Cómo buscar trabajo en las redes SOCIALES

xcv

 

Cómo buscar trabajo en las redes SOCIALES

En la actualidad, es normal buscar trabajo en las redes sociales, pero… ¿Cómo hacerlo? Es verdad que es muy diferente de los medios tradicionales, bien sea el periódico o buscar en los clasificados.

Sin embargo, ya sabes que la era tecnológica está siguiendo su curso y pararlo es imposible haciendo que las cosas cambien. ¿Qué persona no tiene un correo electrónico o en su defecto, una cuenta en alguna red social? Es básico y se requiere para ejecutar un montón de procedimientos, hasta para abrir una cuenta en el banco se requiere de correo.

En caso de que ya estés al tanto, es momento de sacarle el máximo partido. Por eso, una buena idea es buscar trabajo en las redes sociales ya que, por allí, se pueden contactar miles de personas.

trabajo en las redes sociales

Con la tecnología de por medio, tenemos claro que la ventana a las oportunidades está abierta y sólo requieres de tus habilidades y talentos. Para que comprendas el poder, Justin Bieber no era nadie hasta que empezó a compartir su música en YouTube y hoy es toda una celebridad.

Asimismo, Linkedin es otra de las redes sociales más famosas a la hora de obtener trabajo. Posee en su red social a más de 200 millones de usuarios activos en la cual, las grandes empresas se apoyan y buscan a los mejores candidatos. Actualmente, LinkedIn ofrece perfiles de personas interesantes para un puesto determinado.

Twitter no se queda atrás, la red social del pajarito azul es la más conocida de su tipo. Posee más de 322 millones de usuarios y es la herramienta ideal si quieres buscar trabajo, aunque no lo creas. ¿La razón? Te da la posibilidad de contactar con empresas que buscan personal de una manera más certera. Además, con la ayuda de los hashtags, la búsqueda se hace más fácil y lo mismo está sucediendo con Instagram.

Por último y no menos importante, se encuentra Facebook. Por lógicas razones, es la red social más grande de todas para la búsqueda de empleos. Se pueden buscar ofertas a través de grupos y páginas, solo habrá que explorar un poco. Como puedes ver, buscar trabajo en las redes sociales no es complicado y hasta un niño de 10 años podría hacerlo. ¿Ya has dado con ofertas laborales interesantes?

¿Odias tu trabajo? ¿Te gustaría ser tu propio jefe? esta información te interesa, más info aquí…

5 pensamientos negativos que destruyen el ÉXITO

formato-articulo

5 pensamientos negativos que destruyen el ÉXITO

Existe la noción de que algunos emprendedores combinan perfectamente las habilidades analíticas y de razonamiento con optimismo, creatividad y resolución de problemas. Pero las personas exitosas tienen el mismo tipo de pensamientos negativos que todos los demás. Lo que las hace diferentes es la forma en la que reaccionan y los identifican. Aquí hay algunos pensamientos que pueden matar, aplastar y destruir el éxito.

  1. “No soy un experto”

¿Te dices esta frase una y otra vez? Nadie comienza las cosas siendo un experto. Eso se construye con el tiempo y por medio de tu esfuerzo. Cuando consideres un proyecto o negocio, no te hagas esta pregunta, en lugar de eso piensa si te gusta el tema.

Si te apasiona, harás todo lo que puedas para obtener información. Para muchos campos de negocio, dos años de aprendizaje intenso pueden hacerte un experto. El proceso empieza contigo aceptando que esta experiencia es como un viaje. Asegúrate de que sea uno que disfrutes y en el que quieras pasar mucho tiempo cada día. Cambia este pensamiento a una pregunta: ¿En dónde encuentro lo que necesito saber?

  1. “Ya lo han hecho antes”

¿Alguna vez te has dicho esto? Es verdad que hay algunas ideas que son nuevas. Si se te ocurre una nueva aplicación, lo más seguro es que ya exista un producto similar. Si ya estás trabajando en cierta industria tal vez veas que tus ideas las están poniendo en práctica otras personas, pero eso no importa.

