El secreto para recuperar a los clientes PERDIDOS

KKKK

El secreto para recuperar a los clientes PERDIDOS

Muchas veces nos encontramos con la problemática de recuperar a los clientes que una vez tuvimos. La empresa como nuestra profesión se verían beneficiados en gran medida si logramos ese objetivo. Sin importar las razones del cliente para dejar tu producto o servicios.

Usualmente, las startup’s se centran en cautivar a un gran número de clientes potenciales haciendo todo tipo de inversión que logran superar grandes sumas. Todo esto se traduce como algo bueno para darle un nuevo interés a ese cliente que una vez tuvo el servicio que has ofrecido. Principalmente porque ya te conocen y aplicando ciertas metodologías nuevas, todo se traduciría positivamente.

Por otro lado, el captar la atención de nuevos clientes se traduciría en inversiones constantes de publicidad para cautivarlos y que conozcan el producto. Cuando ya te hayan conocido, lo siguiente será enamorarlos con la mejor calidad.

Y si se pierden ¿Cómo recuperar a los clientes perdidos?

Mensajes de texto

Perder a los clientes es un problema, pero, no todo está perdido. Lo primero que deberás hacer es crear una base de datos con todos los clientes que tengan el interés por productos similares a los tuyos. O sea, deberás determinar qué clientes deseas recuperar… sí los que te compraron una vez o aquellos que jamás optaron por tus productos.

Podrías utilizar un envío masivo de SMS para alcanzar a tu público. Al ser un SMS, hay más probabilidad de que sea leído por tratarse del teléfono móvil. Este método es usado por muchas empresas para atrapar nuevos clientes.

Email Marketing

Las personas utilizan a diario este método, por ende, podrías diseñar una campaña de email que vaya acorde a tus necesidades. Posiblemente, todo esto puede ayudarte en gran parte a cautivar tu audiencia. Es parecido a lo anteriormente mencionado, pero, deberás crear una base de datos.

Notificaciones Push

En caso de que tu empresa posea una aplicación móvil, deberías aprovechar ese recurso para buscar clientes. Usar las notificaciones push sería un buen método porque aparecería como notificación en el teléfono inteligente.

¿Te interesan los temas de emprendimiento? Nosotros somos un centro de entrenamiento para emprendedores y empresarios con cursos y talleres que te ayudaran a sacar a delante tu idea de negocio o potencializar ese que ya tienes, mas info aquí…

Cómo atraer a tus primeros CLIENTES

mnb

Cómo atraer a tus primeros CLIENTES

A todos nos ha pasado alguna vez, pero hay una solución sencilla.

Tienes que evitar caer en el pesimismo y mejor ponerte a buscar alternativas.

1.- Conoce e Identifica a tu Cliente Ideal

El primer paso será conocer bien a nuestros clientes potenciales.

Para ello debemos crear un Buyer Persona, es decir, determinar cuál es su perfil exacto (edad, género, gustos, preferencias, estilo de vida, etc.)

De esta forma, podremos centrarnos en ofrecerles lo que realmente necesitan.

Una vez sepamos su perfil, podemos empezar a elaborar mensajes específicos que promocionaremos en aquellos lugares en donde se encuentre nuestro cliente ideal: redes sociales, foros o lugares físicos.

2.- Aprovecha el Internet para Generar Confianza

¿Cómo consigo que me compre un cliente que no me conoce?

Cuando empezamos con un negocio nuestros primeros clientes suelen ser personas cercanas; familiares amigos, vecinos etc.

Lo complicado es cuando tienes que ampliar tu mercado y te das cuentas que es difícil que confíen en ti porque no te conocen.

Una solución para generar esa confianza que tanto falta al principio es crear un blog propio donde puedas hablar de tu negocio y vincularlo con las redes sociales de tu empresa.

3.- Crea una página web para mostrar quién eres y qué haces

Un sitio web te permitirá ponerte en contacto con tus clientes, ofrecer un buen servicio de atención al cliente e incluso realizar ventas online.

