negativas en el TRABAJO?

aer

¿Cómo dominar las emociones negativas en el TRABAJO?

Controlar el enojo o la frustración puede ser todo un reto que no todos logran controlar.

Los seres humanos somos bastante emocionales, sin embargo, cada quien gestiona sus emociones a su manera. Hay unos que tienen un gran poder para controlarlas, como también otros que se dejan llevar por ellas en su totalidad.

En el trabajo, la gestión de las emociones es muy importante para ejecutar tareas limpias y productivas. Si dejamos que alguna emoción nos domine, tendremos problemas para concentrarnos, y en el peor de los casos podemos bloquearnos por completo.

Es normal experimentar momentos de enojo y frustración en el trabajo, y, por si fuera poco, tenemos que tragarnos todo la mayoría del tiempo. Desafortunadamente, no siempre existe esa libertad para hablar sobre lo que nos incomoda en nuestro entorno laboral.

Si no queremos que las emociones nos sobrepasen en el trabajo, debemos comenzar a controlarlas. Por eso te traemos una lista de consejos que te ayudarán a tener una vida laboral más sana y calmada. ¡Toma nota!

  1. Identifica las emociones que tienes ante ciertos estímulos

El cuerpo humano puede reflejar las emociones de muchas maneras, depende de ti identificar a tiempo cuando determinadas emociones comiencen a surgir. Conocer nuestras reacciones nos pueden salvar de un momento de arrebato con nuestro superior o compañeros de trabajo.

Las manifestaciones más comunes son sudoración, enrojecimiento, palpitaciones rápidas, manos temblorosas, dolor de cabeza, rostro tenso, entre otras.

  1. Encuentra el detonante

La manera más eficaz de poder gestionar las emociones es identificar qué es lo que nos hace reaccionar. A veces, sin darnos cuenta acumulamos cosas y con el más mínimo estímulo podemos reaccionar negativamente.

Por lo general reaccionamos mal por problemas en casa, no dormir bien o por alguna preocupación. Así que cuando comiences a sentir alguno de estos síntomas, es hora de que comiences a pensar con la cabeza fría.

Las malas reacciones no se deben excusar por problemas que tengas fuera del trabajo. Recuerda que no todo el mundo tiene la culpa de lo que te pase.

  1. Haz ejercicios de respiración

Los ejercicios de respiración son muy beneficiosos para relajarse en momentos de estrés y tensión, controlan el sistema nervioso y te ayudan a pensar de manera más objetiva. Mentalízate a practicarlos todos los días, antes y después de la jornada laboral. No esperes a sentirte estresado para hacerlo.

Lo único que necesitas para estos ejercicios son unos pulmones sanos y aproximadamente 10 minutos. Pon una mano en el pecho y la otra en el abdomen, inhala profundamente por la nariz y asegúrate de que el diafragma se infle para que se ensanchen los pulmones.

Haz entre 6 y 10 respiraciones lentas por minuto.

  1. Sé proactivo

Enfrascarte en las emociones negativas sólo seguirá atrayendo cosas negativas. Cuando estés experimentando un momento de estrés en el trabajo es importante que lo enfrentes.

Tal vez te hayan asignado alguna tarea que no estás seguro de poder realizar, o tuviste un roce con algún compañero de trabajo. Sea lo que sea, no te lo guardes. Cuando no sepas hacer algo, sé honesto. Y cuando tengas diferencias con alguien, háblalo y pide disculpas si es necesario.

Es mejor hacer algo para cambiar las cosas, que quedarse con una emoción negativa todo el día.

  1. Ten amigos en el trabajo

Las personas somos sociables por naturaleza, así que no te cohíbas en tener un grupo de amigos con quien puedas conversar en el trabajo, e incluso compartir fuera de la jornada laboral.

Además, la ventaja de tener amigos en el trabajo es que puedes buscarlos para desahogarte en momentos de estrés y de tensión, o para pedirles algún consejo respecto a la situación que estás atravesando.

Lo mejor que puedes hacer en el trabajo es mantenerte alejado de las situaciones conflictivas, realizar las tareas prioritarias a tiempo, ser honesto cuando no sepas hacer algo y tener pequeños descansos para tomar aire y relajarte.

