¿Hablas solo? Descubre si es bueno o malo según la PSICOLOGÍA

inteligencia

¿Hablas solo? Descubre si es bueno o malo según la PSICOLOGÍA

Tu habla interna, lo que te dices a ti mismo, puede llevarte a ser amado o no, feliz o infeliz, atractivo o poco atractivo, débil o fuerte. ¿Y qué pasa cuando hablamos solos?

Nunca nos cuestionamos si es malo pensar, pero si vemos como algo extraño el hablar solo. Sin embargo, lo que no es muy conocido es que los pensamientos son como la voz puesta al mínimo volumen.

Por tanto, te debería preocupar tanto lo que piensas como lo que hablas en voz alta, en caso de que esas frases o pensamientos sean negativos.

¿Hay beneficios de hablar solo?

Un estudio de Gary Lupyan, de la Universidad de Wisconsin, y Daniel Swingley, de la Universidad de Pennsylvania, mostró que las personas que se hablan a ellas mismas mientras buscan objetos los encontraban antes.

Por otra parte, en los niños es algo normal hablar solo para resolver problemas. Eso sí, una vez que aprenden e interiorizan el habla, solo se hablan a ellos mismos en las tareas más complicadas.

Los beneficios principales son:

  • Motivacional: leer frases de superación o motivación, es una de las mejores formas para motivarse en el deporte, trabajo o cualquier tarea.
  • Reforzadora: no necesitas esperar que alguien te diga algo positivo o te feliciten cuando haces algo bien. Lo puedes hacer tú mismo. De hecho es recomendable reforzarte diciéndote a ti mismo frases positivas como: “lo has hecho muy bien”, “eres un crack” o “¡muy bien!”.
  • Reflexionar: a veces tomamos decisiones sin pensar y de manera impulsiva. Pues hablar en alto es una de las mejores formas para aclarar las ideas y reflexionar sobre qué te conviene y que no, qué estrategias puedes llevar a cabo o pensar sobre errores del pasado.
  • Establecer y recordar objetivos: escribir objetivos es una de las técnicas mejores para poder conseguir lo que te propones. Hablar solo puede ayudar a establecer objetivos que no tengas claros y a recordarlos cuando te encuentras algo perdido.
  • Fortalece la memoria: los psicólogos Lupyan Y Swingley llevaron a cabo un experimento en donde se demostró que el habla autodirigida ayuda a mejorar la memoria.
  • Actúa como guía de comportamiento: todos hemos hablado alguna vez con nosotros mismos para guiar un comportamiento o aprender una actividad nueva, como por ejemplo aprender a conducir. Esto sirve para darnos las indicaciones necesarias; primero cinturón, después insertar llave, etc.
  • Puede incrementar la inteligencia: un estudio norteamericano, publicado por la revista Quarterly Journal of Experimental Psychology, asegura que hablar solo puede ayudar a desarrollar las conexiones neuronales.

Otros beneficios:

  • Poner problemas en perspectiva.
  • Organiza el pensamiento.
  • Ayudar a tomar decisiones.
  • Liberar tensión y estrés.
  • Ser consciente de pensamientos irracionales (pensamientos no objetivos ni basados en la realidad).
  • Ayuda a sentirse más cómodo en la soledad.
  • Puede ayudar a ser más creativo.

¿Puede ser malo hablar solo?

Solo hay algunas condiciones en las que hablarse a si mismo puede ser un signo de enfermedad mental y casi siempre se encuentra seguido de otros signos o síntomas.

Por ejemplo, hablarse a sí mismo puede ser un síntoma de esquizofrenia pero no es el único síntoma de esa enfermedad mental, ni mucho menos el principal. En este caso, existen otros síntomas principales; alucinaciones, cambios de comportamiento, delirios, aislamiento social, delirios paranoicos… Por tanto, si hablar con uno mismo esta seguido de uno de estos síntomas, si es preocupante y habría que acudir a un profesional.

En general, y a excepción de que haya otros síntomas o problemas del comportamiento, puedes considerar que hablar contigo mismo no es malo, ni una señal de enfermedad mental.

