Ganar dinero con estos PASATIEMPOS

CVX

Ganar dinero con estos PASATIEMPOS

Ganar dinero y mucho, es el sueño y objetivo de muchos. Sabemos que el dinero es un “mal” necesario, así que cada uno tiene la visión de hallar algo que pueda proveerlo por montón. Usualmente, una persona puede tener diversos hobbies que adora ejecutar en algún instante. Aunque, existen aquellos que pueden ir más allá y le sacan provecho al pasatiempo para sacar un dinero extra. ¿Cuál es la razón para no disfrutar de algo que ha dado placer y se mezcla como una manera de conseguir dinero?

No existe nada como poder trabajar en eso que más te gusta y, a la vez, incremente tus ingresos. Por ende, debes valerte del tiempo libre que has invertido en los hobbies en una actividad productiva.

Cómo ganar dinero con los pasatiempos de siempre

Coleccionar monedas

Es posible que el coleccionar monedas se vincule a una persona mayor, no obstante, no es así. Y es que hoy en día, cualquier persona podría llegar a hacerlo y obtener beneficios. En ese sentido, el conservar todo tipo de monedas reales, limpias y de calidad, puede generar dinero. En diversas plataformas como la misma eBay o Coin Auction, se le puede dar el valor que se crea justo.

Fotografía

En caso de que seas un amante de la fotografía y te guste la actividad, podrías conseguir dinero. Hay páginas que pagan por el arte de los demás, este es el caso de Shutterstock, iStockphoto, etc. Los mismos miembros valorarán tu trabajo al calificarlo.

Editor de videos

En caso de que lo audiovisual sea lo tuyo, podrías encontrar empleo online fácilmente. Asimismo, podrías emprender con tu misma empresa al grabar videos de todo tipo de eventos, fiestas, bodas, etc.

Arte

En caso de que seas un maestro del dibujo y la ilustración con pincel, tu oportunidad ha nacido. Podrías ganar dinero por montón si vendes el arte que haces a diversas organizaciones que promueven la actividad.

Blogging

El ir narrándole al mundo tus pensamientos día tras día sobre algún tema en general, podría otorgarte recompensas. Al monetizar el blog, podrías ganar dinero.

Ya tienes bien definido que idea de negocio vas a llevar a cabo ¿Pero no sabes como? nosotros te ayudamos somos un centro de capacitación para emprendedores y empresarios. Te invitamos a conocernos en un entrenamiento presencial gratuito, da clic aquí..

Las 7 Características de un Buen NEGOCIADOR

zzz

Las 7 Características de un Buen NEGOCIADOR

Una buena negociación va más allá de obtener un precio más barato o un descuento. Las características de un buen negociador van más allá, y aquí aprenderás algunas que podrás aplicar de inmediato.

Necesitamos deshacernos de la idea de que negociar significa conseguir únicamente un mejor precio. Una buena negociación viene cuando le aumentamos valor a nuestra oferta, no cuando nos ahorramos “unos cuantos pesos”.

Siempre debemos mantener la Estrategia de “Ganar – Ganar”, es ahí donde se empieza a apreciar el arte, cuando vemos que todos ganan y que los demás quieren volver a negociar con nosotros.

Te has preguntado ¿Cómo ser un buen negociador?, aquí te doy unos consejos que podrían darte la respuesta.

Define tu Objetivo:

Nunca debemos enfrentarnos a una negociación sin antes haber definido claramente cuál es nuestro objetivo.

Definir el objetivo servirá para establecer el criterio de evaluación y establecer los parámetros de éxito o fracaso de la negociación, además será un factor primordial para determinar la estrategia a seguir.

Nunca debemos realizar una negociación sin haberla preparado a conciencia y con anticipación.

Define una Agenda:

Entre características de un buen negociador esta la buena administración del tiempo, este juega un factor determinante, todo empresario o dueño de empresa exitoso sabe que el tiempo es dinero, por ello cuando se negocia hay que ser lo más conciso posible y evitar al mínimo las divagaciones, y aún más importante, evitar que algunos puntos importantes sean omitidos.