Es importante tener mucho cuidado con el estrés y las preocupaciones, ya que pueden reflejarse en nuestra salud de manera negativa. Haz ejercicio, come bien, practica yoga o medita, sólo así podrás drenar toda esa energía que se acumula del trabajo y de la vida diaria.

 

 

Cómo motivarte todos los días para no odiar el TRABAJO

formato-articulo

 

Cómo motivarte todos los días para no odiar el TRABAJO

Sigue estos consejos para recordar tu propósito como emprendedor y encender diariamente la pasión por tu negocio.

La vida de un emprendedor está llena de subidas y bajadas. Un día las cosas son realmente emocionantes; al siguiente debemos enfrentarnos a un nuevo obstáculo. Esto podría desgastarte y terminar con la pasión por la empresa.

Existen dos factores importantes que motivan a la mayoría de los entrepreneurs:

– Queremos expresar nuestros deseos, pasiones y propósitos. La razón es simple: Si vamos a crear un negocio y usar buena parte de nuestro tiempo en él, hagamos algo que amamos y que exprese nuestro objetivo en la vida.

– Queremos poner la pasión antes de la practicidad. Sí, queremos que nuestro negocio tenga éxito y nos haga ganar dinero. Pero primero debemos decir las palabras que nos emocionan; que encienden nuestra pasión. Es como las viejas locomotoras de vapor: El motor y las vías son la estructura práctica del negocio, pero si no hay fuego en la caldera, jamás se moverá.

Hazlo real

Escribí mi primera misión en 1995 y la revisaba cuatro veces al año para hacerle pequeñas modificaciones. Hice esto por dos años, pero no fue suficiente. Entonces, recibí un buen consejo: Lee tu visión, misión y valores en voz alta todos los días, y que sea lo primero que haces en la mañana. Éstas son las razones:

– Para vocalizar. Cuando leemos algo en voz alta, llega a ambos lados del cerebro. El lado izquierdo es lógico –racionaliza, pero por lo general ahí no hay pasión y comúnmente genera resistencia y negatividad. El lado derecho es la fuente de la emoción y motivación; y no siempre es práctica. Al decir algo fuerte, el mensaje toca ambos hemisferios y los unifica.

– Como práctica diaria. La motivación es como el ejercicio: conforme más la practicas, más fuerte te haces. Si te equivocas un día, ¿qué importa? Eso está en el pasado y ya es historia. Sólo piensa en esto para inspirarte: Hoy es el día más importante de tu vida. Por eso, intenta diariamente comenzar de nuevo.

– Primero lo primero. Stephen Covey, autor de The Seven Habits of Highly Effective People, nos enseña a poner “primero lo primero”; esto significa iniciar cada día con lo más esencial. Y es una gran idea. El coach motivacional Barry Gottlieb nos motiva a adoptar sólo ideas positivas y nutritivas las dos primeras horas del día. Inicia tus mañanas con tu visión, ¡no con el periódico!

Kim George, autora de Coaching Into Greatness, afirma que tener la misión de tu empresa colgada en la pared es algo terrible. En lugar, necesitamos hacerla real. Yo leo la mía de pie, como si estuviera a punto de correr a toda velocidad. Así que tú también lee fuerte la tuya todos los días, de una forma dinámica y activa, que emocione a tu fuego interno.

Alimenta el fuego cuando sea necesario

Digamos que nos motivamos todos los días y que estamos listos para enfrentar cualquier obstáculo, pero ¿cuánto tiempo durará esta actitud? En un día bueno, dos horas; en uno malo, 10 minutos.

Casi todos los días ocurrirá algo que te desanime o baje la moral. Puede ser una queja de un cliente, un empleado con desempeño deficiente, el tráfico que causa que llegues tarde a una junta o saltarte una comida.

Si esto pasa, es momento de que reenfoques tu visión. Cuando un corredor se tropieza, ¿qué hace? Se detiene, respira, recupera el enfoque e inicia de nuevo. No se trata de cuántas veces caemos, sino de qué tan rápido nos recuperamos.

Por eso es importante que tengas una versión de una línea de tu misión. Así, cuando ocurra algo que te desmotive, detente, párate derecho, respira profundamente tres veces y repite nuevamente tu misión. Puedes hacer este ejercicio en 30 segundos y te ayudará a volver a encender el fuego de tu pasión. Poco a poco sentirás cómo se van los malos sentimientos.