Si sabes que mucha gente necesita tu producto o servicio el hecho de que la competencia existe sólo valida tus planes. En los negocios es mejor ser el primero, pero como el cofundador de PayPal, Peter Thiel, dijo, “es mejor ser el último”. Darle vida a una idea y ejecutar tu plan mejor que otros importa más que la autenticidad de la misma. Reta este tipo de pensamiento al preguntar: ¿Cómo puedo mejorar esto?

  1. “No conozco a las personas adecuadas”

Tal vez hayas escuchado la frase “todo tiene que ver con tu lista de contactos” desde que naciste. Es cierto de alguna manera: conocer a ciertas personas importa. Pero el problema es que mucha gente acepta su limitado círculo de contactos como un recurso con el que tienen que trabajar.

Usar una lista reducida como excusa para el fracaso es un pensamiento autolimitante. Busca todos los contactos que tengas. Contrario a lo que has escuchado, buscar a la gente correcta es fácil si te esfuerzas un poco, aunque no tengas su teléfono. Convierte este pensamiento en: ¿A quién debo conocer y cómo?

  1. “Necesitas dinero para ganar dinero”

Es fácil pensar que hay una razón por la que otras personas son exitosas, por ejemplo porque fueron a mejores escuelas o tienen mejores habilidades personales. Mucha gente apunta al éxito de otras personas haciendo notar que tienen dinero y recursos.

Es fácil usar la falta de dinero como excusa para no progresar, pero en muchas áreas de negocio los recursos limitados pueden ser una bendición. Esto puede impulsarte a que tus operaciones sean lean y a tener una mente fresca y ajustar tu enfoque. Puedes ser muy exitoso si eres inteligente respecto a los gastos y planeación de negocios.

No necesitas dinero para ganar dinero, sólo se te debe ocurrir el costo exacto de tu primer producto, el cual puede ser completamente gratis. Mejor piensa: ¿Cómo puedo hacer mejor las cosas aprovechando que mi operación es pequeña?

  1. “Yo siempre…”

Cuando diriges un negocio, las líneas entre tu vida personal y profesional son borrosas. Tus atributos personales muchas veces dictan el éxito de tu negocio. Cuando pienses en tu negocio, piensa en lo que podría llegar a ser. El truco es verte a ti mismo de la forma en la que consideras el negocio: como un vehículo en crecimiento.

Cuando digas “yo siempre… (como “yo siempre arruino todo cuando hablo frente a la gente”) date cuenta que estás siendo muy negativo. Para hacer crecer un negocio primero debes crecer tú. Apuesta a que eres capaz de un cambio positivo. Recuerda considerar esto: No soy lo que una vez fui.

Dominar la forma en la que piensas es el primer paso hacia el éxito en una empresa. Es un objetivo que siempre se está moviendo y una meta que tal vez nunca alcances. Tratar de atrapar y cambiar estos pensamientos, es lo que hace que los emprendedores avancen en su viaje.

5 maneras posibles para volverte rico solo debes trabajar en ELLAS

art 3

 

5 maneras posibles para volverte rico solo debes trabajar en ELLAS

Hay muchas definiciones de lo que significa ser rico

Ser millonario es más un estado mental que una cantidad de dinero en el banco. La realidad es que el rico puede ser pobre y el pobre puede ser rico. Por ejemplo, tener riqueza puede significar una familia feliz que vive en una pequeña casa. Del lado contrario, una familia puede tener un banquete y no tener una buena relación. Es más, ser rico no se trata de tenerlo todo. La situación ideal sería tener un poco de todo: una familia feliz con un gran banquete, pero que se ame por sobre todas las cosas. Sin embargo, alcanzar esta clase de riqueza junto a la libertad financiera, debes comprometerte. También debes ser capaz de disfrutar tu riqueza. Algunas personas trabajan miles de horas, pero ignoran a sus seres queridos en el proceso. Otros se enfocan tanto en la parte divertida de la vida que jamás atienden sus obligaciones, Evidentemente, alcanzar un balance te ayudará a encontrar la verdadera abundancia.

