El secreto para cobrar por adelantado sin TITUBEAR

c

El secreto para cobrar por adelantado sin TITUBEAR

Es posible que para un buen grupo de personas el cobrar sea natural al momento de ejecutar un trabajo. Al ser freelance, esto podría ser un problema serio. Muchos lo saben, yo lo sé de sobra… por eso es bueno aprender a cobrar por adelantado.

No importa el trabajo que ejecutes, todo te consume tiempo y el tiempo vale mucho. Por eso, no se puede esperar a que el trabajo termine para pasara a cobrar. Lo que siempre recomiendo es facturar antes un 40% para cubrir los gastos personales. Lógicamente tu como personas debes comer todos los días, por eso, déjalo claro en primera instancia.

No obstante, muchos se ven obligados a pasar días, semanas y a veces hasta meses sin tocar un solo euro. ¿Cómo solucionamos este problema? Hoy quiero mostrarte ciertos trucos para cobrar por adelantado sin titubear. El principal consejo es dejar la pena a un lado ya que es un trabajo que tú haces.

¿Cómo cobrar por adelantado?

Antes de comenzar, cobra una parte

En un comienzo parecerá que no es lógico, pero debe ser así. Anímate a cobrar un pequeño porcentaje que te garantizará tener finanzas para ejecutar el trabajo. Asimismo, el cliente está obligado a cumplir las cuotas de tu trabajo.

Descuentos

Al ser parte del punto anterior, con esto podrías conseguir un buen anticipo al ofrecer un descuento por el pago. Por ejemplo, podrías solicitar un 40% de adelanto y le bajas el 10%.

Penalización por errores en el pago

Todas las cosas que realices cuando eres empresario deberá quedar por escrito. Por ende, deberás hacer un pliego de solicitudes en el que expongas las cláusulas por incumplir el pago. Esto supondría un compromiso por parte del cliente.

Precio fijo

Es verdad que día a día los costos van cambiando, pero para que ganes la confianza de tu cliente déjale un precio fijo. Considera cada cambio que debas hacer para experimentar y dale un presupuesto que vaya acorde a lo que busca.

Si sigues todos estos consejos es seguro que puedas cobrar por adelantado sin miedo a fallar.

 

Ganar dinero con estos PASATIEMPOS

CVX

Ganar dinero con estos PASATIEMPOS

Ganar dinero y mucho, es el sueño y objetivo de muchos. Sabemos que el dinero es un “mal” necesario, así que cada uno tiene la visión de hallar algo que pueda proveerlo por montón. Usualmente, una persona puede tener diversos hobbies que adora ejecutar en algún instante. Aunque, existen aquellos que pueden ir más allá y le sacan provecho al pasatiempo para sacar un dinero extra. ¿Cuál es la razón para no disfrutar de algo que ha dado placer y se mezcla como una manera de conseguir dinero?

No existe nada como poder trabajar en eso que más te gusta y, a la vez, incremente tus ingresos. Por ende, debes valerte del tiempo libre que has invertido en los hobbies en una actividad productiva.

Cómo ganar dinero con los pasatiempos de siempre

Coleccionar monedas

Es posible que el coleccionar monedas se vincule a una persona mayor, no obstante, no es así. Y es que hoy en día, cualquier persona podría llegar a hacerlo y obtener beneficios. En ese sentido, el conservar todo tipo de monedas reales, limpias y de calidad, puede generar dinero. En diversas plataformas como la misma eBay o Coin Auction, se le puede dar el valor que se crea justo.

Fotografía

En caso de que seas un amante de la fotografía y te guste la actividad, podrías conseguir dinero. Hay páginas que pagan por el arte de los demás, este es el caso de Shutterstock, iStockphoto, etc. Los mismos miembros valorarán tu trabajo al calificarlo.

Editor de videos

En caso de que lo audiovisual sea lo tuyo, podrías encontrar empleo online fácilmente. Asimismo, podrías emprender con tu misma empresa al grabar videos de todo tipo de eventos, fiestas, bodas, etc.

Arte

En caso de que seas un maestro del dibujo y la ilustración con pincel, tu oportunidad ha nacido. Podrías ganar dinero por montón si vendes el arte que haces a diversas organizaciones que promueven la actividad.

Blogging

El ir narrándole al mundo tus pensamientos día tras día sobre algún tema en general, podría otorgarte recompensas. Al monetizar el blog, podrías ganar dinero.

Ya tienes bien definido que idea de negocio vas a llevar a cabo ¿Pero no sabes como? nosotros te ayudamos somos un centro de capacitación para emprendedores y empresarios. Te invitamos a conocernos en un entrenamiento presencial gratuito, da clic aquí..

Las 7 Características de un Buen NEGOCIADOR

zzz

Las 7 Características de un Buen NEGOCIADOR

Una buena negociación va más allá de obtener un precio más barato o un descuento. Las características de un buen negociador van más allá, y aquí aprenderás algunas que podrás aplicar de inmediato.