Todo proceso de negociación efectivo debe contar con una agenda de contenidos predefinida con suficiente anticipación, así que antes de acudir a una negociación lo mejor es que establezcas los siguientes puntos:

=Quienes van a realizar la negociación (Investiga y conoce a tu interlocutor).

=Definir hora de inicio, tiempo de duración y finalización.

=Escribe una lista y define el orden de los temas que van a tratar.

Esto puede sonar muy sencillo, pero por no contar con una agenda de puntos a tratar, muchos han realizado muy malas negociaciones.

Sustenta tu Propuesta de Forma Creativa:

Al negociar debemos demostrar que nuestra propuesta es totalmente razonable y debemos demostrarlo aportando todas las pruebas necesarias para que no tengan dudas. Para hacerlo de forma correcta debemos tomar en cuenta a la persona con la cual estamos negociando y en base a su estilo definir las herramientas que podrás utilizar para sustentar tus argumentos.

Definir el tipo de interlocutor que tendremos puede marcar la diferencia para cerrar un trato, recuerda no es lo mismo negociar con un joven empresario para contratar un servicio de web hosting para tu página web, que con un proveedor de facturación electrónica, para cumplir con tus obligaciones fiscales.

Escucha a la Otra Persona:

Se dice que si tenemos dos oídos y una boca es para escuchar el doble de lo que hablamos. Por ello este consejo es sencillo y hasta cierto punto repetitivo:scucha, escucha y no te canses de escuchar, esta es una las características de un buen negociador.

Para que tengas éxito en este punto lo que debes hacer es estimular tu receptividad y tu capacidad de observación. Una manifestación de estas actitudes, es la “escucha activa”, es decir captar cada aspecto de la comunicación verbal y no verbal que realiza nuestro interlocutor, tratando de conseguir el significado correcto de los mensajes.

En la siguiente presentación podrás conocer más sobre la escucha activa

Mantente Relajado:

La mesa de negociación puede estar llena de agendas, emociones y egos. Los grandes negociadores saben cómo mantenerse relajados, sin importar la situación, esto les brinda liderazgo, mientras otras personas se sumergen en sentimientos personales.

Es normal que cuando una negociación no vaya por el camino deseado, se presenten emociones que afecten nuestro estado de ánimo, pero el control es fundamental para cumplir con los objetivos, así que mostrar una actitud mesurada denotará un mejor control de la situación y te brindará mayor margen de maniobra.

Cuando se llega un momento de la negociación donde la emoción juega un papel más importante que la razón, lo que un buen negociador hace es buscar una alternativa que evite una ruptura o estancamiento de la negociación para ello te brindo cuatro consejos:

Entiende el Juego: Cundo lleguemos a este punto, lo mejor es hacer una remembranza del tipo de persona con la que negociamos, sus fortalezas, debilidades, etc. esto nos permitirá establecer la forma de cómo presentar argumentos para contrarrestar los suyos.

Se Cauteloso con la Información: Hay que tener cuidado con la información que demos a conocer. Debemos divulgar sólo aquella información que no pueda ser utilizarla en nuestra contra.

Respeta el Poder del Silencio: En un proceso de negociación, cuando llega un momento en que no tenemos nada más de que decir, es preferible quedarnos callados. De esta manera, todo lo que hayamos dicho hasta ese momento cobrará mayor relevancia y obligaremos a nuestro interlocutor a opinar acerca de nuestra postura.

Haz Notar tu Intención a Retirarte: Si notamos que nuestro locutor ha dejado de lado lo racional, lo mejor es denotar nuestra intención de retirarnos, es posible que eche pie atrás y se vuelva más cooperadora.

Busca Conciliación: De ser posible buscar en un tercero la opción de que funja como conciliador, con el fin de que se reanude la plática.

Resume los Puntos Acordados:

Es muy importante hacer un resumen de los puntos acordados, antes del término de toda negociación, no es raro olvidar cosas importantes al final del proceso.

Recordando los puntos acordados, limitaremos la libertad de movimientos de la parte contraria y tendremos más oportunidades de ganar la partida.

