Cómo saber si emprender es tu mejor OPCIÓN

sdfg

Cómo saber si emprender es tu mejor OPCIÓN

  • El foco se apagó. Últimamente muchos están debatiendo si un emprendedor nace o se hace. Sin importar de qué lado estés, tal vez te has dado cuenta de que muestras algunas características clásicas de emprendedor.
  • Siempre estás pensando. Los emprendedores nunca dejan de meditar. Es una bendición y una maldición al mismo tiempo. Si exhibes este comportamiento, tal vez es tiempo de seguir adelante y hacer algo para poner tus pensamientos en acción.
  • Eres apasionado. Si hay un concepto de negocio que se queda contigo y del que estás enamorado, puedes convertirlo en una realidad. Los emprendedores y los dueños de negocios sienten pasión por lo que hacen y harán lo posible para cambiar su visión sobre un producto o servicio para que el resto del mundo lo disfrute.
  • Eres independiente. Esto no significa que eres alguien extraño o que no sabes cómo pedir ayuda. Significa que puedes resolver tus problemas. Ahora es momento de que te sientas lo suficientemente independiente para construir una compañía.
  • Estás motivado. No siempre necesitas algo o a alguien para seguir adelante. Te despiertas todos los días y haces lo necesario. Este sentido de automotivación puede conducirte a iniciar y llevar a cabo el lanzamiento.
  • Eres organizado. Manejar un negocio requiere muchas habilidades desde su organización. En algún punto tal vez quieras o necesites contratar a algunos expertos, como contadores o abogados, pero al principio puedes confiar en ti mismo para llevar las finanzas, delegar las responsabilidades y presentar ideas a los inversionistas. No puedes hacer nada de eso sin tener cierto orden.
  • Sientes la necesidad de ayudar a la gente. Si quieres ofrecer un producto o servicio, considéralo una señal de que estás listo para tener una empresa. Este deseo de ayudar a las personas para que mejoren sus vidas, puede ayudarte en los altos y bajos de manejar una operación.
  • Estás seguro de que puedes construir un mundo mejor. Tal vez es tu confianza o tu ego apareciendo, pero puedes darte cuenta de que puedes hacer de este mundo un lugar mejor.
  • Te sientes atrapado en tu trabajo. Si tienes miedo de despertar cada mañana entonces tal vez no te sientes completo. Un ascenso u otro trabajo pueden mejorar el problema, pero muy en el fondo no lo resuelven por completo. Averigua si necesitas ser tu propio jefe o si sólo quieres hacer algo diferente.
  • Sientes que necesitas probar tu visión. Digamos que tienes una idea, pero todos te están diciendo que no se puede hacer. ¿Qué harás con esa situación? Esta experiencia tal sea motivación suficiente para ignorar a los pesimistas.
  • Quieres crear un nombre por ti mismo. Algunos de los emprendedores más importantes y dueños de negocios se dieron cuenta que querían algo más de la vida. Steve Jobs sabía que era especial. Si también te sientes así, entonces grandes cosas podrían salir de eso.
  • Siempre has querido ser tu propio jefe. No importa si eres un obsesivo del control o no te gusta que te ordenen cosas, te diste cuenta de que siempre has querido ser el jefe.
  • La contratación de trabajadores independientes va en aumento. Según diversos reportes, el número de trabajadores independientes (freelance, contratistas, dueños de negocios) está en aumento, se espera que crezca un 40 por ciento para el 2020.
  • Tu campo carece de trabajos. Las contrataciones en tu área pueden estar congeladas. En lugar de esperar o aceptar un trabajo que requiere menos habilidades de las que tienes, estás considerando tener tu propio negocio.
  • Puedes tomar riesgos. Si eres soltero o no tienes hijos, tal vez no tengas que preocuparte de mantener a otros. Aprovecha este tiempo en tu vida cuando tengas la oportunidad de aventurarte un poco.
