El miedo al FRACASO

asd

El miedo a fracasar es algo normal, toda persona atraviesa por ello en algún momento. En el instante que decidimos emprender no quiere decir que conseguiremos el éxito en un abrir y cerrar de ojos. Todo se trata de probabilidad, sin embargo, esto no significa que no se pueda intentar repetitivamente.

Luego de fracasar, es usual que cualquiera se sienta frustrado y con temor. Sin embargo, hay que ser consciente en el sentido que cualquier emprendedor vive momentos de júbilo cuando su idea florece.

Al comenzar con el nuevo proyecto, la adrenalina entra en juego y es la que logrará llevarse a sacar todo de ti para plasmar la idea. Asimismo, vendrán instantes de mucho estrés al planear y revisar cada uno de los planes.

¿Qué sucede si después de todo eso fracasamos? Realmente, es como darle una vuelta a la moneda. Todo lo que una vez nos emocionó, ahora nos atemorizará.

Aunque no todo es malo ya que si existen más caminos por explorar, una buena actitud hará el cambio. Habrá que reinventar todo lo que hemos estudiado y probar una nueva fórmula para llegar al éxito. El miedo a fracasar es normal, pero no se puede llegar a la meta sin intentar correr.

El miedo a fracasar

Hay que tener la cara en alto y ver aquellas cosas que han provocado tu fracaso. El proyecto es algo que nunca irá al fracaso pero, una persona sí que lo hará. Por ende, hay que aprender de las fallas cometidas para que puedas levantarte con más fuerza y que consigas el éxito.

Ver aquello que hacías mal

 

¿No has estudiado bien a tu competencia?

¿Tu estrategia de marketing estaba correcto?

¿Has captado aquellos clientes potenciales?

¿Ya tenías el plan de trabajo existente?

¿Utilizaste de forma errónea tus recursos?

¿Tu equipo de trabajo sí era el indicado?

¿No estudiaste apropiadamente los gastos?

Lo que tiene más importancia en este punto es hallar aquello que te hizo fallar. Luego de ello, deberás estudiar y reestructurar todo. Si aprendes de las fallas, tendrás que encontrar esa capacidad de emprender. El miedo a fracasar es normal, todo el mundo atraviesa eso, pero lo bueno es que como seres humanos, tenemos la capacidad de cambiar.

 ¿Te gustaría seguirte capacitando en el mundo de los negocios, inversiones y finanzas? Nosotros somos un centro de entrenamiento para emprendedores con múltiples cursos y talleres que te serán de mucha utilidad en tu emprendurismo, conoce nuestro calendario de actividades del mes, da clic aquí…

¿Cómo perder el miedo al RECHAZO?

inteligencia

¿Cómo perder el miedo al RECHAZO?

1-Cambia el significado del rechazo

Personajes como J.K. Rowling o Walt Disney también fueron rechazados muchas veces. Sin embargo, no dejaron de perseverar y al final lograron sus sueños.

¿Y si dejas de pensar en el rechazo como algo malo? Comienza a pensar que si te rechazan, estás haciendo algo por tu vida:

  • Te estas acercando a conseguir lo que quieres
  • Has hecho algo diferente
  • Has intentado lograr lo que quieres

Es más, usa los rechazos como oportunidades para aprender y mejorar:

  • Si te rechazan en una entrevista de trabajo aprende de los errores
  • Si te rechaza la persona que te gusta aprende qué hiciste mal
  • Si te rechaza un cliente, aprende cómo servir mejor

2-Busca el rechazo

Cuanto más te rechacen, menos te afectará. Puede que tengas una mayor tendencia que otras personas a sentirte mal tras ser rechazado.

Entonces lo tendrás que trabajar más.

Por otra parte, al principio es posible que sientas un mayor desgaste emocional o desgaste de energía, aunque es algo normal porque estarás esforzándote por cambiar tu tendencia de comportamiento.