Necesitamos deshacernos de la idea de que negociar significa conseguir únicamente un mejor precio. Una buena negociación viene cuando le aumentamos valor a nuestra oferta, no cuando nos ahorramos “unos cuantos pesos”.

Siempre debemos mantener la Estrategia de “Ganar – Ganar”, es ahí donde se empieza a apreciar el arte, cuando vemos que todos ganan y que los demás quieren volver a negociar con nosotros.

Te has preguntado ¿Cómo ser un buen negociador?, aquí te doy unos consejos que podrían darte la respuesta.

Define tu Objetivo:

Nunca debemos enfrentarnos a una negociación sin antes haber definido claramente cuál es nuestro objetivo.

Definir el objetivo servirá para establecer el criterio de evaluación y establecer los parámetros de éxito o fracaso de la negociación, además será un factor primordial para determinar la estrategia a seguir.

Nunca debemos realizar una negociación sin haberla preparado a conciencia y con anticipación.

Define una Agenda:

Entre características de un buen negociador esta la buena administración del tiempo, este juega un factor determinante, todo empresario o dueño de empresa exitoso sabe que el tiempo es dinero, por ello cuando se negocia hay que ser lo más conciso posible y evitar al mínimo las divagaciones, y aún más importante, evitar que algunos puntos importantes sean omitidos.

Todo proceso de negociación efectivo debe contar con una agenda de contenidos predefinida con suficiente anticipación, así que antes de acudir a una negociación lo mejor es que establezcas los siguientes puntos:

=Quienes van a realizar la negociación (Investiga y conoce a tu interlocutor).

=Definir hora de inicio, tiempo de duración y finalización.

=Escribe una lista y define el orden de los temas que van a tratar.

Esto puede sonar muy sencillo, pero por no contar con una agenda de puntos a tratar, muchos han realizado muy malas negociaciones.

Sustenta tu Propuesta de Forma Creativa:

Al negociar debemos demostrar que nuestra propuesta es totalmente razonable y debemos demostrarlo aportando todas las pruebas necesarias para que no tengan dudas. Para hacerlo de forma correcta debemos tomar en cuenta a la persona con la cual estamos negociando y en base a su estilo definir las herramientas que podrás utilizar para sustentar tus argumentos.

Definir el tipo de interlocutor que tendremos puede marcar la diferencia para cerrar un trato, recuerda no es lo mismo negociar con un joven empresario para contratar un servicio de web hosting para tu página web, que con un proveedor de facturación electrónica, para cumplir con tus obligaciones fiscales.

Escucha a la Otra Persona:

Se dice que si tenemos dos oídos y una boca es para escuchar el doble de lo que hablamos. Por ello este consejo es sencillo y hasta cierto punto repetitivo:scucha, escucha y no te canses de escuchar, esta es una las características de un buen negociador.

Para que tengas éxito en este punto lo que debes hacer es estimular tu receptividad y tu capacidad de observación. Una manifestación de estas actitudes, es la “escucha activa”, es decir captar cada aspecto de la comunicación verbal y no verbal que realiza nuestro interlocutor, tratando de conseguir el significado correcto de los mensajes.

En la siguiente presentación podrás conocer más sobre la escucha activa

Mantente Relajado:

La mesa de negociación puede estar llena de agendas, emociones y egos. Los grandes negociadores saben cómo mantenerse relajados, sin importar la situación, esto les brinda liderazgo, mientras otras personas se sumergen en sentimientos personales.

Es normal que cuando una negociación no vaya por el camino deseado, se presenten emociones que afecten nuestro estado de ánimo, pero el control es fundamental para cumplir con los objetivos, así que mostrar una actitud mesurada denotará un mejor control de la situación y te brindará mayor margen de maniobra.

Cuando se llega un momento de la negociación donde la emoción juega un papel más importante que la razón, lo que un buen negociador hace es buscar una alternativa que evite una ruptura o estancamiento de la negociación para ello te brindo cuatro consejos:

Entiende el Juego: Cundo lleguemos a este punto, lo mejor es hacer una remembranza del tipo de persona con la que negociamos, sus fortalezas, debilidades, etc. esto nos permitirá establecer la forma de cómo presentar argumentos para contrarrestar los suyos.

Se Cauteloso con la Información: Hay que tener cuidado con la información que demos a conocer. Debemos divulgar sólo aquella información que no pueda ser utilizarla en nuestra contra.

Respeta el Poder del Silencio: En un proceso de negociación, cuando llega un momento en que no tenemos nada más de que decir, es preferible quedarnos callados. De esta manera, todo lo que hayamos dicho hasta ese momento cobrará mayor relevancia y obligaremos a nuestro interlocutor a opinar acerca de nuestra postura.

Haz Notar tu Intención a Retirarte: Si notamos que nuestro locutor ha dejado de lado lo racional, lo mejor es denotar nuestra intención de retirarnos, es posible que eche pie atrás y se vuelva más cooperadora.

Busca Conciliación: De ser posible buscar en un tercero la opción de que funja como conciliador, con el fin de que se reanude la plática.