  • No soportas ir todos los días al trabajo. Si te sientas en el tráfico todos los días algo enojado, tal vez puedas poner un negocio en tu casa. Después de todo, las empresas más exitosas han sido lanzadas desde los garajes.
  • Tienes una increíble ética laboral. Si no te importa trabajar 12 horas al día múltiples veces a la semana (como lo hacen todos al iniciar los negocios) entonces ¿por qué no hacer algo que te entusiasme?
  • Te gusta la incertidumbre. Eres el tipo de persona que se emociona cuando explora lo desconocido. Si fundas un negocio puede ser que dejes de estar aburrido de hacer un trabajo que te tiene harto. Soy este tipo de persona y estoy orgulloso de eso.
  • Siempre ves algún potencial. No importa dónde estés o lo que estás haciendo, sientes la necesidad de hacer mejoras. Ahora entiendes que, como dueño de una compañía, puedes tener un gran potencial, hacer dinero o mejorar la vida de otros.
  • Más proyectos van a los empresarios. Si ves a un jefe actual contratar a gente de fuera para un trabajo que sabes que puedes hacer mejor, haz algo al respecto y aventúrate por tu cuenta.
  • Quieres ser parte de un equipo. Tal vez quieras construir tu propio grupo de empleados de la nada con personas que compartan tu visión y que estén dispuestas a embarcarse en un viaje contigo.
  • Odias trabajar con los otros. Si no puedes soportar tomar órdenes, odias a tu jefe/a y todas sus demandas, comienza a planear tu estrategia de salida para convertirte en tu propio jefe.
  • Llegaste al punto de la desesperación. Cuando inicias un negocio no debería ser sólo por el dinero, a veces ese es el caso cuando tu espalda está contra la pared. Las cuentas están apilándose y necesitas poner comida sobre la mesa. Ese sentido de desesperación puede ser suficiente para llevarte a hacer algo increíble.
  • Quieres crear trabajos. En estos tiempos difíciles ves que no hay suficientes empleos para los colegas con los que estudiaste o trabajaste. Si confías en estas personas y conoces sus talentos, tal vez desees ayudarlos al crear una empresa que los acepte.
  • Deseas desarrollar un producto o servicio que no está disponible todavía. Eres un solucionador de problemas. Has experimentado un momento de realización que un producto o servicio no está en el mercado. Podrías usar ese momento para inspirarte a convertir una idea en una realidad.
  • No soportas estar en una oficina. Si te sientes restringido en tu lugar de trabajo podrías liberarte y trabajar donde quieras en tu empresa.
  • Quieres tener tu propio horario. Tal vez eres más productivo de las 4 a.m. hasta las 9 a.m. o eres un búho nocturno. En lugar de que
    te digan cuántas horas trabajar y cuándo tomar descansos o vacaciones, podrías finalmente determinar tu horario.
  • Eres creativo. Si estás cansado de que tus ideas se vayan a la basura, puede ser tiempo de salir y expresarte al tener el negocio que imaginaste.
  • Necesitas inspirar. ¿Eres la persona a la que todos acuden cuando necesitan algún consejo? ¿Te gusta ese rol? Tener un negocio te da la oportunidad de inspirar a la gente que te rodea.
  • Quieres tener un legado para tus hijos. Tienes hijos y estás pensando en dejarles algo de los que estén orgullosos. Aunque no quieran hacerse cargo de la empresa familiar, pueden ser testigos de cómo tu trabajo duro y dedicación brindaron frutos.
  • No te importa ensuciarte las manos. Tienes que hacer mucho trabajo sucio como dueño de un nuevo negocio y eso no siempre es agradable. Pero si no te molesta, entonces ¿por qué no haces esas cosas por ti y no por otras personas?
  • Buscas un nuevo reto. Tal vez te has estrellado contra la pared y te has aburrido mucho. Esa no es siempre la mejor situación si eres alguien buscando un nuevo reto. Empezar tu propia compañía es retador, deberías satisfacer esa necesidad.
  • Eres capaz de resolver problemas. ¿Eres el tipo de persona que asume la responsabilidad de resolver problemas? No se trata sólo de hacerlo, sino de encontrar una mejor solución.
