Las mejores apps para controlar tus GASTOS

art 2

Las mejores apps para controlar tus GASTOS

Existen apps para controlar tus gastos y no te mentiré, son demasiadas. El día de hoy nos enfocaremos solo en lo mejor de lo mejor para que no andes buscando durante horas y horas en la Internet. Gracias a las nuevas tecnologías, tendrás a disposición apps para controlar tus gatos o, poder ver cada informe de compra hecha. Sin duda, es una ayuda para poder ir planeando la mejor economía en la familia y llegar “liviano” cada fin de mes.

  1. MoneyWiz

Esta es una de las mejores apps para controlar tus gastos. Te da la posibilidad de crear un presupuesto, gestionar cada cuenta y factura e inclusive, crear un pronóstico. Podrás llevar a cabo el registro de cada uno de los gastos e ingresos, los ajustes en el saldo, las transacciones hechas de cuenta y cuenta, etc. Asimismo, podrás vigilar cada presupuesto y te señalará que cosa está yendo mal. Gracias a esta herramienta podrás entrar a cada una de las cuentas partiendo de un solo lugar y mantendrás actualizados los datos en el móvil. Sin duda, una de las mejores apps para controlar tus gastos que podrás hallar en la Internet. Lo único malo es que está creada para aquellos usuarios que son avanzados en el contexto.

  1. Cuentas Claras

Esta aplicación es la ideal para tener el control en la economía del hogar. Asimismo, podrás anexar cada uno de los datos en cuanto a los gastos e ingresos. Te da la posibilidad de poder personalizar cada gráfico a nivel global y con excelentes detalles. La finalidad es ayudarte a cargar con la mejor idea sobre en qué consumes tu dinero. Trae consigo una calculadora, un calendario, el típico bloc de notas y cada dato puede exportarse a PDF.

  1. Finanzas Personales Checkbook

Dale un estudio profundo a cada cuenta personal. Con esta aplicación puedes programar cada transacción usual, poder vincular los datos con diversos terminales, programar tu transacción con retraso y liquidarla luego. Tiene informes con varios gráficos en circunferencias y sus barras que muestran lo que sería la estructura de cada ingreso en gasto. Lo mejor de todo es que es gratuita.

La clave para administrarte bien: PRESUPUESTO

ART 1 E

La clave para administrarte bien: PRESUPUESTO

Esforzarse por tener una cultura financiera personal, apegada a la disciplina del ahorro, es el primer paso para quien tiene en la mira ser un emprendedor. Aprende a tener finanzas personales sanas. La mayoría de las personas sabe cuánto gana al mes, pero pocas llevan un control preciso de en qué destinan esos recursos. De hecho, lo común es no saber en qué gastamos un buen porcentaje de nuestro dinero, que se va literalmente como agua y ni nos enteramos.

El origen de estas “lagunas económicas” es la falta de administración de los egresos. ¿Sabes cuánto gastas al mes en cafés, en el cine, en comidas fuera de casa, en salidas con tus amigos o amigas, en los videojuegos de tus hijos, en perfumes o en zapatos?

Si no conoces la cifra de estos rubros con exactitud, urge que elabores un presupuesto.

Es muy sencillo y no duele. Puedes utilizar un cuaderno o un documento de Excel; eso sí, es muy importante que siempre anotes la información en el mismo lugar para hacer comparaciones.

Enlista todos tus gastos mensuales

Puedes tomar como ejemplo la tabla de gastos fijos; mientras más específica sea la relación, es mejor. No trates de adivinar, revisa las cuentas del mes anterior con tu pareja o la familia, si eres casado (a).

Complementa esta lista con los gastos inesperados o variables que tengas durante el mes y haz una lista aparte.

Registra todo, hasta lo que le das al cuidacoches. Es importante que no modifiques intencionalmente tus hábitos de consumo.

Primero lo primero: el presupuesto

Después de un mes o dos de llevar este registro meticuloso de tus egresos te sugerimos dividirlo en categorías para que puedas desglosar las subcategorías, por ejemplo, carro: seguro, tenencia, verificación, etcétera-, revisa con detenimiento tu lista, seguro te sorprenderás de lo que des- tinas tú o tu familia a algunos rubros.

Ahora que sabes con precisión en qué gastas, es momento de elaborar un presupuesto inteligente, que incluya el rubro “Ahorro” y que deje fuera aquellos gastos superfluos.

¿Cuáles? Esta es una decisión personal, pero es muy importante platicar con la familia o la pareja acerca de la conveniencia de tener un presupuesto y sobre todo del esfuerzo que significará para todos apegarse a él.