Resume los Puntos Acordados:

Es muy importante hacer un resumen de los puntos acordados, antes del término de toda negociación, no es raro olvidar cosas importantes al final del proceso.

Recordando los puntos acordados, limitaremos la libertad de movimientos de la parte contraria y tendremos más oportunidades de ganar la partida.

Establece Todo por Escrito:

No podemos olvidar que el propósito de las negociaciones es llegar a un acuerdo formal por escrito, y no perder el tiempo contándole a la otra persona “una bonita historia” para perder el tiempo.

Desde el primer momento de la negociación, debemos hacer referencia a un documento que se creará frente a la otra parte. Por lógica este debe incluir todos los puntos del acuerdo para convertirse en algo real y palpable para todos los involucrados en la negociación.

Si primero hacemos una negociación y después creamos el documento, añadiremos a la transacción un tiempo innecesario. Debemos realizar el documento mientras negociamos, entonces estaremos preparados para pedirle la firma a la otra parte en el momento preciso en que se tome una decisión.

¿Quieres aprender a negociar como todo un profesional? Nosotros somos un centro de capacitación empresarial y ofrecemos educación financiera, te invitamos a conocernos sin costo alguno en un entrenamiento presencial, clic aquí…

Cómo saber si emprender es tu mejor OPCIÓN

sdfg

Cómo saber si emprender es tu mejor OPCIÓN

  • El foco se apagó. Últimamente muchos están debatiendo si un emprendedor nace o se hace. Sin importar de qué lado estés, tal vez te has dado cuenta de que muestras algunas características clásicas de emprendedor.
  • Siempre estás pensando. Los emprendedores nunca dejan de meditar. Es una bendición y una maldición al mismo tiempo. Si exhibes este comportamiento, tal vez es tiempo de seguir adelante y hacer algo para poner tus pensamientos en acción.
  • Eres apasionado. Si hay un concepto de negocio que se queda contigo y del que estás enamorado, puedes convertirlo en una realidad. Los emprendedores y los dueños de negocios sienten pasión por lo que hacen y harán lo posible para cambiar su visión sobre un producto o servicio para que el resto del mundo lo disfrute.
  • Eres independiente. Esto no significa que eres alguien extraño o que no sabes cómo pedir ayuda. Significa que puedes resolver tus problemas. Ahora es momento de que te sientas lo suficientemente independiente para construir una compañía.
  • Estás motivado. No siempre necesitas algo o a alguien para seguir adelante. Te despiertas todos los días y haces lo necesario. Este sentido de automotivación puede conducirte a iniciar y llevar a cabo el lanzamiento.
  • Eres organizado. Manejar un negocio requiere muchas habilidades desde su organización. En algún punto tal vez quieras o necesites contratar a algunos expertos, como contadores o abogados, pero al principio puedes confiar en ti mismo para llevar las finanzas, delegar las responsabilidades y presentar ideas a los inversionistas. No puedes hacer nada de eso sin tener cierto orden.
  • Sientes la necesidad de ayudar a la gente. Si quieres ofrecer un producto o servicio, considéralo una señal de que estás listo para tener una empresa. Este deseo de ayudar a las personas para que mejoren sus vidas, puede ayudarte en los altos y bajos de manejar una operación.
  • Estás seguro de que puedes construir un mundo mejor. Tal vez es tu confianza o tu ego apareciendo, pero puedes darte cuenta de que puedes hacer de este mundo un lugar mejor.
  • Te sientes atrapado en tu trabajo. Si tienes miedo de despertar cada mañana entonces tal vez no te sientes completo. Un ascenso u otro trabajo pueden mejorar el problema, pero muy en el fondo no lo resuelven por completo. Averigua si necesitas ser tu propio jefe o si sólo quieres hacer algo diferente.
  • Sientes que necesitas probar tu visión. Digamos que tienes una idea, pero todos te están diciendo que no se puede hacer. ¿Qué harás con esa situación? Esta experiencia tal sea motivación suficiente para ignorar a los pesimistas.
  • Quieres crear un nombre por ti mismo. Algunos de los emprendedores más importantes y dueños de negocios se dieron cuenta que querían algo más de la vida. Steve Jobs sabía que era especial. Si también te sientes así, entonces grandes cosas podrían salir de eso.
  • Siempre has querido ser tu propio jefe. No importa si eres un obsesivo del control o no te gusta que te ordenen cosas, te diste cuenta de que siempre has querido ser el jefe.
  • La contratación de trabajadores independientes va en aumento. Según diversos reportes, el número de trabajadores independientes (freelance, contratistas, dueños de negocios) está en aumento, se espera que crezca un 40 por ciento para el 2020.
  • Tu campo carece de trabajos. Las contrataciones en tu área pueden estar congeladas. En lugar de esperar o aceptar un trabajo que requiere menos habilidades de las que tienes, estás considerando tener tu propio negocio.
  • Puedes tomar riesgos. Si eres soltero o no tienes hijos, tal vez no tengas que preocuparte de mantener a otros. Aprovecha este tiempo en tu vida cuando tengas la oportunidad de aventurarte un poco.
  • No soportas ir todos los días al trabajo. Si te sientas en el tráfico todos los días algo enojado, tal vez puedas poner un negocio en tu casa. Después de todo, las empresas más exitosas han sido lanzadas desde los garajes.
  • Tienes una increíble ética laboral. Si no te importa trabajar 12 horas al día múltiples veces a la semana (como lo hacen todos al iniciar los negocios) entonces ¿por qué no hacer algo que te entusiasme?
  • Te gusta la incertidumbre. Eres el tipo de persona que se emociona cuando explora lo desconocido. Si fundas un negocio puede ser que dejes de estar aburrido de hacer un trabajo que te tiene harto. Soy este tipo de persona y estoy orgulloso de eso.
  • Siempre ves algún potencial. No importa dónde estés o lo que estás haciendo, sientes la necesidad de hacer mejoras. Ahora entiendes que, como dueño de una compañía, puedes tener un gran potencial, hacer dinero o mejorar la vida de otros.
  • Más proyectos van a los empresarios. Si ves a un jefe actual contratar a gente de fuera para un trabajo que sabes que puedes hacer mejor, haz algo al respecto y aventúrate por tu cuenta.
  • Quieres ser parte de un equipo. Tal vez quieras construir tu propio grupo de empleados de la nada con personas que compartan tu visión y que estén dispuestas a embarcarse en un viaje contigo.