Establece Todo por Escrito:

No podemos olvidar que el propósito de las negociaciones es llegar a un acuerdo formal por escrito, y no perder el tiempo contándole a la otra persona “una bonita historia” para perder el tiempo.

Desde el primer momento de la negociación, debemos hacer referencia a un documento que se creará frente a la otra parte. Por lógica este debe incluir todos los puntos del acuerdo para convertirse en algo real y palpable para todos los involucrados en la negociación.

Si primero hacemos una negociación y después creamos el documento, añadiremos a la transacción un tiempo innecesario. Debemos realizar el documento mientras negociamos, entonces estaremos preparados para pedirle la firma a la otra parte en el momento preciso en que se tome una decisión.

¿Quieres aprender a negociar como todo un profesional? Nosotros somos un centro de capacitación empresarial y ofrecemos educación financiera, te invitamos a conocernos sin costo alguno en un entrenamiento presencial, clic aquí…

Acciones Que Hace Un Buen LÍDER

zxx

Acciones Que Hace Un Buen LÍDER

  1. Tienen visión y trabajan para alcanzarla

El 80% de los más adinerados se enfocan en alcanzar alguna meta.

Tener sueños es fantástico, pero no establecer una visión clara limita hacer tu sueño realidad. Un buen líder tiene claro el camino hacia dónde se dirige, establece objetivos con fechas claras y sobretodo planea la manera de alcanzarlos, eso significa trabajar con visión.

En la siguiente imagen te menciono las características y preguntas que debes realizarte para establecer una misión clara y realista.

Visión

  1. Alimentan su conocimiento constantemente

El 86% de los lideres exitosos creen en la educación continua y la autosuperación.

Una notable característica de todo buen líder y emprendedor exitoso es el hábito del aprendizaje.

Aunque en ocasiones las actividades diarias absorben nuestro tiempo, debemos establecer prioridades.

Busca invertir en ti, hacerlo podría ser una de las mejores inversiones a futuro que hagas. Administra tu tiempo adecuadamente para aprender algo nuevo, puede ser relacionado a tu trabajo o alguna otra actividad que te permita despejar tu mente y reducir el estrés

  1. Atesoran su tiempo y el de los demás

81% de los ricos acostumbran usar una lista de cosas por hacer (to-do list)

El tiempo es un recurso no renovable, por eso la famosa frase de “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”. Todas las personas tienen diversas actividades, pero las que triunfan son aquellas que saben administrar su tiempo para ser más eficientes y productivas.

Valorar tu tiempo y el de los demás es otra acción que hay que considerar a la hora de preguntarnos ¿Cómo ser un buen líder?

  1. Establece prioridades

Ser un buen líder significa cumplir con “fechas imposibles” y entregar resultados inimaginables.

Ser exitoso significa estar por encima del promedio, entregar resultados distintos y ser mejor que los demás.

Ser un buen líder va acompañado de entregar resultados cuando tienes la opción de excusarse o posponer

  1. Comparten información

Cuando hablo de “información” me refiero a todo tipo, desde aquella que sea de la empresa hasta la que puede beneficiar al equipo de trabajo.

Existen muchos beneficios para dar la oportunidad de compartir información, y hacer partícipe al equipo en la resolución de problemas y apoyo en la toma de decisiones.

Genera mayor sentido de pertenencia

Aumenta la responsabilidad

Motiva de manera personal y grupal

  1. Toman decisiones oportunas

Cuando tomes una decisión diferente a la de los demás espera resultados distintos

Los retos y problemas que se presentan tanto en nuestra vida laboral, como personal, se atacan con “decisiones”.

Los errores y los fracasos te forman en la escuela de la vida y equivocarse es parte del proceso.

  1. Brindan elogió a sus colaboradores

Todos los empleados incluso los que tienen un rendimiento relativamente bajo hacen algo bien.

Un buen líder reconoce y valora a cada uno de tus colaboradores. En muchas ocasiones se puede centrar en elogiar a los mejores empleados porque casi siempre están haciendo cosas impresionantes. Pero ¿tal vez los elogios son una razón por la que son mejores empleados?