  • Te gusta adquirir nuevas habilidades y conocimientos. Algunas personas no pueden saciar la sed de aprender cosas nuevas. Tal vez no adquieras eso de hacer el mismo trabajo durante años. Pero puedes tener esa experiencia como dueño de un negocio.
  • No te importa el multitasking. Hay gente que puede hacer muchas cosas al mismo tiempo. Si eres de aquellos que no colapsan bajo presión, estás en el camino correcto.
  • No le tienes miedo al fracaso. Como dueño de un negocio tal vez tengas que enfrentar pronto el fracaso. Si eso no te asusta, úsalo como señal.
  • Puedes tener un trabajo seguro. Estás dándote cuenta que una de las peores cosas sobre trabajar para alguien más es contemplar la posibilidad de ser despedido o de que la empresa sea vendida. ¿Por qué no asegurar tu futuro?
  • Hay un vacío que llenar. Si te das cuenta no sólo que hay un mercado sino que no hay nadie capitalizando una idea en particular, tal vez seas el que pueda hacer algo diferente.
  • Una gran cantidad de talento te rodea. Aunque sólo seas un egresado o estés trabajando, estás rodeado de mucha gente habilidosa que parece estar desperdiciando su talento. Posiblemente seas capaz de atraerlos para unirse a tu startup al ofrecerles una sociedad, acciones, un ambiente divertido o crecimiento laboral.
  • Estás pensando ¿si no es ahora, cuándo? La procrastinación tal vez sea uno de los peores asesinos de una startup. En lugar de arrastrar tus pies, puedes poner la pelota en movimiento para esa idea de negocio ahora mismo.
  • Entiendes los incentivos fiscales. Los dueños de pequeños negocios son elegibles para los incentivos fiscales. Si no quieres quedarte fuera es hora de empezar a trabajar. Quizás puedas comprarte aquella computadora o smartphone que has estado viendo.
  • Te das cuenta que quieres ver resultados. Cuando trabajas para alguien más, puede ser difícil ver como tu duro trabajo beneficia tu compañía. Si quieres ver resultados directos de tus acciones, tener tu negocio puede darte una oportunidad.
  • Te relacionas bien con la gente. A veces sólo quieres salir y hacer networking. Desafortunadamente tu posición actual no permite eso. Si eres alguien que gusta la gente, entonces tener tu propio negocio puede darte una razón para hacer networking.
  • Estás cansado de sentirte ahogado. Es común cuestionar tus valores sobre el trabajo así como de tu vida personal. Si sigues sin tener un ascenso o sientes que te estrellaste contra una pared, tal vez sea momento de aventurarte por tu cuenta.
  • Eres un líder de nacimiento. Tener una gran idea es una cosa. Ser capaz de comunicarla y convencer a los otros para subir a bordo es otra. Si tienes habilidades de liderazgo para rodearte de personas y motivarlas, considera iniciar tu propia aventura.
  • Te gusta buscar emociones. A algunas personas les gusta jugar a lo seguro. Tú, por otra parte, eres del tipo aventurero. Nada es más emocionante que el que se te ocurra una idea laboral y lograrla en medio de todas las incógnitas y las altas y bajas.
  • Puedes usar tu conocimiento en las calles. Si eres de esas personas con diversos conocimientos, así como habilidades profesionales, tal vez puedes poner esos talentos a trabajar en algo que realmente te emocione.
  • Los emprendedores pueden aprovechar muchas herramientas y consejos. Eres consciente que hay muchos recursos online para ayudar a los nuevos dueños de negocios.
  • Estás listo para ser liberado. Durante cierto tiempo tu emprendedor interno ha estado molestándote. ¿Por qué no lo liberas? Una vez que lo hagas tal vez te sorprendas de lo feliz que eres.
  • Siempre has querido hacer algo que disfrutes. Thomas Edison dijo: “Nunca trabajé un solo día de mi vida. ¡Todo era diversión!”. Mucha gente exitosa ha hecho cosas similares. En lugar de sólo pensar en hacer algo que te haga feliz, ten fe y persigue tu visión de startup. Si sigues tu sueño, todo caerá en su lugar.