Tener un respaldo financiero siempre será fundamental por si las cosas se complican o cambian rápidamente. Recuerda que se recomienda que de tus ingresos ahorres un 10 por ciento, trata de alcanzarlo.

Te aconsejamos que en este primer intento no recortes demasiado tus gastos pues corres el riesgo de “confeccionar una camisa de fuerza”, que lejos de ayudarte a tener una cultura financiera hará que desistas en la primera semana.

Respeta lo más posible tu nuevo presupuesto. Si hay gastos extra anótalos; sé lo más honesto que puedas, de lo contrario sólo tú te engañarás.

Si al final del mes tus gastos reales no coinciden con lo escrito en el papel y no logras tener un excedente para destinarlo al “Ahorro”, no te preocupes demasiado.

Revisa nuevamente la lista, así como los montos y haz los ajustes pertinentes.

Inténtalo nuevamente

Te recomendamos que esta vez lleves un control de gastos semanal, así podrás identificar con rapidez si rebasas las cantidades establecidas y podrás disminuir el gasto en otros rubros para compensar.

Si a final de mes vuelves a tener números rojos, a pesar de apegarte lo más posible a tu presupuesto, seguro existe una “fuga” de dinero que urge identificar.

Quizá hay un gasto que por considerarlo menor no estás anotando o alguien de la familia está incumpliendo los acuerdos.

¿Cuáles son tus propósitos para el 2018? 10 metas financieras a considerar

art

¿Cuáles son tus propósitos para el 2018? 10 metas financieras a considerar

A unos cuantos días de que inició el año hay muchas personas que piensan en sus propósitos de Año Nuevo: bajar de peso, comenzar a hacer ejercicio, comprar auto nuevo, casa nueva, hacer ese viaje u otros propósitos que se han quedado atrás año tras año. Estas son algunas metas financieras que puedes incluir en tu lista, para que así puedas avanzar en cumplir todas las demás.

Sólo recuerda, antes de ponerte algún propósito debes estar convencido de que es de suma importancia para tu vida, de lo contrario te será más difícil poder cumplirlo.

META 1. Tener un control de mi Presupuesto Mensual

Si no estás acostumbrado a llevar un control de tu dinero, es un buen momento para que empieces. Es muy importante que sepas cuánto dinero gastas y en qué, pero es aún más importante saber cuánto dinero ingresa a tu bolsillo.

META 2. Reducir gastos hormiga

El peor sabotaje que le puedes hacer a tus finanzas es tener gastos hormiga y no ser consciente de ellos. Estamos hablando del café de la mañana, las papitas de la tarde y todo aquello que se esfuma en un momento y contribuye a vaciar tu cartera. Debes poner destino a cada peso que entre a tu bolsillo, así lo tendrás previamente destinado a algo en específico y difícilmente lo utilizarás para algo más.

META 3. No hacer compras emocionales

Aunque no sea una temporada de ofertas o rebajas, siempre tómate al menos un minuto para pensar si realmente necesitas lo que vas a comprar, principalmente cuando vas al supermercado. Intenta siempre llevar una lista de lo que debes comprar y siempre que veas algo que no está incluido, recuerda preguntarte: ¿lo quiero o lo necesito?

META 4. Administrar mejor mi dinero

Para poder administrar mejor tu dinero es necesario que identifiques primero qué es lo que estás haciendo mal o cuáles son los puntos a mejorar para que logres potenciar tus resultados.

META 5. Pagar mis deudas a tiempo

Las deudas son de los problemas más comunes con los que lidia la gente y no está mal tener deudas, lo que está mal es que se te salgan de control y luego no sepas qué hacer.

Lo ideal sería que, si tienes deudas las liquides de inmediato, pero si no tienes capital para cubrir el monto total adelanta pagos, de manera que las vayas reduciendo lo más que puedas y dejen de ser una preocupación para ti.

META 6. Terminar el año 2018 sin deudas

Endeudarte es gastar dinero que aún no llega a tus bolsillos y comprometer tus ingresos futuros para cubrir los montos de tus deudas. Si ya lograste reducir tus deudas o quizá hasta liquidarlas, no obtengas una nueva. Permítete terminar el año y empezar el nuevo tranquilo y libre de deudas, con finanzas sanas.

META 7. Multiplicar mis ingresos

Muchas personas siempre están buscando la manera de ahorrar o simplificar gastos y es porque se enfocan en cuánto dinero sale de sus carteras, pero el verdadero problema es que no toman en cuenta cuánto dinero entra. Debes buscar inversiones que te ayuden a multiplicar tu dinero.