Unas cuantas palabras de reconocimiento especialmente en público pueden ser el mejor empujón que un empleado promedio necesita para empezar a convertirse en un gran colaborador.

  1. Demuestran Empatía

“Trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti”

¡Error! ¿Acaso a ti te gusta lo mismo que al resto de gente?

La clave de la empatía es tratar a los demás como les gustaría que les trataran a ellos, no a ti. De lo contrario quizás les sigas tratando como no les gusta

Empatizar con alguien es simplemente lograr que esa persona se sienta comprendida. Si lo consigues, serás capaz de cambiar el rumbo de una relación en un instante.

Un buen líder es capaz de ver con los ojos de sus empleados.

Ser empático tiene los siguientes beneficios:

Caerás mejor a la gente.

Serás mucho más persuasivo.

Te convertirás en el centro de atención y te harás escuchar.

Mejorarás tu capacidad de liderazgo y motivación.

Comprenderás rápidamente qué les pasa a los demás.

  1. Da especial valor a la gratitud

La construcción de una cultura de reconocimiento se inicia en la parte superior.

A todos nos gusta, en mayor o menor medida, ayudar a alguien, eso sí, esperamos un agradecimiento por ello. Si tu como líder no te tomas el tiempo para dar gracias a aquellos a tu alrededor, estarás rompiendo una base importante del respeto y convivencia.

10.  Refuerzan el trabajo en equipo

La frase “Gung Ho” se deriva de un dicho de la Segunda Guerra Mundial, que combinan dos palabras en chino que significan: “trabajo” y “juntos”.

Un gran dirigente reconoce el talento de los miembros de su equipo, y se esfuerza por conducir de una manera que permita a todos a maximizar su eficacia.

11.  Se hacen preguntas inteligentes

¿Por qué?, ¿Cómo? y ¿Qué?

Con el tiempo perdemos esta cualidad que de niños abundaba en nosotros. Hacerse preguntas de lo que pasa alrededor es una forma muy eficaz de aprender.

Cuestionarse constantemente hace que las mentes creativas y visionarias, busquen alternativas, cambien paradigmas, encuentren oportunidades e innoven constantemente.

12.  Tienen respeto a la vida personal de sus colaboradores

El 50% de las personas que deciden cambiar voluntariamente de trabajo lo hacen por disgustos con sus superiores.

Un buen líder tiene presente que el trabajo tiene que ser una prioridad, pero eso no quiere decir que sea la única en su vida.

Reconocen que sus empleados tienen padres, cónyuges, hijos y amigos que necesitan cuidar, además sabe que como persona tienen sus propios intereses externos y ambiciones.

  1. Contratan cuidadosamente

Va muy ligado con el punto sobre “trabajo en equipo” porque en definitiva uno de los papeles más importantes de un líder es elegir un adecuado equipo de trabajo.

Algunos tips para conseguir un buen equipo de trabajo:

En la variedad está el éxito. Intenta armar equipos de trabajo que sean interdisciplinarios

El talento es lo más importante. Todos tenemos talentos para diferentes actividades.

Confianza y lealtad. Como en todas las relaciones, la lealtad es algo indispensable.

Roles bien definidos. Es muy importante que definas los roles que asumirá cada miembro.

  1. Aceptan la culpa

Las personas con ética aceptan las consecuencias de sus errores. ¿Qué mejor para un subordinado que ver que el jefe también puede cometer errores? Pero sobre todo reconocerlo.

No se trata de un juego de perfección y poder como muchos jefes creen, es lo contrario. Los grandes jefes además de aceptar sus errores personales, también aceptan la culpa colectiva cuando el equipo se queda corto, pero aún más importante, evalúa, corrige y retoma en camino hacia el éxito.

  1. Tienen sentido del humor

No significa que sean los payasos del equipo, pero si tener un buen sentido del humor, ante las situaciones de desastre.

Un buen líder elige ver lo bueno. Para él, los problemas son sólo oportunidades esperando ser descubiertas. Todos los días la gente es bombardeada con malos actos, pero los exitosos minimizan esto y optan por llenar su mente de ideas positivas.