Si después de leer todo esto, sigues con la idea de emprender, nosotros te ayudamos con un entrenamiento presencial gratuito para todos aquellos que quieran iniciar un proyecto de negocio desde cero, más info aquí…

Mejorar la motivación y productividad del TRABAJADOR

art1

Mejorar la motivación y productividad del TRABAJADOR

No existe compañía que no busque la mejora de tu motivación y productividad. Por eso, es esencial que toda motivación por tu parte y el de los empleados, algo que puede ser sencillo de decir y difícil de obtener. Claro que lo bueno de todo es que no es imposible. Para eso, veremos de qué manera podemos motivar al trabajador para que mejore todo su resultado a un plazo relativamente corto. La idea es poder reactivar la pasión que se tiene por el trabajo, ese que en varias ocasiones se termina perdiendo mientras se van cumpliendo años en la compañía.

Y esto no tiene que ver estrictamente con la política de los incentivos. Sabemos que los mismos, en varias ocasiones, se atribuyen por la retribución. Cada trabajador conoce de ello y vive jugando con eso.

pequeñas metas para la motivación

Motivación

Existe un punto que debes tomar en cuenta cuando piensas en motivación y eso lo aprendemos de los mismos videojuegos. Para que sea funcional y que el interés no se pierda, hay que motivar con recompensas a cada participante. Sobre todo, a esas personas que tienen “muchas horas jugadas”. Esos logros, harán que la motivación no desaparezca tan fácilmente.

Para ello es requerido determinar algunos objetivos a la semana, esos que los trabajadores logren obtener y vayan añadiendo a su propia política para cada incentivo a nivel global. Lo mismo puede hacerse con todo puesto de trabajo, no importa cuál sea.

Si no sirve, hay que marcharse al hogar

La motivación y productividad en varias ocasiones se relaciona con la técnica de concentración. En caso de que exista alguna incomodidad en el hogar, privado o sencillamente se está un poco enfermo, hay que marcharse al hogar. No es algo que se usa para “escabullirnos”, sino que, la salud importa y así no conseguiremos la eficiencia que buscamos.

El beneficio que la empresa obtiene también es tuyo

Finalmente, la mejoría de toda productividad debe verse reflejado en la facturación y todo tipo de beneficio. Para ello, lo requerido es poder socializar dichos beneficios. La idea es lograr que las dos partes terminen consiguiendo la victoria. Todo trabajador debe ver que de verdad está mejorando, posiblemente con un aumento salarial o mejor condición.

¿Hablas solo? Descubre si es bueno o malo según la PSICOLOGÍA

inteligencia

¿Hablas solo? Descubre si es bueno o malo según la PSICOLOGÍA

Tu habla interna, lo que te dices a ti mismo, puede llevarte a ser amado o no, feliz o infeliz, atractivo o poco atractivo, débil o fuerte. ¿Y qué pasa cuando hablamos solos?

Nunca nos cuestionamos si es malo pensar, pero si vemos como algo extraño el hablar solo. Sin embargo, lo que no es muy conocido es que los pensamientos son como la voz puesta al mínimo volumen.

Por tanto, te debería preocupar tanto lo que piensas como lo que hablas en voz alta, en caso de que esas frases o pensamientos sean negativos.

¿Hay beneficios de hablar solo?

Un estudio de Gary Lupyan, de la Universidad de Wisconsin, y Daniel Swingley, de la Universidad de Pennsylvania, mostró que las personas que se hablan a ellas mismas mientras buscan objetos los encontraban antes.

Por otra parte, en los niños es algo normal hablar solo para resolver problemas. Eso sí, una vez que aprenden e interiorizan el habla, solo se hablan a ellos mismos en las tareas más complicadas.

Los beneficios principales son:

  • Motivacional: leer frases de superación o motivación, es una de las mejores formas para motivarse en el deporte, trabajo o cualquier tarea.
  • Reforzadora: no necesitas esperar que alguien te diga algo positivo o te feliciten cuando haces algo bien. Lo puedes hacer tú mismo. De hecho es recomendable reforzarte diciéndote a ti mismo frases positivas como: “lo has hecho muy bien”, “eres un crack” o “¡muy bien!”.
  • Reflexionar: a veces tomamos decisiones sin pensar y de manera impulsiva. Pues hablar en alto es una de las mejores formas para aclarar las ideas y reflexionar sobre qué te conviene y que no, qué estrategias puedes llevar a cabo o pensar sobre errores del pasado.
  • Establecer y recordar objetivos: escribir objetivos es una de las técnicas mejores para poder conseguir lo que te propones. Hablar solo puede ayudar a establecer objetivos que no tengas claros y a recordarlos cuando te encuentras algo perdido.
  • Fortalece la memoria: los psicólogos Lupyan Y Swingley llevaron a cabo un experimento en donde se demostró que el habla autodirigida ayuda a mejorar la memoria.
  • Actúa como guía de comportamiento: todos hemos hablado alguna vez con nosotros mismos para guiar un comportamiento o aprender una actividad nueva, como por ejemplo aprender a conducir. Esto sirve para darnos las indicaciones necesarias; primero cinturón, después insertar llave, etc.
  • Puede incrementar la inteligencia: un estudio norteamericano, publicado por la revista Quarterly Journal of Experimental Psychology, asegura que hablar solo puede ayudar a desarrollar las conexiones neuronales.

Otros beneficios:

  • Poner problemas en perspectiva.
  • Organiza el pensamiento.
  • Ayudar a tomar decisiones.
  • Liberar tensión y estrés.
  • Ser consciente de pensamientos irracionales (pensamientos no objetivos ni basados en la realidad).
  • Ayuda a sentirse más cómodo en la soledad.
  • Puede ayudar a ser más creativo.

¿Puede ser malo hablar solo?

Solo hay algunas condiciones en las que hablarse a si mismo puede ser un signo de enfermedad mental y casi siempre se encuentra seguido de otros signos o síntomas.

Por ejemplo, hablarse a sí mismo puede ser un síntoma de esquizofrenia pero no es el único síntoma de esa enfermedad mental, ni mucho menos el principal. En este caso, existen otros síntomas principales; alucinaciones, cambios de comportamiento, delirios, aislamiento social, delirios paranoicos… Por tanto, si hablar con uno mismo esta seguido de uno de estos síntomas, si es preocupante y habría que acudir a un profesional.

En general, y a excepción de que haya otros síntomas o problemas del comportamiento, puedes considerar que hablar contigo mismo no es malo, ni una señal de enfermedad mental.

Solo te deberías preocupar si interfiere con tu funcionamiento normal o concluye en pensamientos negativos. Por ejemplo, hablarse a si mismo de forma negativa podría llevar a depresión, aunque esta también tiene que cumplir otras características como dormir poco o mucho, comer poco o mucho, ideas negativas sobre el pasado, presente y futuro, aislamiento social…

En definitiva, hablarse a sí mismo de vez en cuando es normal, incluso saludable y no es por sí mismo un signo de enfermedad mental, así que no tengas miedo de hacerlo.

Los casos que tendrían que acudir a un profesional serían:

  • Hablarse a sí mismo por la calle, en alto y sobre situaciones extrañas o imaginarias (podría ser un síntoma de esquizofrenia).
  • Decirse a sí mismo cosas negativas, depresivas, ideas negativas…
  • Produce malestar.

Es normal cuando:

  • Estas haciendo algo, reflexionando o intentando resolver un problema.

Cómo motivarte todos los días para no odiar el TRABAJO

formato-articulo

 

Cómo motivarte todos los días para no odiar el TRABAJO

Sigue estos consejos para recordar tu propósito como emprendedor y encender diariamente la pasión por tu negocio.

La vida de un emprendedor está llena de subidas y bajadas. Un día las cosas son realmente emocionantes; al siguiente debemos enfrentarnos a un nuevo obstáculo. Esto podría desgastarte y terminar con la pasión por la empresa.

Existen dos factores importantes que motivan a la mayoría de los entrepreneurs:

– Queremos expresar nuestros deseos, pasiones y propósitos. La razón es simple: Si vamos a crear un negocio y usar buena parte de nuestro tiempo en él, hagamos algo que amamos y que exprese nuestro objetivo en la vida.

– Queremos poner la pasión antes de la practicidad. Sí, queremos que nuestro negocio tenga éxito y nos haga ganar dinero. Pero primero debemos decir las palabras que nos emocionan; que encienden nuestra pasión. Es como las viejas locomotoras de vapor: El motor y las vías son la estructura práctica del negocio, pero si no hay fuego en la caldera, jamás se moverá.