  • Odias trabajar con los otros. Si no puedes soportar tomar órdenes, odias a tu jefe/a y todas sus demandas, comienza a planear tu estrategia de salida para convertirte en tu propio jefe.
  • Llegaste al punto de la desesperación. Cuando inicias un negocio no debería ser sólo por el dinero, a veces ese es el caso cuando tu espalda está contra la pared. Las cuentas están apilándose y necesitas poner comida sobre la mesa. Ese sentido de desesperación puede ser suficiente para llevarte a hacer algo increíble.
  • Quieres crear trabajos. En estos tiempos difíciles ves que no hay suficientes empleos para los colegas con los que estudiaste o trabajaste. Si confías en estas personas y conoces sus talentos, tal vez desees ayudarlos al crear una empresa que los acepte.
  • Deseas desarrollar un producto o servicio que no está disponible todavía. Eres un solucionador de problemas. Has experimentado un momento de realización que un producto o servicio no está en el mercado. Podrías usar ese momento para inspirarte a convertir una idea en una realidad.
  • No soportas estar en una oficina. Si te sientes restringido en tu lugar de trabajo podrías liberarte y trabajar donde quieras en tu empresa.
  • Quieres tener tu propio horario. Tal vez eres más productivo de las 4 a.m. hasta las 9 a.m. o eres un búho nocturno. En lugar de que
    te digan cuántas horas trabajar y cuándo tomar descansos o vacaciones, podrías finalmente determinar tu horario.
  • Eres creativo. Si estás cansado de que tus ideas se vayan a la basura, puede ser tiempo de salir y expresarte al tener el negocio que imaginaste.
  • Necesitas inspirar. ¿Eres la persona a la que todos acuden cuando necesitan algún consejo? ¿Te gusta ese rol? Tener un negocio te da la oportunidad de inspirar a la gente que te rodea.
  • Quieres tener un legado para tus hijos. Tienes hijos y estás pensando en dejarles algo de los que estén orgullosos. Aunque no quieran hacerse cargo de la empresa familiar, pueden ser testigos de cómo tu trabajo duro y dedicación brindaron frutos.
  • No te importa ensuciarte las manos. Tienes que hacer mucho trabajo sucio como dueño de un nuevo negocio y eso no siempre es agradable. Pero si no te molesta, entonces ¿por qué no haces esas cosas por ti y no por otras personas?
  • Buscas un nuevo reto. Tal vez te has estrellado contra la pared y te has aburrido mucho. Esa no es siempre la mejor situación si eres alguien buscando un nuevo reto. Empezar tu propia compañía es retador, deberías satisfacer esa necesidad.
  • Eres capaz de resolver problemas. ¿Eres el tipo de persona que asume la responsabilidad de resolver problemas? No se trata sólo de hacerlo, sino de encontrar una mejor solución.
  • Te gusta adquirir nuevas habilidades y conocimientos. Algunas personas no pueden saciar la sed de aprender cosas nuevas. Tal vez no adquieras eso de hacer el mismo trabajo durante años. Pero puedes tener esa experiencia como dueño de un negocio.
  • No te importa el multitasking. Hay gente que puede hacer muchas cosas al mismo tiempo. Si eres de aquellos que no colapsan bajo presión, estás en el camino correcto.
  • No le tienes miedo al fracaso. Como dueño de un negocio tal vez tengas que enfrentar pronto el fracaso. Si eso no te asusta, úsalo como señal.
  • Puedes tener un trabajo seguro. Estás dándote cuenta que una de las peores cosas sobre trabajar para alguien más es contemplar la posibilidad de ser despedido o de que la empresa sea vendida. ¿Por qué no asegurar tu futuro?
  • Hay un vacío que llenar. Si te das cuenta no sólo que hay un mercado sino que no hay nadie capitalizando una idea en particular, tal vez seas el que pueda hacer algo diferente.
  • Una gran cantidad de talento te rodea. Aunque sólo seas un egresado o estés trabajando, estás rodeado de mucha gente habilidosa que parece estar desperdiciando su talento. Posiblemente seas capaz de atraerlos para unirse a tu startup al ofrecerles una sociedad, acciones, un ambiente divertido o crecimiento laboral.
  • Estás pensando ¿si no es ahora, cuándo? La procrastinación tal vez sea uno de los peores asesinos de una startup. En lugar de arrastrar tus pies, puedes poner la pelota en movimiento para esa idea de negocio ahora mismo.
  • Entiendes los incentivos fiscales. Los dueños de pequeños negocios son elegibles para los incentivos fiscales. Si no quieres quedarte fuera es hora de empezar a trabajar. Quizás puedas comprarte aquella computadora o smartphone que has estado viendo.
  • Te das cuenta que quieres ver resultados. Cuando trabajas para alguien más, puede ser difícil ver como tu duro trabajo beneficia tu compañía. Si quieres ver resultados directos de tus acciones, tener tu negocio puede darte una oportunidad.
  • Te relacionas bien con la gente. A veces sólo quieres salir y hacer networking. Desafortunadamente tu posición actual no permite eso. Si eres alguien que gusta la gente, entonces tener tu propio negocio puede darte una razón para hacer networking.
  • Estás cansado de sentirte ahogado. Es común cuestionar tus valores sobre el trabajo así como de tu vida personal. Si sigues sin tener un ascenso o sientes que te estrellaste contra una pared, tal vez sea momento de aventurarte por tu cuenta.
  • Eres un líder de nacimiento. Tener una gran idea es una cosa. Ser capaz de comunicarla y convencer a los otros para subir a bordo es otra. Si tienes habilidades de liderazgo para rodearte de personas y motivarlas, considera iniciar tu propia aventura.
  • Te gusta buscar emociones. A algunas personas les gusta jugar a lo seguro. Tú, por otra parte, eres del tipo aventurero. Nada es más emocionante que el que se te ocurra una idea laboral y lograrla en medio de todas las incógnitas y las altas y bajas.
  • Puedes usar tu conocimiento en las calles. Si eres de esas personas con diversos conocimientos, así como habilidades profesionales, tal vez puedes poner esos talentos a trabajar en algo que realmente te emocione.
  • Los emprendedores pueden aprovechar muchas herramientas y consejos. Eres consciente que hay muchos recursos online para ayudar a los nuevos dueños de negocios.
  • Estás listo para ser liberado. Durante cierto tiempo tu emprendedor interno ha estado molestándote. ¿Por qué no lo liberas? Una vez que lo hagas tal vez te sorprendas de lo feliz que eres.
  • Siempre has querido hacer algo que disfrutes. Thomas Edison dijo: “Nunca trabajé un solo día de mi vida. ¡Todo era diversión!”. Mucha gente exitosa ha hecho cosas similares. En lugar de sólo pensar en hacer algo que te haga feliz, ten fe y persigue tu visión de startup. Si sigues tu sueño, todo caerá en su lugar.