La gente exitosa piensa cosas positivas porque quieren seguir mejorando, no se dan tiempo para tener emociones negativas.

  1. liderCrea más líderes

El 44% de los ricos enseñan hábitos de éxito a sus hijos diariamente

Al comienzo del articulo te comenté que en mi carrera tuve un jefe que consideraba un auténtico líder, pues bien, entre sus principales características está el hecho de que me inspiro para crecer profesionalmente y convertirme en un líder.

Los hombres más exitosos y con liderazgos tienen una cualidad que no muchos entienden, y es la de forjar más líderes.

Las mentes más brillantes se rodean de personas talentosas, por ello crear lideres es importante para ellos, ya que fortalecen su personalidad y a la empresa.

¿Te gustaría capacitarte para ser un mejor líder? nosotros somos un centro de capacitación para emprendedores y empresarios, te invitamos a conocer nuestras actividades, clic aquí…

 

El carisma como herramienta de TRABAJO

ZXC

El carisma como herramienta de TRABAJO

Sabemos que el carisma como herramienta de trabajo puede ser un elemento poderoso, especialmente si eres jefe. Lograr el respeto y cariño por los demás es el objetivo de cualquiera que tenga este rango. Asimismo, lo esencial es poder aceptar lo que eres y eso te dejará trabajar con mayor seguridad. Aquellos que usan el carisma como herramienta notarán la potencia de ella al instante.

En el instante que un jefe se considera como carismático, no dejará avergonzado a otros trabajadores. De hecho, es otro lo contrario, buscará siempre la manera de inspirar a todos y cada uno de los que están en el plantel. Siempre hay que intentar ser afectuoso, intentando que los demás aprendan de ti en la mejor forma.

Tener la confianza en uno mismo

Ofrece alguna charla que termine siendo atractiva. No tienes que ir con la intención de llamar la atención ni tampoco, conversar de más ni forzar tu voz. Simplemente, deberás expresar en el transcurso de dicha charla, cada idea de manera coherente. En sí, deberás facilitar cada explicación que vayas realizando.

Ser prudente

Al momento de hablar, deberás tener presente que ser asertivo es uno de los elementos más importantes. Tener una prudencia apta junto a la seguridad, son clave en este sentido. Para lograrlo, se requiere de un alto autoestima y la seguridad apropiada en el carácter. Finalmente, debo decir que es un aspecto que no se consigue de un día para otro, esto requiere de práctica y trabajo.

Respeto hacia los demás

Si lo que buscas es que la personas te respeten, hay que dar el mismo ejemplo con el resto. El ser puntual a cada cita, mostrar total honestidad, tener una conducta formal e idónea son puntos esenciales.

No hay que tener alguna habilidad especial y tampoco tener el mejor físico. Es simple, para usar el carisma como herramienta, hay que ser agradable. Intenta siempre hacer sentir tu interés por el trabajo de los demás y verás como el carisma llegará solo.

¿Te interesa seguir aprender de Emprendimiento y Negocios? nosotros somos un centro de entrenamiento para emprendedores, te invitamos a conocer nuestras actividades del mes, clic aquí…

Cual es la diferencia entre startup y PYME

2a

 

Cual es la diferencia entre startup y PYME

Una startup puede conceptuarse como una compañía emergente donde su vínculo laboral dependerá de un mercado totalmente lleno de tecnología en gran parte. De igual manera, buscan más trabajar dentro de un producto en concreto en vez de un servicio. Es decir, prácticamente es la cara opuesta de lo que hacen las pymes.

El punto de partida de este tipo de compañía trata innovar sin tener en cuenta la rama donde está trabajando. De esa forma, buscan emplearse, por ejemplo, en algún tipo de procedimiento eficiente o el modelo de negocio eficaz. De esa forma, siempre estará diferenciado gracias a dicha peculiaridad.

Muchas de las startup que fueron referencia, son esas que trabajan el ámbito de la biotecnología. No obstante, igualmente se han centrado directamente en explorar todo tipo de material. Por esa razón, muchos se equivocan al pensar que la startup son esas que se centran únicamente en las redes sociales.