3-No busques la aprobación

Deja de buscar la aprobación de los demás para todo lo que haces y sobre tus opiniones. Actúa sin pensar si te aprobarán o no. De hecho, cuanto menos busques la aprobación más te aprobarán.

En cualquier caso, vive de forma que solo busques ser aceptado por ti mismo. No puedes tener una buena calidad de vida si vives para agradar a los demás.

4-Se consciente de lo que piensas

Si piensas que te rechazan por algún defecto personal, tu autoestima tenderá a descender (si es que ese defecto personal te afecta). Sin embargo, la mayoría de rechazos no se basan en algo personal, más bien son por reglas sociales establecidas o defensas del ego:

 

  • Si haces algo que esta fuera de las reglas sociales, aunque no te saltes ninguna ley, habrán muchos que te rechacen
  • Si alguna persona o grupo te envidia, también tenderá a rechazarte.

Piensa que el rechazo no es personal, sino una tendencia de comportamiento. No te lo tomes personalmente. Deja la carga del rechazo en los demás, no en ti.

5-Míra el rechazo con humor

No importa en la situación que estés, siempre puedes mirar con las gafas del humor.

Esto hará que el rechazo no te afecte nada. Si hablas con alguien y te rechaza, di algo gracioso, ríete por su incapacidad de socializar o por la situación misma.

Si das un discurso y te pitan, ríete por haberte atrevido.

6-Construye tu autoestima

Si prácticas lo anterior superarás el miedo a que te rechacen poco a poco y al final no te dará nada de miedo. Sin embargo, hay rechazos que es normal que duelan; los de las personas queridas.

En estos casos, es normal que te sientas mal, aunque si tienes una autoestima alta no te afectará tanto. Si tu autoestima es sana, sentirás el rechazo de alguien querido como un bache, aunque no afectará en exceso a tu estado de ánimo y seguirás hacia adelante.

7-Piensa que no es el fin del mundo

Cuando se siente miedo a ser rechazado, se tiende a pensar que si te rechazan será el fin:

  • ¿Y si mi rechazan?
  • ¿Y si no les gusto?
  • ¿Y si no les caigo bien?

En cualquiera de los casos no ocurre nada. La vida sigue adelante.

La próxima vez que el miedo a ser rechazado te paralice piensa: ¿qué es lo peor que podría suceder?

8-Olvida la perfección y acepta los errores

Es posible que a veces te rechacen con razón porque hayas hecho algo mal. En ese caso, tampoco tienes que sentirte mal o tener una mala opinión de ti mismo.

La realidad es que a veces vas a estar equivocado, es imposible hacer siempre todo bien o estar siempre en lo correcto.

 

Cuando te equivoques o hagas algo mal, simplemente acéptalo y aprende de ello para la próxima vez. Es necesario superar el perfeccionismo.

¿Es posible no ser rechazado?

El primer motivo para superar el miedo al rechazo es que siempre te va a rechazar alguien, hagas lo que hagas.

Claustrofobia: Síntomas, Causas, TRATAMIENTOS

inteligencia

Claustrofobia: Síntomas, Causas, TRATAMIENTOS

La claustrofobia es un trastorno de ansiedad en el que la víctima tiene un miedo irracional de quedar encerrado en una habitación o espacio pequeño y no tener escape o quedar encerrado.

Con frecuencia provoca un ataque de pánico y puede ser causado por ciertos estímulos o situaciones, como estar en un ascensor, coches pequeños, habitaciones sin ventanas o un avión. En algunos pacientes con claustrofobia aumenta el nivel de ansiedad cuando usan ropa de cuello estrecho.

Principales síntomas de la claustrofobia

Si tienes claustrofobia, cuando piensas en entrar a un ascensor o en tomar el metro, crees que te faltará el aire, temes no poder moverte con libertad y no poder salir de allí. Muchas personas tienen claustrofobia, algunas con síntomas leves o controlables y otras con síntomas intensos que se presentan incluso ante la idea de tener que entrar o permanecer en un espacio cerrado.