Hazlo real

Escribí mi primera misión en 1995 y la revisaba cuatro veces al año para hacerle pequeñas modificaciones. Hice esto por dos años, pero no fue suficiente. Entonces, recibí un buen consejo: Lee tu visión, misión y valores en voz alta todos los días, y que sea lo primero que haces en la mañana. Éstas son las razones:

– Para vocalizar. Cuando leemos algo en voz alta, llega a ambos lados del cerebro. El lado izquierdo es lógico –racionaliza, pero por lo general ahí no hay pasión y comúnmente genera resistencia y negatividad. El lado derecho es la fuente de la emoción y motivación; y no siempre es práctica. Al decir algo fuerte, el mensaje toca ambos hemisferios y los unifica.

– Como práctica diaria. La motivación es como el ejercicio: conforme más la practicas, más fuerte te haces. Si te equivocas un día, ¿qué importa? Eso está en el pasado y ya es historia. Sólo piensa en esto para inspirarte: Hoy es el día más importante de tu vida. Por eso, intenta diariamente comenzar de nuevo.

– Primero lo primero. Stephen Covey, autor de The Seven Habits of Highly Effective People, nos enseña a poner “primero lo primero”; esto significa iniciar cada día con lo más esencial. Y es una gran idea. El coach motivacional Barry Gottlieb nos motiva a adoptar sólo ideas positivas y nutritivas las dos primeras horas del día. Inicia tus mañanas con tu visión, ¡no con el periódico!

Kim George, autora de Coaching Into Greatness, afirma que tener la misión de tu empresa colgada en la pared es algo terrible. En lugar, necesitamos hacerla real. Yo leo la mía de pie, como si estuviera a punto de correr a toda velocidad. Así que tú también lee fuerte la tuya todos los días, de una forma dinámica y activa, que emocione a tu fuego interno.

Alimenta el fuego cuando sea necesario

Digamos que nos motivamos todos los días y que estamos listos para enfrentar cualquier obstáculo, pero ¿cuánto tiempo durará esta actitud? En un día bueno, dos horas; en uno malo, 10 minutos.

Casi todos los días ocurrirá algo que te desanime o baje la moral. Puede ser una queja de un cliente, un empleado con desempeño deficiente, el tráfico que causa que llegues tarde a una junta o saltarte una comida.

Si esto pasa, es momento de que reenfoques tu visión. Cuando un corredor se tropieza, ¿qué hace? Se detiene, respira, recupera el enfoque e inicia de nuevo. No se trata de cuántas veces caemos, sino de qué tan rápido nos recuperamos.

Por eso es importante que tengas una versión de una línea de tu misión. Así, cuando ocurra algo que te desmotive, detente, párate derecho, respira profundamente tres veces y repite nuevamente tu misión. Puedes hacer este ejercicio en 30 segundos y te ayudará a volver a encender el fuego de tu pasión. Poco a poco sentirás cómo se van los malos sentimientos.

Que no te avergüence hacerlo. Puedes practicarlo hasta en un elevador; lo que notarán las demás personas es cómo renuevas tu energía y compromiso.

Los errores a evitar

Te compartimos algunas cosas que no debes hacer:

– Dejar que tu misión se convierta en tu lista de pendientes, y no en lo que sueñas hacer.

– Dejar que tu misión sea lo que la sociedad quiere que hagas, y no lo que tú quieres hacer.

– Olvidar tu misión y dejarla arrumbada en un clóset o colgada en una pared.

– Explotarte a ti mismo. Esto te llevará al desgaste y luego al odio.

El último punto es un gran riesgo para cualquier dueño de negocio. Cuando la vida se dificulta (como ocurre muchas veces) es fácil empezar a decir “Tengo que hacer”. Y ése es el camino al burnout  y a odiar ir al trabajo. Para mantener encendida la pasión por tu negocio olvida los ‘debo’ y ‘tengo’.

 

¿Cómo perder el miedo al RECHAZO?

inteligencia

¿Cómo perder el miedo al RECHAZO?