Tu página web se convertirá en tu casa, ahí podrás crear muchas estrategias para atraer clientes nuevos:

Puedes crear contenidos.

Publicar videos.

Vincularla con tus redes sociales.

Crear catálogos.

Tienda en línea.

Blog.

No te olvides de algo muy importante; De nada sirve tener una web si no la desarrollan con base en objetivos claros.

Un error que debes evitar es tener un sitio web obsoleto, desactualizado y que no aporte nada a tus clientes, esto te restará profesionalismo.

 

4.- Ve más allá; Crea una estrategia de Email Marketing / Newslatter

Para crear una newsletter es necesario que previamente tengas creado un blog o sitio web en donde coloques formularios de suscripción.

Una buena estrategia para conseguir suscriptores es creando contenidos de calidad y/o obsequios para tu comunidad.

5.- Lo clásico nunca pasa de moda; Promociónate

Esta técnica requiere un pequeño desembolso, pero siempre funciona para atraer tus primeros clientes.

Piensa en un artículo que puedas comprar en grandes cantidades por un precio bajo y promociona el logo de tu negocio y los datos de tu empresa para que puedan contactarte.

6.- Regala algo y muestra la calidad de tu producto o servicio

Algo que funciona muy bien y genera confianza son las muestras gratuitas, así podrás demostrar lo bueno que es tu servicio o producto.

Seguro que alguna vez te han dado en la calle una muestra de un producto que desconocías.

Probar algo antes de comprarlo hace que depositemos más confianza y estemos más seguros de nuestra compra.

En el área digital puedes hacer un video tutorial o un eBook, así podrás demostrar que eres un experto en esa materia.

7.- Ofrece descuentos atractivos y exclusivos

Una buena estrategia es crear promociones especiales para los primeros clientes.

Por ejemplo, crea promociones el primer mes de apertura, así asegurás que prueben y conozcan tu producto.

Registras quiénes son tus primeros clientes e intenta fildelizarlos con un trato excelente.

8.- Desarrolla estrategias de Recompensa

Utiliza un sistema de recompensas para retener a tus primeros clientes.

Si generas en su cliente una sensación de recompensa y atención, podrás crear mayor lealtad hacia tu nueva marca

9.- Haz networking; Siempre puedes encontrar aliados

Acude a las charlas y conferencias de tu sector para hacer Networking

Al final de cada una habla con los asistentes y ofrecerles información de tu negocio.

Reparte tarjetas de visita y haz que se acuerden de ti y quieran contactar contigo para pedirte más información.

¿Te interesan los temas de negocios, inversiones y finanzas? nosotros somos un centro de capacitación para emprendedores y empresarios, te invitamos a conocernos en un entrenamiento presencial gratuito, más info aquí…

6 Aspectos Imprescindibles para Hacer de tu Negocio algo GRANDE

w

6 Aspectos Imprescindibles para Hacer de tu Negocio algo GRANDE

1.- Tener bien definida tu gran visión empresarial

Uno de los aspectos más potentes para dotar a tu negocio de foco y orientación. Tienes que saber, en todo momento, hacia dónde quieres ir con tu empresa. Esto tan sólo lo puedes conseguir si tienes claro hasta dónde quieres llegar con tu negocio.

Tu visión debe ser motivadora e inspiradora. Debe ser real, que te haga sentir que construyes y luchas por algo que realmente quieres y que, para ti, merece la pena. Debe ser potente y estar construida bajo aquello que más desees para que te impulse a seguir peleando sean cualesquiera los obstáculos que se presenten.

2.- Márcate pequeños objetivos

No pretendas llegar a la cima de la montaña sin dar un primer paso, y luego un segundo, y más tarde un tercero… Es decir, no quieras conseguir de la noche a la mañana y sin cero esfuerzos todas tus grandes metas sin antes realizar los pasos previos necesarios.