Si después de leer todo esto, sigues con la idea de emprender, nosotros te ayudamos con un entrenamiento presencial gratuito para todos aquellos que quieran iniciar un proyecto de negocio desde cero, más info aquí…

20 hábitos que te impiden ser MILLONARIO

art2

20 hábitos que te impiden ser MILLONARIO

La mayoría de nosotros, incluyéndote, tenemos malos hábitos que se interponen a lo largo de este camino. Si eres capaz de abandonar los siguientes hábitos, debes ser capaz de entender que el convertirte en millonario no es una idea tan alejada de la realidad como crees. Todos queremos serlo.

  1. Dormir cuando no debes

Si te levantas hasta el mediodía y trabajas 12 o más horas por día para compensar que comenzaste tarde. Aquí está la cosa. Entiendo perfecto, porque luché con eso durante años. No todos somos personas activas por la mañana. Yo, aún me quedo en cama durante las mañanas frescas y lluviosas.

Las personas exitosas son conocidas por despertarse temprano, generalmente antes que todos en su casa, de esta forma pueden empezar desde primera hora a poner en marcha el trabajo, ponerse al día en las noticias, responder correos electrónicos y hacer ejercicio sin sacrificar el tiempo que pasan con su familia.

  1. Descuidar tu salud

Cuando no estás saludable, estás cansado, menos productivo, más estresado y mucho más propenso a enfermarte. ¿Cómo puedes enfocarte en la construcción de tu salud, si luchas contra esos factores todos los días?

  1. No leer

Las personas con dinero, invierten su tiempo y esfuerzo necesario en ampliar su conocimiento, mantenerse al día con las noticias y tendencias dentro de su industria, aprender de otros y encargarse de seguir innovando.