META 8. Diversificar mis inversiones

Si eres nuevo en esto de las inversiones, comienza ahora. No necesitas invertir grandes cantidades de dinero, ni ser un experto, puedes empezar en Cetes desde $100. El chiste está en que te decidas a empezar.

Por el contrario, si ya llevas tiempo en esto de las inversiones, es hora de dar el siguiente paso y arriesgarte. Recuerda que ninguna inversión está libre de riesgo, pero es importante que vayas buscando otros vehículos que te dejen mayores rendimientos.

META 9. Planear mi futuro (Plan de Retiro)

No importa la edad que tengas, siempre debes pensar a futuro y eso implica asegurarlo. Hay planes que te permiten elegir cuánto y cómo ahorrar de acuerdo a tus necesidades. Busca las mejores opciones para comenzar un plan de retiro que te permita tener el estilo de vida al que estás acostumbrado para cuando seas mayor o en caso de alguna incapacidad.

META 10. Invertir en mi Educación Financiera

Si no tienes idea de cómo puedes empezar a administrar mejor tu dinero, plantear bien tus metas financieras, potenciar tu dinero, invertirlo o emprender tu negocio, lo mejor que puedes hacer es invertir en tu Educación Financiera.

Para lograr cualquier meta que te propongas es importante que tengas disciplina y compromiso. No importa cuántas ganas tengas de lograrlo, si no adoptas esas dos palabras a tu estilo de vida y haces que tus acciones se conviertan en un hábito que te ayude constantemente a lograr tus objetivos.

Lo que no debes hacer al emprender con un SOCIO

art 2

Lo que no debes hacer al emprender con un SOCIO

Previo a firmar un contrato, sigue estas recomendaciones para evitar malentendidos y problemas en el largo plazo.

Desde en grandes retailers como Baskin-Robbins, hasta en pioneros tecnológicos como Hewlett-Packard, las sociedades de negocios han sido una parte importante del éxito de los negocios. Las razones son simples: habilidades complementarias, gastos compartidos y la idea de que una persona con capital económico puede crear sinergia con el capital intelectual de otra persona, de manera que ambos se beneficien.

En teoría, una sociedad es una buena forma de iniciar una empresa. Sin embargo, en mi experiencia, no siempre es la mejor forma en la que un emprendedor puede organizar su negocio.

Lo difícil de la mayoría de las sociedades es que son como los matrimonios, y si conoces las estadísticas, sabes que más de la mitad no sobreviven. Hacer que un matrimonio funcione involucra manejar una serie de asuntos de pareja: ego, dinero, estrés y manejo de gastos. Piénsalo y tendrás una idea del trabajo que se requiere para conseguir que una sociedad se mantenga a flote.

Si estás pensando en atraer a un socio para emprender, considera los siguientes errores que debes evitar:

  1. Compartir capital en lugar de ganancias:

Cuando compartes tu propio capital (ya sea dinero, recursos, información o propiedad) estás automáticamente dando parte de tu empresa. En un mundo perfecto, tu socio es una persona íntegra y no se sentirá tentada a huir con éste. Sin embargo, el mundo no es perfecto, por lo que debes ser muy cuidadoso. En el contrato especifica que compartirán los gastos; así será más difícil que el otro no ‘se lave las manos’ si las cosas salen mal.

  1. Asociarte con alguien sólo porque no tienes presupuesto para contratar personal:

Éste es un asesino de la sociedad desde el principio. La escena casi siempre es la misma: Bob tiene una idea de negocios y Fred tiene habilidad empresarial, pero Bob no tiene dinero para contratar a Fred como empleado, por lo que deciden compartir responsabilidades, gastos y ganancias. Si éste es tu caso, considera contratarlo o realizar un contrato independiente.

  1. No tener un contrato por escrito y firmado:

Debido a la naturaleza de las sociedades, todo detalle y obligación debe definirse con claridad y ponerse por escrito, siendo aceptado por ambas partes. Es recomendable hacerlo con la ayuda de un abogado profesional con experiencia en el ramo, elegido por todos los socios.

  1. Omitir una sociedad limitada:

Uno de los principales obstáculos de los acuerdos entre socios es la suposición de obligaciones el uno sobre el otro. Una forma de evitar estos problemas es crear sociedades limitadas, donde un socio no es responsable de las acciones y obligaciones del otro. De nuevo, para conseguir este punto lo recomendable es contratar a un abogado especializado.