Generan empleo

Teniendo la diferencia clara con la pyme, donde el trabajo y su contratación respectivo se crea a nivel local, una startup hace lo contrario. Y es que una ventaja de este modelo es que mucho de los trabajos pueden hacerse desde cualquier parte del mundo. Un ejemplo sería que la sede de la startup está en Perú pero una gran parte del equipo de desarrollo está en Francia.

Sin duda, una peculiaridad bastante notoria de las startups es que puede generar empleos por muy arriba de las pymes. El cálculo es que cada trabajo directo logra generar una startup donde crea otros 5 empleos anexos.

El peligro que conlleva

Muchas startups se condicionan por el peligro financiero que tienen. En realidad, están basadas en un concepto básico: ir a por todas o por nada. Claro que este aspecto puede que comprometa el futuro de ellas como tal. Asimismo, en varios de los casos han perdido mucho dinero al comienzo. En caso de que logren sobrevivir, seguramente se convertirán en un éxito rotundo. En este punto decimos que las pyme intentan ganar dinero desde su creación, mientras que las startups lo hacen a largo plazo porque buscan ir a escalas.

¿Quieres iniciar una idea de negocio? nosotros te ayudamos, más info aquí…

Cosas que nadie dice de EMPRENDER

art2

Cosas que nadie dice de EMPRENDER

  1. Hay una sensación de aislamiento bastante profunda. Todos estamos acostumbrados a formar parte de un grupo de referencia. Cuando eres un empleado de un negocio establecido, tienes a tus colegas. Cuando estás en la universidad, tienes a tus compañeros de clase. Pero cuando inicias un negocio, prácticamente estás tú solo. Si tienes suerte, podrías emprender junto a un socio o cofundador, pero eso es todo. Existe una tremenda sensación de aislamiento y soledad que viene con no tener este grupo de referencia. No a muchas personas les gusta hablar de ello, ya sea por vergüenza o porque simplemente no va de acuerdo con el tipo de personalidad de un emprendedor exitoso. Sin embargo, el aislamiento y la soledad son muy reales.

 

  1. Muchos negocios brindan un estilo de vida y un empleo, pero no proveen bienestar económico. Por ejemplo, muchos restauranteros probablemente se llevan a casa un ingreso que no es mayor que el que obtendrían como manager de una cadena popular. Eso es importante de entender, porque pensamos en los emprendedores como personas con dinero, pero la realidad es que muchos de ellos tienen otro empleo y les cuesta ser rentables.

 

  1. Generalmente se requieren muchos años para construir un negocio. He dirigido tres negocios en toda mi vida; uno muy simple, uno moderadamente simple y otro bastante complicado. En el primero, me tomó un año obtener ganancias. En el segundo, tres años. Y para conseguir que el tercero y más complicado fuera rentable y escalable, nos tomó seis años de esfuerzo. Incluso Facebook existió cinco años antes de ser rentable. De igual manera, a la mayoría de los emprendedores les toma años para construir un negocio.

 

  1. Tienes que administrar personas. Cuando estás dirigiendo un negocio, constantemente estás administrando, y no sólo empleados, sino también proveedores y clientes. Siempre eres el ‘malo’, estás tomando decisiones difíciles, y de muchas maneras, estás solo con tus decisiones. Eres el que comunica las malas noticias y el que encuentra los problemas que necesitan resolverse. Administrar gente no es nada fácil, y no siempre es algo natural para las personas. Sin embargo, es parte crítica para ser un emprendedor y un líder exitoso.

 

Conclusión: Si amas lo que haces y te encanta tu negocio, ser emprendedor puede ser algo increíble. Es algo excelente para el país y tu localidad, pero también debes reconocer que no será lo mismo a como lo pintan los medios.

¿Cómo definir una idea de NEGOCIO?

ARTUNO

¿Cómo definir una idea de NEGOCIO?

En general, esto se debe a que se cree que pensar un negocio es cosa fácil; que sólo basta el ingenio, un planteamiento atractivo y vistoso con sex appeal único cuando se platica. Sí, eso ayuda. Sin embargo, las ideas de negocio son como el vino: requieren de una cuidadosa maduración para lograr la aceptación de los comensales y, por supuesto, un conocimiento de cómo se moldea el gusto del comensal.