Como escribió Lipovsky, la lectura trae diferentes perspectivas, te permite obtener varios puntos de vista que a su vez ampliarán el tuyo, dándote el empuje necesario para soñar en grande y motivarte para nunca renunciar.

  1. Depender de una sola fuente de ingresos

Las personas con mucho dinero tienen varias fuentes de ingresos. Lo que significa que para aquellos de nosotros que aspiramos la riqueza, tenemos que invertir parte de nuestros ingresos en pagar nuestras deudas, y reservar para el retiro e invertir.

Esto no significa que tengas que conseguir un segundo trabajo mientras esperas resultados (no es una mala idea hasta que tengas una mejor opción). Podría ser algo que te apasione, como escribir sobre tecnología. Puedes hacerlo a través de un blog y empezar a ganar un ingreso pasivo a través del mercado.

  1. No establecer un presupuesto

Todo el mundo necesita crear un presupuesto y adherirse a él, pero, por desgracia, existen muchas personas que no lo hacen. Puesto que no pueden ver si están gastando más de lo que ganan con exactitud, a menudo les trae problemas financieros. Si notas que este es tu caso, entonces necesitas comenzar a reducir los gastos innecesarios y debes hablar con un asesor para que te reivindique.

  1. No pensar a futuro

No ahorrar y gastar más de lo que ganas, genera pobreza a largo plazo sin la esperanza de poder escapar.

  1. No prestar atención a pequeños gastos

Puedes pensar que gastar $40 al día en una taza de café no tiene ningún efecto en tu monedero. Lo mismo pasa con esa membresía de $500 del gimnasio que casi nunca usas. Pero, a pesar de que en el esquema de las cosas estos son gastos pequeños, aunque no lo creas, se suman rápidamente.

Una vez más, por esta razón es que un presupuesto es tan útil. Te ayuda a administrar estos pequeños gastos para que puedas ajustarte y enfocarte en las cosas importantes. Recuerda sólo mantener las suscripciones que en verdad uses.

  1. Salir con la gente equivocada

Reemplaza a las personas tóxicas y negativas de tu vida por aquellas que son optimistas, que te motivan y te apoyan. “En la vida, sólo conseguirás el éxito si te rodeas de las personas correctas”, dice Corley.

  1. Posponer

Una cosa es decir que quieres convertirte en millonario y otra muy diferente es empezar a hacerlo. Si quieres salir del estancamiento financiero, entonces necesitas tomar medidas tan pronto como sea posible. Si te sientas con un profesional financiero para ajustar tu presupuesto, este sería un gran paso para comenzar a hacer en lugar de hablar.

10. Beber y apostar

“No hay nada como hacerte rico de manera rápida”; “El éxito financiero toma tiempo, iniciativa y requiere de un esfuerzo implacable”; “Aquellos que apuestan, se engañan al pensar que hay un atajo para alcanzar el éxito”, escribe Corley.

En cambio, los millonarios “crean el hábito de perseguir sus sueños y sus objetivos”.

Por otra parte, el consumo excesivo de alcohol impide que te conviertas en millonario ya que perjudica tu memoria, la capacidad de pensar con claridad y tu salud. Eso no quiere decir que ocasionalmente no puedas beber una copa de vino o una cerveza. No hagas de la bebida un hábito.

11. Ver demasiada televisión

“La gente rica tiene televisiones pequeñas y bibliotecas grandes. La gente pobre tiene bibliotecas pequeñas y televisores grandes”, dijo una vez Zig Ziglar.

12. No encontrar un mentor

Estoy seguro de que si hubiera encontrado un mentor años atrás me habría vuelto rico desde entonces. ¿Por qué lo creo? Podría haber aprendido de los éxitos y errores de alguien que se ha desarrollado en esos terrenos, sus consejos podrían haberme ayudado a omitir tantas equivocaciones que he experimentado y en su lugar pude haber obtenido algún beneficio.

En lugar de salir a conseguir un mentor, abre los ojos, están a tu alrededor. Puedes tomar el consejo de un profesor de la universidad o de tus padres.

13. Permanecer en tu zona de confort

Tomar riesgos y salir de tu zona de confort es inquietante. Lo entiendo. Pero hasta que des ese salto encontrarás el éxito financiero. Este es un hábito que le funcionó muy bien a Bill Gates, Richard Branson, Larry Ellison y Warren Buffet.

“La búsqueda de la riqueza requiere de riesgos, la mayoría de las personas no se lo hacen, por eso no son ricos”, dice Corley.

14. No hacer preguntas

No lo sabes todo. Por un momento deja de lado tu ego. Odio ser el portador de las malas noticias, pero eso es un hecho y te impedirá ser rico hasta que lo afrontes.

Aprendí de la manera difícil que intentar adivinar el futuro conduce al fracaso y a tomar malas decisiones. Si no estás seguro acerca de alguna inversión o de una idea para tu negocio, no dudes en pedir retroalimentación y asesoramiento.