Aplica el siguiente dicho en tu negocio: “divide y vencerás”. Divide tus metas, tu gran visión en objetivos más pequeños, en pasos concretos que te llevarán, poco a poco, a alcanzar todo aquello que deseas. Eso sí, cada uno de esos pasos, cada uno de esos objetivos más pequeños, SIEMPRE, y remarco, SIEMPRE, deben ir encaminados a conseguir tu gran visión.

3.- Apuesta por tus sueños

Tú eres quién define tu gran visión. Tú eres quién construye día a día para llegar a conseguir aquello que deseas. Eres tú quien marca metas y quien guía a la empresa hacia donde quiere. Sé valiente y no tengas miedo a equivocarte. Toma decisiones y apuesta por aquello que crees. Ten presente siempre donde quieres llegar y lucha por ello.

4.- No te disperses con otros proyectos que te aparten de tu foco empresarial

Muchos empresarios no tienen claro lo que quieren construir, o lo que desean cuesta más esfuerzo del que están dispuestos a asumir. Es por ello que ven oportunidades de negocio donde no las hay, apuestan por acciones que son pura distracción, realizan colaboraciones fallidas y caen con facilidad en la trampa de ampliar de forma desorbitada sus líneas de negocio.

5.- Define estrategias y acciones que vayan encaminadas hacia la consecución de tus objetivos:

Bien es cierto que hay empresas de mucho éxito que no tenían definida explícitamente una estrategia, pero te puedo asegurar que saber qué, cómo, cuándo, dónde y porqué “hacer” te ayudará a impulsar tu negocio.

Las estrategias y acciones que definas deben ir encaminadas hacia la consecución de tus objetivos. Si no, no sirven de nada. Crear un catálogo de clientes, hacer una presentación para ventas, hacer un curriculum de la empresa, planear una página web, etc. pueden ser algunas de las tareas preparatorias con las que puedes comenzar.

Iniciar con una página web puede ser una alternativa viable, pero debes asegurarte que el sitio cumpla con todos los elementos necesarios para que en verdad funcione.

6.- EJECUTA e implementa TODO lo planificado

De nada sirve tener claridad empresarial, foco y orientación si no pasas a la acción. Está bien definir, pensar, diseñar, marcar qué, cómo y cuándo “hacer”, pero debes ser consciente de que si no pones en práctica todo lo estipulado no te va a servir de mucho. Hay muchos tipos de empresarios, pero todos aquellos que triunfan son “hacedores”. No paran quietos, implementan, prueban, analizan, corrigen y vuelven a implementar.

 

¿Te interesa capacitarte en el mundo de los negocios? nosotros somos un centro de capacitación para emprendedores, te invitamos a conocernos en un entrenamiento presencial gratuito, da clic aquí…