1-Cambia el significado del rechazo

Personajes como J.K. Rowling o Walt Disney también fueron rechazados muchas veces. Sin embargo, no dejaron de perseverar y al final lograron sus sueños.

¿Y si dejas de pensar en el rechazo como algo malo? Comienza a pensar que si te rechazan, estás haciendo algo por tu vida:

  • Te estas acercando a conseguir lo que quieres
  • Has hecho algo diferente
  • Has intentado lograr lo que quieres

Es más, usa los rechazos como oportunidades para aprender y mejorar:

  • Si te rechazan en una entrevista de trabajo aprende de los errores
  • Si te rechaza la persona que te gusta aprende qué hiciste mal
  • Si te rechaza un cliente, aprende cómo servir mejor

2-Busca el rechazo

Cuanto más te rechacen, menos te afectará. Puede que tengas una mayor tendencia que otras personas a sentirte mal tras ser rechazado.

Entonces lo tendrás que trabajar más.

Por otra parte, al principio es posible que sientas un mayor desgaste emocional o desgaste de energía, aunque es algo normal porque estarás esforzándote por cambiar tu tendencia de comportamiento.

3-No busques la aprobación

Deja de buscar la aprobación de los demás para todo lo que haces y sobre tus opiniones. Actúa sin pensar si te aprobarán o no. De hecho, cuanto menos busques la aprobación más te aprobarán.

En cualquier caso, vive de forma que solo busques ser aceptado por ti mismo. No puedes tener una buena calidad de vida si vives para agradar a los demás.

4-Se consciente de lo que piensas

Si piensas que te rechazan por algún defecto personal, tu autoestima tenderá a descender (si es que ese defecto personal te afecta). Sin embargo, la mayoría de rechazos no se basan en algo personal, más bien son por reglas sociales establecidas o defensas del ego:

 

  • Si haces algo que esta fuera de las reglas sociales, aunque no te saltes ninguna ley, habrán muchos que te rechacen
  • Si alguna persona o grupo te envidia, también tenderá a rechazarte.

Piensa que el rechazo no es personal, sino una tendencia de comportamiento. No te lo tomes personalmente. Deja la carga del rechazo en los demás, no en ti.

5-Míra el rechazo con humor

No importa en la situación que estés, siempre puedes mirar con las gafas del humor.

Esto hará que el rechazo no te afecte nada. Si hablas con alguien y te rechaza, di algo gracioso, ríete por su incapacidad de socializar o por la situación misma.

Si das un discurso y te pitan, ríete por haberte atrevido.

6-Construye tu autoestima

Si prácticas lo anterior superarás el miedo a que te rechacen poco a poco y al final no te dará nada de miedo. Sin embargo, hay rechazos que es normal que duelan; los de las personas queridas.

En estos casos, es normal que te sientas mal, aunque si tienes una autoestima alta no te afectará tanto. Si tu autoestima es sana, sentirás el rechazo de alguien querido como un bache, aunque no afectará en exceso a tu estado de ánimo y seguirás hacia adelante.

7-Piensa que no es el fin del mundo

Cuando se siente miedo a ser rechazado, se tiende a pensar que si te rechazan será el fin:

  • ¿Y si mi rechazan?
  • ¿Y si no les gusto?
  • ¿Y si no les caigo bien?

En cualquiera de los casos no ocurre nada. La vida sigue adelante.

La próxima vez que el miedo a ser rechazado te paralice piensa: ¿qué es lo peor que podría suceder?

8-Olvida la perfección y acepta los errores

Es posible que a veces te rechacen con razón porque hayas hecho algo mal. En ese caso, tampoco tienes que sentirte mal o tener una mala opinión de ti mismo.

La realidad es que a veces vas a estar equivocado, es imposible hacer siempre todo bien o estar siempre en lo correcto.

 

Cuando te equivoques o hagas algo mal, simplemente acéptalo y aprende de ello para la próxima vez. Es necesario superar el perfeccionismo.

¿Es posible no ser rechazado?

El primer motivo para superar el miedo al rechazo es que siempre te va a rechazar alguien, hagas lo que hagas.