15. Ser consumido por el fracaso

Los empresarios portan el fracaso como una insignia de honor. Eso no significa que disfrutan o quieran fallar. Concluir un negocio y perderlo casi todo es una basura, pero esos golpes de la vida son necesarios para llegar a ser tan fuerte como se pueda.

No te confundas. El fracaso es horrible. Pero no debes dejar que eso te detenga. Toma riesgos, y, si fallas, aprende de tus errores y avanza.

16. No establecer metas diarias

Uno de los mejores hábitos que adopte durante los últimos años fue escribir diario y a primera hora de la mañana mis metas. Esto me inspira y me alienta para lograr mis objetivos.

Descubrí que establecer objetivos diarios, ayuda a priorizar desde los más importantes hasta lo menos importantes. Por ejemplo, en lugar de buscar mis facturas vencidas de $100, me enfoco en una o dos de $1.500. Priorizar significa hacer lo que en verdad importa.

17. Pensar negativamente 

“El éxito a largo plazo sólo es posible cuando se tiene una mentalidad positiva”, escribe Corley.

18. No ahorrar 

“Un trabajo nunca te hará rico. Tampoco ahorrar todo tu dinero en una alcancía. Entonces, ¿cómo construyes la riqueza?”, pregunta Brandon Turner, vicepresidente de crecimiento de BiggerPockets.com.

Entonces, ¿Cómo se logra? A través de bienes materiales como un negocio rentable, una cartera de acciones en crecimiento o invertir en el derecho de bienes raíces.

Recuerda, tu coche y tus juguetitos son responsabilidades que te quitan los ingresos de tu futura riqueza. Enfócate en adquirir cosas que te darán dinero a largo plazo.

19. Crear excusas 

Las excusas fueron uno de los mayores obstáculos entre la riqueza y yo. Crear excusas es fácil cuando estamos tratando de entender por qué tenemos tantas deudas y si no tenemos un ingreso de seis cifras. Decir que queremos “vivir el momento” es una excusa para no trabajar y crear un mejor futuro. Deja de inventar excusas y comienza a trabajar.

20. No seguir la Regla 70/30.

Jim Rohn, una de las principales figuras de autoridad en los negocios del condado, tiene una fórmula sencilla para acumular tu riqueza.

“Después de pagar tus impuestos, aprende a vivir con el 70 por ciento de tu ingreso para tus necesidades y lujos”, “es importante ver cómo asignas el 30 por ciento restante después de eso”. Menciona Rohn.

Rohn sugiere dar un tercio a la caridad, un tercio a las inversiones de capital y el último tercio para los ahorros. No notarás nada al principio, pero “deja que pasen cinco años y las diferencias serán notables. 10 años después, serán completamente sólidas”.

 

Te invitamos a un entrenamiento presencial gratuito que cambiara tu mentalidad del dinero y de como hacer negocios, ideal para todo aquel que quiera iniciar un negocio y no tenga idea de como, mas info aquí.

Secretos de emprendedores MILLONARIOS

art1

Secretos de emprendedores MILLONARIOS

Los emprendedores millonarios se enfocan en las prácticas de negocios que producen mayores resultados. Cuando decidas en qué invertir tu tiempo, dinero y esfuerzos, deberías preguntarte cuál es la recompensa. Una vez que hiciste la inversión, si el retorno no es suficiente, busca la manera de hacer tu proyecto rentable, o deséchalo.

Los millonarios tienen seis secretos para garantizar una buena recompensa. Toma nota:

  1. Todo es marketing

El éxito de una empresa se basa más en la mercadotecnia que en el producto mismo. Todo es marketing: desde hacer contactos en una fiesta hasta el nombre de tu marca, vestimenta y vocabulario. Toma en cuenta las siguientes claves para ser un genio dentro de tu organización:

 

Aprovecha todas las oportunidades para hacer marketing. Nunca sabes dónde puedes conocer a un nuevo cliente, podría ser en un elevador o en un restaurante.

Sé tu propio fan. Da a conocer tus logros. Para muchas personas, este es un tema difícil pero, si no lo haces tú, ¿entonces quién? Con humildad, hazle saber a la gente cuando tu negocio gane un premio o cuando lances un nuevo producto. Anunciar tus logros también permite que tus clientes sepan que apostaron por un ganador.

Tus clientes actuales son tus mejores prospectos. Es mucho más costoso conseguir un nuevo cliente que retener uno actual.

Nunca dejes de hacer marketing. Sin importar qué tan exitoso seas, siempre es momento para hacer promociones, llamar a nuevos clientes y optimizar tu sitio web.

 

  1. Las mejores ideas vienen de quien sea

 

El 95% de los CEOs ignora la opinión de sus empleados sobre ciertos temas. Sin embargo, esos trabajadores son los que están en contacto día a día con los clientes y los productos. Las ideas más brillantes son generadas por la persona menos esperada, y nunca sabrás qué está pensando con tu equipo a menos de que preguntes.