Cómo saber si emprender es tu mejor OPCIÓN

sdfg

Cómo saber si emprender es tu mejor OPCIÓN

  • El foco se apagó. Últimamente muchos están debatiendo si un emprendedor nace o se hace. Sin importar de qué lado estés, tal vez te has dado cuenta de que muestras algunas características clásicas de emprendedor.
  • Siempre estás pensando. Los emprendedores nunca dejan de meditar. Es una bendición y una maldición al mismo tiempo. Si exhibes este comportamiento, tal vez es tiempo de seguir adelante y hacer algo para poner tus pensamientos en acción.
  • Eres apasionado. Si hay un concepto de negocio que se queda contigo y del que estás enamorado, puedes convertirlo en una realidad. Los emprendedores y los dueños de negocios sienten pasión por lo que hacen y harán lo posible para cambiar su visión sobre un producto o servicio para que el resto del mundo lo disfrute.
  • Eres independiente. Esto no significa que eres alguien extraño o que no sabes cómo pedir ayuda. Significa que puedes resolver tus problemas. Ahora es momento de que te sientas lo suficientemente independiente para construir una compañía.
  • Estás motivado. No siempre necesitas algo o a alguien para seguir adelante. Te despiertas todos los días y haces lo necesario. Este sentido de automotivación puede conducirte a iniciar y llevar a cabo el lanzamiento.
  • Eres organizado. Manejar un negocio requiere muchas habilidades desde su organización. En algún punto tal vez quieras o necesites contratar a algunos expertos, como contadores o abogados, pero al principio puedes confiar en ti mismo para llevar las finanzas, delegar las responsabilidades y presentar ideas a los inversionistas. No puedes hacer nada de eso sin tener cierto orden.
  • Sientes la necesidad de ayudar a la gente. Si quieres ofrecer un producto o servicio, considéralo una señal de que estás listo para tener una empresa. Este deseo de ayudar a las personas para que mejoren sus vidas, puede ayudarte en los altos y bajos de manejar una operación.
  • Estás seguro de que puedes construir un mundo mejor. Tal vez es tu confianza o tu ego apareciendo, pero puedes darte cuenta de que puedes hacer de este mundo un lugar mejor.
  • Te sientes atrapado en tu trabajo. Si tienes miedo de despertar cada mañana entonces tal vez no te sientes completo. Un ascenso u otro trabajo pueden mejorar el problema, pero muy en el fondo no lo resuelven por completo. Averigua si necesitas ser tu propio jefe o si sólo quieres hacer algo diferente.
  • Sientes que necesitas probar tu visión. Digamos que tienes una idea, pero todos te están diciendo que no se puede hacer. ¿Qué harás con esa situación? Esta experiencia tal sea motivación suficiente para ignorar a los pesimistas.
  • Quieres crear un nombre por ti mismo. Algunos de los emprendedores más importantes y dueños de negocios se dieron cuenta que querían algo más de la vida. Steve Jobs sabía que era especial. Si también te sientes así, entonces grandes cosas podrían salir de eso.
  • Siempre has querido ser tu propio jefe. No importa si eres un obsesivo del control o no te gusta que te ordenen cosas, te diste cuenta de que siempre has querido ser el jefe.
  • La contratación de trabajadores independientes va en aumento. Según diversos reportes, el número de trabajadores independientes (freelance, contratistas, dueños de negocios) está en aumento, se espera que crezca un 40 por ciento para el 2020.
  • Tu campo carece de trabajos. Las contrataciones en tu área pueden estar congeladas. En lugar de esperar o aceptar un trabajo que requiere menos habilidades de las que tienes, estás considerando tener tu propio negocio.
  • Puedes tomar riesgos. Si eres soltero o no tienes hijos, tal vez no tengas que preocuparte de mantener a otros. Aprovecha este tiempo en tu vida cuando tengas la oportunidad de aventurarte un poco.
  • No soportas ir todos los días al trabajo. Si te sientas en el tráfico todos los días algo enojado, tal vez puedas poner un negocio en tu casa. Después de todo, las empresas más exitosas han sido lanzadas desde los garajes.
  • Tienes una increíble ética laboral. Si no te importa trabajar 12 horas al día múltiples veces a la semana (como lo hacen todos al iniciar los negocios) entonces ¿por qué no hacer algo que te entusiasme?