  1. No tener una estrategia de salida:

Los matrimonios entre personas con muchos recursos inician con un acuerdo prenupcial. Lo mismo debes hacer en tu sociedad de negocios. En el acuerdo define los términos de salida que permiten que tú o tu socio abandonen la empresa, así como opciones para la otra parte de comprar el resto del negocio, de manera que te beneficie a ti en esa situación.

  1. Esperar que la amistad sobreviva al rompimiento de la sociedad:

Nuevamente veámoslo como si fuese un matrimonio: ¿Cuántas ex parejas siguen siendo verdaderos amigos? No muchas. Así que no te asocies con un amigo esperando que lo sigan siendo si dejan de ser socios. Puede sonar bien hacer negocios con tus amigos, pero recuerda que en el mundo de los negocios, éstos van primero y después los amigos.

  1. Tener una sociedad 50/50:

Todo negocio, incluso las sociedades, necesita un jefe. Si apuestas por incluir a un socio, divide el negocio 60/40 ó 70/30. Así, tú y el negocio tienen a una persona que se encargue del control en general.

Hábitos que te impiden ser MILLONARIO

art 2

 

Hábitos que te impiden ser MILLONARIO

Si tienes algunas costumbres como éstas, ¿Cómo pretendes convertirte en millonario? Aquí te decimos las prácticas que debes abandonar.

  • Dormir cuando no debes

Las personas exitosas son conocidas por despertarse temprano, generalmente antes que todos en su casa, de esta forma pueden empezar desde primera hora a poner en marcha el trabajo, ponerse al día en las noticias, responder correos electrónicos y hacer ejercicio sin sacrificar  el tiempo que pasan con su familia.

  • No leer

Las personas con dinero, invierten su tiempo y esfuerzo necesario en ampliar su conocimiento, mantenerse al día con las noticias y tendencias dentro de su industria, aprender de otros y encargarse de seguir innovando.

  • Depender de una sola fuente de ingresos

Las personas con mucho dinero tienen varias fuentes de ingresos. Lo que significa que para aquellos de nosotros que aspiramos la riqueza, tenemos que invertir parte de nuestros ingresos en pagar nuestras deudas, y reservar para el retiro e invertir.

  • No establecer un presupuesto

Todo el mundo necesita crear un presupuesto y adherirse a él, pero, por desgracia, existen muchas personas que no lo hacen. Puesto que no pueden ver si están gastando más de lo que ganan con exactitud, a menudo les trae problemas financieros. Si notas que este es tu caso, entonces necesitas comenzar a reducir los gastos innecesarios y debes hablar con un asesor para que te reivindique.

  • No pensar a futuro

No ahorrar y gastar más de lo que ganas, genera pobreza a largo plazo sin la esperanza de poder escapar.

  • No prestar atención a pequeños gastos

Una vez más, por esta razón es que un presupuesto es tan útil. Te ayuda a administrar estos pequeños gastos para que puedas ajustarte y enfocarte en las cosas importantes.

  • Ver demasiada televisión

Pero, como en el descubrimiento de Corley, los ricos prefieren leer, ejercitarse o educarse en lugar de perder el  tiempo viendo la televisión. “Hacer uso productivo del tiempo es un sello distintivo de los millonarios”.

  • Permanecer en tu zona de confort

Tomar riesgos y salir de tu zona de confort es inquietante. Lo entiendo. Pero hasta que des ese salto encontrarás el éxito financiero.

  • Ser consumido por el fracaso

No te confundas. El fracaso es horrible. Pero no debes dejar que eso te detenga. Toma riesgos, y, si fallas, aprende de tus errores y avanza.

  • No establecer metas diarias

Establecer objetivos diarios, ayuda a priorizar desde los más importantes hasta lo menos importantes.

  • No ahorrar

¿Cómo se logra? A través de bienes materiales como un negocio rentable, una cartera de acciones en crecimiento o invertir en el derecho de bienes raíces. Recuerda, tu coche y tus juguetitos son responsabilidades que te quitan los ingresos de tu futura riqueza. Enfócate en adquirir cosas que te darán dinero a largo plazo.

  • Crear excusas

Las excusas fueron uno de los mayores obstáculos entre la riqueza y yo. Crear excusas es fácil cuando estamos tratando de entender por qué tenemos tantas deudas y si no tenemos un ingreso de seis cifras. Decir que queremos “vivir el momento” es una excusa para no trabajar y crear un mejor futuro. Deja de inventar excusas y comienza a trabajar.