Una idea de negocio se distingue porque aparece planteada como hipótesis (“qué tal si…” es la frase más socorrida en estos casos). Y ésta esboza una posible solución que impactará la vida de las personas y, a largo plazo, la economía de un sector, región o país. Pero fundamentalmente, significa que alguien (gobiernos, empresas, consumidores) estará dispuesto a pagar por ella de modo consistente y constante. El resto de las ideas pueden tener igualmente un impacto, aunque no necesariamente lo traducen en dinero para crear más valor, empleos y mercado de forma recurrente.

En suma, una solución que sí es de negocio consiste en conocer una situación donde: a) se proyectan ciertas problemáticas;

  1. b) se reconocen ciertos elementos, agentes, recursos y soluciones vigentes así como sus respectivos impactos involucrados en una dinámica económica;
  2. c) se diseña un nuevo modo de superar las áreas de oportunidad no cubiertas aún por medio de know-how, nuevos canales de distribución o venta, ciencias aplicadas, innovación en productos o servicios, optimización de procesos o incluso, dándole la vuelta a toda una industria desde su planteamiento tradicional;
  3. d) se monetizan dichas soluciones a favor de sus creadores e implementadores.

La eficacia de la idea, entendida como producto o servicio que el emprendedor desea ofrecer al mercado, se caracteriza por tomar en cuenta tendencias y tecnologías existentes para introducirse en un sector. La solución que pretendemos ofrecer, debe ser congruente con nuestro estilo de vida y con la manera en la que éste va a incidir en un mercado concreto.

Toda idea de negocio tiene como primicia que el cliente pague por ella. Esta es una prueba irrefutable de que tu hipótesis es viable y va a funcionar. Hay que salir a la calle, escuchar al mercado a quienes podrían ser tus clientes potenciales y estar atentos a los cambios que se presentan en el ecosistema emprendedor diariamente.

  • ¿Cómo saber si el impacto devendrá en un buen resultado?

Recolectar datos macroeconómicos y de mercado que sirvan para reconocer la factibilidad de que dicha hipótesis se transforme en una idea sostenible y escalable.

  • Cómo crear valor

Una idea de negocio deja de serlo en la medida en que se pormenorizan las razones por las cuales se plantean soluciones y qué se espera conseguir con ellas.

Es importante que al momento de formular una hipótesis como una solución consideres qué tipo de idea piensas desarrollar. Existen fundamentalmente tres tipos de ideas de negocio:

 

Idea de alto impacto. Como su nombre lo indica, son aquellas ideas pensadas para generar cambios sociales o ambientales a gran escala y que eventualmente representan un factor clave en la macroeconomía de un país o, incluso, a escala mundial.

 

  1. Idea de producto. Son esas ideas donde lo que piensas fabricar es una solución práctica para el consumidor. Aquí, los productos se caracterizan por ser únicos en su clase y, aunque repetibles, difíciles de igualar en la anticipación a una problemática.

 

  1. Idea de servicio. El valor agregado de este tipo de ideas se centra en dar una asistencia y atención directa a un problema mediante metodologías específicas aplicables por el factor humano o bien, por medio de tecnologías inteligentes. Generalmente se incluyen en sectores como el de la salud, la banca, agrícolas, legales, etcétera.

 

Reconocer de dónde nace la idea y hacia dónde se dirige es fundamental para determinar los beneficios que conseguirán tanto tú (emprendedor) como el sector de la comunidad (mercado objetivo) para la cual debiera estar destinada.

 

¿Cómo dominar las emociones negativas en el TRABAJO?

aer

¿Cómo dominar las emociones negativas en el TRABAJO?

Controlar el enojo o la frustración puede ser todo un reto que no todos logran controlar.

Los seres humanos somos bastante emocionales, sin embargo, cada quien gestiona sus emociones a su manera. Hay unos que tienen un gran poder para controlarlas, como también otros que se dejan llevar por ellas en su totalidad.