  • Te gusta la incertidumbre. Eres el tipo de persona que se emociona cuando explora lo desconocido. Si fundas un negocio puede ser que dejes de estar aburrido de hacer un trabajo que te tiene harto. Soy este tipo de persona y estoy orgulloso de eso.
  • Siempre ves algún potencial. No importa dónde estés o lo que estás haciendo, sientes la necesidad de hacer mejoras. Ahora entiendes que, como dueño de una compañía, puedes tener un gran potencial, hacer dinero o mejorar la vida de otros.
  • Más proyectos van a los empresarios. Si ves a un jefe actual contratar a gente de fuera para un trabajo que sabes que puedes hacer mejor, haz algo al respecto y aventúrate por tu cuenta.
  • Quieres ser parte de un equipo. Tal vez quieras construir tu propio grupo de empleados de la nada con personas que compartan tu visión y que estén dispuestas a embarcarse en un viaje contigo.
  • Odias trabajar con los otros. Si no puedes soportar tomar órdenes, odias a tu jefe/a y todas sus demandas, comienza a planear tu estrategia de salida para convertirte en tu propio jefe.
  • Llegaste al punto de la desesperación. Cuando inicias un negocio no debería ser sólo por el dinero, a veces ese es el caso cuando tu espalda está contra la pared. Las cuentas están apilándose y necesitas poner comida sobre la mesa. Ese sentido de desesperación puede ser suficiente para llevarte a hacer algo increíble.
  • Quieres crear trabajos. En estos tiempos difíciles ves que no hay suficientes empleos para los colegas con los que estudiaste o trabajaste. Si confías en estas personas y conoces sus talentos, tal vez desees ayudarlos al crear una empresa que los acepte.
  • Deseas desarrollar un producto o servicio que no está disponible todavía. Eres un solucionador de problemas. Has experimentado un momento de realización que un producto o servicio no está en el mercado. Podrías usar ese momento para inspirarte a convertir una idea en una realidad.
  • No soportas estar en una oficina. Si te sientes restringido en tu lugar de trabajo podrías liberarte y trabajar donde quieras en tu empresa.
  • Quieres tener tu propio horario. Tal vez eres más productivo de las 4 a.m. hasta las 9 a.m. o eres un búho nocturno. En lugar de que
    te digan cuántas horas trabajar y cuándo tomar descansos o vacaciones, podrías finalmente determinar tu horario.
  • Eres creativo. Si estás cansado de que tus ideas se vayan a la basura, puede ser tiempo de salir y expresarte al tener el negocio que imaginaste.
  • Necesitas inspirar. ¿Eres la persona a la que todos acuden cuando necesitan algún consejo? ¿Te gusta ese rol? Tener un negocio te da la oportunidad de inspirar a la gente que te rodea.
  • Quieres tener un legado para tus hijos. Tienes hijos y estás pensando en dejarles algo de los que estén orgullosos. Aunque no quieran hacerse cargo de la empresa familiar, pueden ser testigos de cómo tu trabajo duro y dedicación brindaron frutos.
  • No te importa ensuciarte las manos. Tienes que hacer mucho trabajo sucio como dueño de un nuevo negocio y eso no siempre es agradable. Pero si no te molesta, entonces ¿por qué no haces esas cosas por ti y no por otras personas?
  • Buscas un nuevo reto. Tal vez te has estrellado contra la pared y te has aburrido mucho. Esa no es siempre la mejor situación si eres alguien buscando un nuevo reto. Empezar tu propia compañía es retador, deberías satisfacer esa necesidad.
  • Eres capaz de resolver problemas. ¿Eres el tipo de persona que asume la responsabilidad de resolver problemas? No se trata sólo de hacerlo, sino de encontrar una mejor solución.
  • Te gusta adquirir nuevas habilidades y conocimientos. Algunas personas no pueden saciar la sed de aprender cosas nuevas. Tal vez no adquieras eso de hacer el mismo trabajo durante años. Pero puedes tener esa experiencia como dueño de un negocio.
  • No te importa el multitasking. Hay gente que puede hacer muchas cosas al mismo tiempo. Si eres de aquellos que no colapsan bajo presión, estás en el camino correcto.
  • No le tienes miedo al fracaso. Como dueño de un negocio tal vez tengas que enfrentar pronto el fracaso. Si eso no te asusta, úsalo como señal.
  • Puedes tener un trabajo seguro. Estás dándote cuenta que una de las peores cosas sobre trabajar para alguien más es contemplar la posibilidad de ser despedido o de que la empresa sea vendida. ¿Por qué no asegurar tu futuro?
  • Hay un vacío que llenar. Si te das cuenta no sólo que hay un mercado sino que no hay nadie capitalizando una idea en particular, tal vez seas el que pueda hacer algo diferente.