Aquí hay cinco maneras en las que te puedes volver rico:

  1. Adopta la “Mentalidad del Productor”

Debes hacer grandes cambios de pensamiento para pasar de consumidor a productor. Algunos ejemplos: los consumidores comen pizza, los productores hacen pizza; los consumidores ven películas, los productores hacen películas; los consumidores buscan trabajo, los productores dan trabajo.  Y solo los productores se hacen ricos.

La meta del productor no es comer, sino alimentar a las personas. Obviamente, estas personas deben consumir algo, pero no es su meta principal. En lugar de buscar su siguiente comida, están más interesados en asegurarse de que los demás tengan algo que comer, sabiendo que en el proceso ellos mismos podrán comer también.

  1. Conoce cuánto vales al día

¿Cuánto vales al día? ¿Has calculado cuál debería ser tu salario real? ¿Sabes cuánto tardarías en ser millonario si ganaras $4,000 al día? Si estás ganando $100 por jornada, deberías tratar de doblar esta cifra. Solo imagina si hicieras más de lo que ya haces diariamente. Por ejemplo, cuando recién comencé mi negocio mi día valía $200. Como no quería quedarme en esa cifra, busqué maneras de mejorar mi negocio y la experiencia de mis clientes. La pregunta es qué haces todos los días para aumentar el valor de tu jornada laboral. Si haces 10 llamadas de ventas al día, trata de aumentarlas. Si cuidas a un niño, trata de abrir una guardería. Y por supuesto, no por trabajar más recortes la calidad de tus servicios.

  1. Sacrifica TODO

La gran mayoría de las personas temen hacer sacrificios porque piensan que perderán algo. Una madre soltera no comprará un libro de $200 que podría ayudarle a ganar $20,000 extra. Es la misma madre que no invierte en ella pero que gastará gustosa en un videojuego del mismo precio para su hijo porque lo hará feliz. Antes de ser rico, debes de ser pobre. A diferencia de los ganadores de la lotería y los herederos de grandes y antiguas familias, debes pagar el precio y sacrificar todo para ganarlo todo. Debes ser capaz de manejar lo malo para recibir lo bueno. Habrá muchas veces en las que tendrás que dejar pasar algunos premios para enfocarte en la “Gran Meta”, que siempre lo vale.

Para saber por qué cosas vale la pena arriesgarse, pregúntate: “¿Qué es lo peor que puede pasar si me atrevo a hacer esto?”. Y luego cuestiónate: “¿Qué es lo mejor que puede pasar si hago esto?”. Usualmente encontrarás que la única cosa que te detiene a hacer cosas nuevas es el dinero. Sin embargo, debes ser capaz de sacrificar todo para conseguir tus sueños, hasta tu último peso.

  1. Solo haz actividades millonarias

Una de las cosas que mata la riqueza de una persona más rápido es que ésta se quede en un lugar de pobreza. Muchas veces, los seres humanos se colocan a sí mismos en lugares llenos de gente pobre. Y no me refiero a personas con poco dinero.

Muchas personas aprenden a tolerar condiciones negativas y no se dan cuenta cuánta influencia tienen los chismes, violencia y drama en sus vidas. Se olvidan que si no son prósperos, son pobres. Encuentra cómo puedes ser parte de actividades millonarias.

  1. Usa tus talentos

Todos tenemos talentos naturales. Algunas personas tienen mucho, mientras que otros se destacan en uno solo. Sin importar cuál sea tu caso, debes usar lo que se te dio. Muchas veces, las personas van por la vida desestimando lo que valen cuando deberían cultivar sus capacidades y rodearse de personas que las aprecien.

Encontrar tus y talentos y habilidades puede ser complicado. Las escuelas, religiones y lugares de trabajo difícilmente impulsan a las personas a utilizar sus capacidades, muchas personas renuncian a ellas por presiones sociales. Estas presiones reducen el alma humana a “encajar” en lugar de “sobresalir”. Recuerda que al final de tu vida, te preguntarás qué hiciste con tus dones.

El dinero se imprime todos los días para ti. Asegúrate de tomar lo que te corresponde. El dinero es una herramienta que te permitirá dedicarte a lo que más te gusta. Deja de “sobrevivir” y empieza a “vivir”.