Que no te avergüence hacerlo. Puedes practicarlo hasta en un elevador; lo que notarán las demás personas es cómo renuevas tu energía y compromiso.

Los errores a evitar

Te compartimos algunas cosas que no debes hacer:

– Dejar que tu misión se convierta en tu lista de pendientes, y no en lo que sueñas hacer.

– Dejar que tu misión sea lo que la sociedad quiere que hagas, y no lo que tú quieres hacer.

– Olvidar tu misión y dejarla arrumbada en un clóset o colgada en una pared.

– Explotarte a ti mismo. Esto te llevará al desgaste y luego al odio.

El último punto es un gran riesgo para cualquier dueño de negocio. Cuando la vida se dificulta (como ocurre muchas veces) es fácil empezar a decir “Tengo que hacer”. Y ése es el camino al burnout  y a odiar ir al trabajo. Para mantener encendida la pasión por tu negocio olvida los ‘debo’ y ‘tengo’.

 

Hábitos que te impiden ser MILLONARIO

art 2

 

Hábitos que te impiden ser MILLONARIO

Si tienes algunas costumbres como éstas, ¿Cómo pretendes convertirte en millonario? Aquí te decimos las prácticas que debes abandonar.

  • Dormir cuando no debes

Las personas exitosas son conocidas por despertarse temprano, generalmente antes que todos en su casa, de esta forma pueden empezar desde primera hora a poner en marcha el trabajo, ponerse al día en las noticias, responder correos electrónicos y hacer ejercicio sin sacrificar  el tiempo que pasan con su familia.

  • No leer

Las personas con dinero, invierten su tiempo y esfuerzo necesario en ampliar su conocimiento, mantenerse al día con las noticias y tendencias dentro de su industria, aprender de otros y encargarse de seguir innovando.

  • Depender de una sola fuente de ingresos

Las personas con mucho dinero tienen varias fuentes de ingresos. Lo que significa que para aquellos de nosotros que aspiramos la riqueza, tenemos que invertir parte de nuestros ingresos en pagar nuestras deudas, y reservar para el retiro e invertir.

  • No establecer un presupuesto

Todo el mundo necesita crear un presupuesto y adherirse a él, pero, por desgracia, existen muchas personas que no lo hacen. Puesto que no pueden ver si están gastando más de lo que ganan con exactitud, a menudo les trae problemas financieros. Si notas que este es tu caso, entonces necesitas comenzar a reducir los gastos innecesarios y debes hablar con un asesor para que te reivindique.

  • No pensar a futuro

No ahorrar y gastar más de lo que ganas, genera pobreza a largo plazo sin la esperanza de poder escapar.

  • No prestar atención a pequeños gastos

Una vez más, por esta razón es que un presupuesto es tan útil. Te ayuda a administrar estos pequeños gastos para que puedas ajustarte y enfocarte en las cosas importantes.

  • Ver demasiada televisión

Pero, como en el descubrimiento de Corley, los ricos prefieren leer, ejercitarse o educarse en lugar de perder el  tiempo viendo la televisión. “Hacer uso productivo del tiempo es un sello distintivo de los millonarios”.

  • Permanecer en tu zona de confort

Tomar riesgos y salir de tu zona de confort es inquietante. Lo entiendo. Pero hasta que des ese salto encontrarás el éxito financiero.

  • Ser consumido por el fracaso

No te confundas. El fracaso es horrible. Pero no debes dejar que eso te detenga. Toma riesgos, y, si fallas, aprende de tus errores y avanza.

  • No establecer metas diarias

Establecer objetivos diarios, ayuda a priorizar desde los más importantes hasta lo menos importantes.

  • No ahorrar

¿Cómo se logra? A través de bienes materiales como un negocio rentable, una cartera de acciones en crecimiento o invertir en el derecho de bienes raíces. Recuerda, tu coche y tus juguetitos son responsabilidades que te quitan los ingresos de tu futura riqueza. Enfócate en adquirir cosas que te darán dinero a largo plazo.

  • Crear excusas

Las excusas fueron uno de los mayores obstáculos entre la riqueza y yo. Crear excusas es fácil cuando estamos tratando de entender por qué tenemos tantas deudas y si no tenemos un ingreso de seis cifras. Decir que queremos “vivir el momento” es una excusa para no trabajar y crear un mejor futuro. Deja de inventar excusas y comienza a trabajar.