Solo te deberías preocupar si interfiere con tu funcionamiento normal o concluye en pensamientos negativos. Por ejemplo, hablarse a si mismo de forma negativa podría llevar a depresión, aunque esta también tiene que cumplir otras características como dormir poco o mucho, comer poco o mucho, ideas negativas sobre el pasado, presente y futuro, aislamiento social…

En definitiva, hablarse a sí mismo de vez en cuando es normal, incluso saludable y no es por sí mismo un signo de enfermedad mental, así que no tengas miedo de hacerlo.

Los casos que tendrían que acudir a un profesional serían:

  • Hablarse a sí mismo por la calle, en alto y sobre situaciones extrañas o imaginarias (podría ser un síntoma de esquizofrenia).
  • Decirse a sí mismo cosas negativas, depresivas, ideas negativas…
  • Produce malestar.

Es normal cuando:

  • Estas haciendo algo, reflexionando o intentando resolver un problema.

Una Actitud Mental Positiva es posible con solo estos HÁBITOS

jhggfg

Una Actitud Mental Positiva es posible con solo estos HÁBITOS

La actitud mental positiva en trabajo y vida general es tener una disposición optimista, la cual atrae cambios positivos y hace que consigas mayores logros. Si tienes una mente positiva, buscarás las formas de obtener resultados positivos en tu vida, aunque tengas circunstancias que no sean del todo favorecedoras.

La mentalidad positiva es todo lo opuesto al negativismo, desesperanza, derrota o conformismo. Se trata de tener pensamientos positivos de forma frecuente.  Una actitud mental positiva es el punto de partida de todas las riquezas, ya sean riquezas de carácter material o riquezas intangibles.

1-Elige a personas positivas

Siempre va a haber personas negativas y es normal ser negativo de vez en cuando.

Sin embargo, si puedes elegir, intenta juntarte con personas positivas. Ellas influirán en ti, te enseñarán cosas nuevas, harán que tu vida sea de una manera u otra. La visión del mundo de una persona positiva influirá en la tuya. Cuando estas con alguien que solo ve posibilidades, tú también verás esas posibilidades y no límites. Sin embargo, será elección tuya aprovecharlas o no.

En definitiva, no solo por estar junto a gente positiva tendrás una vida mejor. También tendrás que poner de tu parte.

2-Aprende a tener el foco positivo

Imagina que hay dos tipos de personas:

-Las que llevan un foco que alumbra con una luz negra o negativa.

-Las que llevan un foco que alumbra con una luz brillante o positiva.

Las que llevan la luz negra solo se enfocarán en lo negativo del mundo, aunque haya muchas cosas positivas.

Las que llevan la luz brillante solo se enfocarán en lo positivo, aunque haya muchas cosas negativas.

Vayas a donde vayas, intenta enfocarte en lo positivo y aprovecharlo para tu bien y para el de los demás.

3-Cuestiona las opiniones negativas

Es muy fácil meterte en una conversación con alguien que tiene una opinión negativa de una situación y dejarte llevar, sin cuestionarte si existe otra visión de la situación.

 

4-Piensa en soluciones y actúa

Encontrarse con los problemas y quejarse es un hábito.

Encontrarse con los problemas y buscar la forma de solucionarlos es otro.

La segunda opción es la que elegiría una persona con una buena actitud. Requiere más gasto de energía, aunque tendrá infinitamente mejores resultados en tu vida.

Esta es la ecuación:

Problema>Pensar en solución>Actuar para resolver el problema.

5-Comienza a pensar en grande

Si te esfuerzas, perseveras y llevas un plan adecuado, lo conseguirás. A partir de ahí, podrás pensar un poco más “en grande”.

La actitud positiva puede definir tu vida…y la de la humanidad

La actitud es una pequeña cosa que marca una gran diferencia (Winston Churchill).

Las actitudes marcan grandes diferencias. Y no solo en tu vida, algunas actitudes pueden marcar la vida de millones de personas. Por tanto, aprender cómo pensar en positivo puede ser un comienzo de una nueva y mejor etapa en tu vida.

Una actitud negativa en una persona con mucho poder puede resultar en una catástrofe. Solo tienes que observar las actitudes negativas hacia el ser humano que tenían personas como Hitler, Stalin o dictadores de la actualidad.