 

Una buena opción es realizando juntas periódicas de lluvias de ideas con todo tu personal, en las cuales todos puedan expresar sus opiniones, comentarios, estrategias e ideas para nuevos productos o servicios. Todos deben trabajar como equipo y mantener esta actitud, aun fuera de la oficina. No te limites a los expertos, recuerda que puedes aprender de cualquiera y lo mejor es aprovechar el talento en tu misma empresa.

 

  1. Hacer networking no significa trabajar

 

Muchos nuevos empresarios pasan más tiempo haciendo contactos que trabajando. Los emprendedores millonarios seleccionan con cuidado a las personas con las que se deben relacionar, por eso no los encontrarás en eventos de networking; ellos están ocupados trabajando en sus compañías.

 

La gente con la que realmente necesitas relacionarte no estará en estos eventos. Busca empresarios que se encuentren arriba de tu nivel; interactúa con aquellos que ya tuvieron éxito. Nunca confundas hacer networking con socializar.

 

  1. No te subestimes

 

Los compradores inteligentes entienden que lo barato sale caro. Por eso, si quieres que te compren, dale valor a tus productos. Crea productos innovadores y de calidad y ofrece el mejor servicio a tus clientes. La competencia puede copiar tus ideas, pero nunca podrá duplicar la experiencia de compra.

 

Sobre todo, debes crear ganancias. Una empresa tiene que ser rentable, de otra forma no es una empresa, es caridad. Los emprendedores millonarios están dispuestos a empezar en pequeño y crecer lentamente, sin embargo siempre deben tener la intención de ganar dinero.

 

  1. Espera dificultades

 

Los emprendedores millonarios saben que no importa qué tan exitosos sean, toda empresa se puede hundir. Debes estar preparado para que incluso icebergs gigantes no te hundan.

 

Existen los obstáculos, pero debes aprender a sortearlos antes de fracasar. Iniciar en pequeño, es mejor que no iniciar. Si nunca dejas el muelle, nunca tendrás una empresa que mantener a flote.

 

  1. Compite sólo contigo mismo

 

Innova, no imites. Para sobresalir en los negocios, debes estar consciente de tu competitividad y capacidad para tener éxito. Compite contra tus mayores logros y éxitos, sólo así te te convertirás en el líder que los demás imiten.

 

¿Te gustaría educarte y entrenarte en el mundo de los negocios, inversiones y finanzas? Nosotros te enseñamos, somos un centro para emprendedores y empresarios, conoce nuestras actividades del mes, da clic aquí

Cosas que nadie dice de EMPRENDER

art2

Cosas que nadie dice de EMPRENDER

  1. Hay una sensación de aislamiento bastante profunda. Todos estamos acostumbrados a formar parte de un grupo de referencia. Cuando eres un empleado de un negocio establecido, tienes a tus colegas. Cuando estás en la universidad, tienes a tus compañeros de clase. Pero cuando inicias un negocio, prácticamente estás tú solo. Si tienes suerte, podrías emprender junto a un socio o cofundador, pero eso es todo. Existe una tremenda sensación de aislamiento y soledad que viene con no tener este grupo de referencia. No a muchas personas les gusta hablar de ello, ya sea por vergüenza o porque simplemente no va de acuerdo con el tipo de personalidad de un emprendedor exitoso. Sin embargo, el aislamiento y la soledad son muy reales.

 

  1. Muchos negocios brindan un estilo de vida y un empleo, pero no proveen bienestar económico. Por ejemplo, muchos restauranteros probablemente se llevan a casa un ingreso que no es mayor que el que obtendrían como manager de una cadena popular. Eso es importante de entender, porque pensamos en los emprendedores como personas con dinero, pero la realidad es que muchos de ellos tienen otro empleo y les cuesta ser rentables.

 

  1. Generalmente se requieren muchos años para construir un negocio. He dirigido tres negocios en toda mi vida; uno muy simple, uno moderadamente simple y otro bastante complicado. En el primero, me tomó un año obtener ganancias. En el segundo, tres años. Y para conseguir que el tercero y más complicado fuera rentable y escalable, nos tomó seis años de esfuerzo. Incluso Facebook existió cinco años antes de ser rentable. De igual manera, a la mayoría de los emprendedores les toma años para construir un negocio.

 

  1. Tienes que administrar personas. Cuando estás dirigiendo un negocio, constantemente estás administrando, y no sólo empleados, sino también proveedores y clientes. Siempre eres el ‘malo’, estás tomando decisiones difíciles, y de muchas maneras, estás solo con tus decisiones. Eres el que comunica las malas noticias y el que encuentra los problemas que necesitan resolverse. Administrar gente no es nada fácil, y no siempre es algo natural para las personas. Sin embargo, es parte crítica para ser un emprendedor y un líder exitoso.

 

Conclusión: Si amas lo que haces y te encanta tu negocio, ser emprendedor puede ser algo increíble. Es algo excelente para el país y tu localidad, pero también debes reconocer que no será lo mismo a como lo pintan los medios.