En el trabajo, la gestión de las emociones es muy importante para ejecutar tareas limpias y productivas. Si dejamos que alguna emoción nos domine, tendremos problemas para concentrarnos, y en el peor de los casos podemos bloquearnos por completo.

Es normal experimentar momentos de enojo y frustración en el trabajo, y, por si fuera poco, tenemos que tragarnos todo la mayoría del tiempo. Desafortunadamente, no siempre existe esa libertad para hablar sobre lo que nos incomoda en nuestro entorno laboral.

Si no queremos que las emociones nos sobrepasen en el trabajo, debemos comenzar a controlarlas. Por eso te traemos una lista de consejos que te ayudarán a tener una vida laboral más sana y calmada. ¡Toma nota!

  1. Identifica las emociones que tienes ante ciertos estímulos

El cuerpo humano puede reflejar las emociones de muchas maneras, depende de ti identificar a tiempo cuando determinadas emociones comiencen a surgir. Conocer nuestras reacciones nos pueden salvar de un momento de arrebato con nuestro superior o compañeros de trabajo.

Las manifestaciones más comunes son sudoración, enrojecimiento, palpitaciones rápidas, manos temblorosas, dolor de cabeza, rostro tenso, entre otras.

  1. Encuentra el detonante

La manera más eficaz de poder gestionar las emociones es identificar qué es lo que nos hace reaccionar. A veces, sin darnos cuenta acumulamos cosas y con el más mínimo estímulo podemos reaccionar negativamente.

Por lo general reaccionamos mal por problemas en casa, no dormir bien o por alguna preocupación. Así que cuando comiences a sentir alguno de estos síntomas, es hora de que comiences a pensar con la cabeza fría.

Las malas reacciones no se deben excusar por problemas que tengas fuera del trabajo. Recuerda que no todo el mundo tiene la culpa de lo que te pase.

  1. Haz ejercicios de respiración

Los ejercicios de respiración son muy beneficiosos para relajarse en momentos de estrés y tensión, controlan el sistema nervioso y te ayudan a pensar de manera más objetiva. Mentalízate a practicarlos todos los días, antes y después de la jornada laboral. No esperes a sentirte estresado para hacerlo.

Lo único que necesitas para estos ejercicios son unos pulmones sanos y aproximadamente 10 minutos. Pon una mano en el pecho y la otra en el abdomen, inhala profundamente por la nariz y asegúrate de que el diafragma se infle para que se ensanchen los pulmones.

Haz entre 6 y 10 respiraciones lentas por minuto.

  1. Sé proactivo

Enfrascarte en las emociones negativas sólo seguirá atrayendo cosas negativas. Cuando estés experimentando un momento de estrés en el trabajo es importante que lo enfrentes.

Tal vez te hayan asignado alguna tarea que no estás seguro de poder realizar, o tuviste un roce con algún compañero de trabajo. Sea lo que sea, no te lo guardes. Cuando no sepas hacer algo, sé honesto. Y cuando tengas diferencias con alguien, háblalo y pide disculpas si es necesario.

Es mejor hacer algo para cambiar las cosas, que quedarse con una emoción negativa todo el día.

  1. Ten amigos en el trabajo

Las personas somos sociables por naturaleza, así que no te cohíbas en tener un grupo de amigos con quien puedas conversar en el trabajo, e incluso compartir fuera de la jornada laboral.

Además, la ventaja de tener amigos en el trabajo es que puedes buscarlos para desahogarte en momentos de estrés y de tensión, o para pedirles algún consejo respecto a la situación que estás atravesando.

Lo mejor que puedes hacer en el trabajo es mantenerte alejado de las situaciones conflictivas, realizar las tareas prioritarias a tiempo, ser honesto cuando no sepas hacer algo y tener pequeños descansos para tomar aire y relajarte.

Es importante tener mucho cuidado con el estrés y las preocupaciones, ya que pueden reflejarse en nuestra salud de manera negativa. Haz ejercicio, come bien, practica yoga o medita, sólo así podrás drenar toda esa energía que se acumula del trabajo y de la vida diaria.