Se estima que aproximadamente entre el 6% y 8% de la población mundial sufre de claustrofobia en algún nivel de intensidad. La claustrofobia tiene dos síntomas claros y bien característicos: el miedo a la restricción del movimiento y el miedo a la asfixia.

Estos miedos a su vez provocan una serie de reacciones en el cuerpo, que pueden incluir los siguientes:

  • Sudoración, especialmente en las palmas de las manos.
  • Mareos: cuando la sensación de miedo es muy intensa, sientes que vas a desmayarte.
  • Ataques de pánico: te parece que vas a morir. Tal vez sientes un fuerte dolor en el pecho o tienes una sensación de ahogo. No puedes razonar. Algunas personas gritan o lloran.
  • La frecuencia cardíaca aumenta: la respiración se hace más profunda y entrecortada.
  • Trastornos de conducta: en algunos casos, quien sufre claustrofobia adopta un comportamiento fuera de lo normal. Busca incesantemente lugares como ventanas o puertas, y si tiene que esperar se sienta próximo a esos lugares.
  • Falta de aire: la persona comienza a mostrar dificultades para respirar.

Causas

Las causas de la claustrofobia pueden ser las siguientes:

  • Amígdala más pequeña: La amígdala es una de las estructuras más pequeñas del cerebro, pero también una de las más importantes. Es necesaria para el condicionamiento del miedo, o las respuestas de lucha o huida, las cuáles se crean cuando un estímulo se asocia con una situación grave.
  • La claustrofobia puede surgir a partir de una experiencia traumática de la infancia, aunque el inicio puede llegar en cualquier momento de la vida de un individuo. Tal experiencia puede ocurrir varias veces, o sólo una vez, para condicionarse de manera permanente. Por ejemplo: tener un accidente de ascensor, un incendio en una habitación, accidente de coche…

Tratamientos

  • Terapia cognitiva conductual

La terapia cognitivo conductual es aceptada como tratamiento para la mayoría de los trastornos de ansiedad. También se cree que es particularmente eficaz para tratar los trastornos en los que el paciente no teme realmente una situación, sino más bien, teme lo que podría resultar de estar en tal situación. El objetivo final de la terapia cognitiva es modificar pensamientos distorsionados o conceptos erróneos asociados con lo que se teme, y modificar el comportamiento de forma que el paciente pueda vivir de forma normal. La teoría es que la modificación de estos pensamientos disminuirá la ansiedad y la evitación de ciertas situaciones.

  • Terapia de exposición

Este método se usa dentro de la terapia cognitiva conductual. Obliga a los pacientes a hacer frente a sus miedos exponiéndose físicamente a lo que temen. Se hace de una manera progresiva, comenzando con exposiciones breves y sencillas y avanzando a exposiciones más difíciles y duraderas.

¿Cómo afrontar un ataque de pánico?

Si es posible, permanezca donde está durante un ataque de pánico. Podría durar hasta una hora, así que si está conduciendo es posible que tenga que aparcar donde sea seguro. No se apresure.

Durante el ataque, recuerde que los pensamientos y sensaciones aterradores son un signo de pánico y que finalmente pasarán. Concéntrese en algo no amenazante y visible, como el tiempo que pasa en su reloj o los artículos en un supermercado. Los síntomas de un ataque de pánico suelen alcanzar un pico a los 10 minutos, durando la mayoría de los ataques entre cinco minutos y media hora.

Consecuencias

Muchas personas tienen síntomas de claustrofobia, sin embargo, no consultan a ningún profesional de la salud para intentar solucionar su problema´. La mayoría opta por evitar las situaciones que les provocan este miedo irracional: no suben a ningún ascensor o evitan tomar el metro. Sólo quienes padecen síntomas intensos, que interfieren con el transcurso normal de sus vidas, son quienes concurren a la consulta con el médico o el psicólogo.

Sin embargo: Si continúas evitando las situaciones que te provocan ansiedad, es posible que cada vez tengas que evitar más lugares y situaciones. De esta manera, nunca te enfrentas con el problema y así nunca podrás superarlo.