  • Una gran cantidad de talento te rodea. Aunque sólo seas un egresado o estés trabajando, estás rodeado de mucha gente habilidosa que parece estar desperdiciando su talento. Posiblemente seas capaz de atraerlos para unirse a tu startup al ofrecerles una sociedad, acciones, un ambiente divertido o crecimiento laboral.
  • Estás pensando ¿si no es ahora, cuándo? La procrastinación tal vez sea uno de los peores asesinos de una startup. En lugar de arrastrar tus pies, puedes poner la pelota en movimiento para esa idea de negocio ahora mismo.
  • Entiendes los incentivos fiscales. Los dueños de pequeños negocios son elegibles para los incentivos fiscales. Si no quieres quedarte fuera es hora de empezar a trabajar. Quizás puedas comprarte aquella computadora o smartphone que has estado viendo.
  • Te das cuenta que quieres ver resultados. Cuando trabajas para alguien más, puede ser difícil ver como tu duro trabajo beneficia tu compañía. Si quieres ver resultados directos de tus acciones, tener tu negocio puede darte una oportunidad.
  • Te relacionas bien con la gente. A veces sólo quieres salir y hacer networking. Desafortunadamente tu posición actual no permite eso. Si eres alguien que gusta la gente, entonces tener tu propio negocio puede darte una razón para hacer networking.
  • Estás cansado de sentirte ahogado. Es común cuestionar tus valores sobre el trabajo así como de tu vida personal. Si sigues sin tener un ascenso o sientes que te estrellaste contra una pared, tal vez sea momento de aventurarte por tu cuenta.
  • Eres un líder de nacimiento. Tener una gran idea es una cosa. Ser capaz de comunicarla y convencer a los otros para subir a bordo es otra. Si tienes habilidades de liderazgo para rodearte de personas y motivarlas, considera iniciar tu propia aventura.
  • Te gusta buscar emociones. A algunas personas les gusta jugar a lo seguro. Tú, por otra parte, eres del tipo aventurero. Nada es más emocionante que el que se te ocurra una idea laboral y lograrla en medio de todas las incógnitas y las altas y bajas.
  • Puedes usar tu conocimiento en las calles. Si eres de esas personas con diversos conocimientos, así como habilidades profesionales, tal vez puedes poner esos talentos a trabajar en algo que realmente te emocione.
  • Los emprendedores pueden aprovechar muchas herramientas y consejos. Eres consciente que hay muchos recursos online para ayudar a los nuevos dueños de negocios.
  • Estás listo para ser liberado. Durante cierto tiempo tu emprendedor interno ha estado molestándote. ¿Por qué no lo liberas? Una vez que lo hagas tal vez te sorprendas de lo feliz que eres.
  • Siempre has querido hacer algo que disfrutes. Thomas Edison dijo: “Nunca trabajé un solo día de mi vida. ¡Todo era diversión!”. Mucha gente exitosa ha hecho cosas similares. En lugar de sólo pensar en hacer algo que te haga feliz, ten fe y persigue tu visión de startup. Si sigues tu sueño, todo caerá en su lugar.

Si después de leer todo esto, sigues con la idea de emprender, nosotros te ayudamos con un entrenamiento presencial gratuito para todos aquellos que quieran iniciar un proyecto de negocio desde cero, más info aquí…

Cómo dominar la mente de tus CLIENTES

formato-articulo

Cómo dominar la mente de tus CLIENTES

Si tu deseo es ser un gran empresario o vendedor, debes saber cómo negociar con tus clientes. Un verdadero genio de las ventas es aquel que logra convencer a las personas para que compren sus productos o contraten sus servicios.

Existen algunos métodos que pueden darte una ventaja estratégica a la hora de cerrar una venta y para poder aplicarlos debes estar muy preparado y seguro de ti mismo.

Principios básicos

Cuando se trata de negociar tu objetivo principal debe ser vender. Debes mentalizarte en que eres el único y más importante vendedor de tu empresa, independientemente de que realices otras actividades, como atender ciertas cuestiones administrativas u ocuparte de la gestión de tus proveedores.

No importa qué tipo de negocio o productos ofreces, las negociaciones siempre son las mismas y todas siguen el mismo principio psicológico: Entrar en la mente de tus clientes.

El conocimiento es poder

En cualquier negociación la parte que está mejor preparada es la que gana. Si tienes más información puedes ser la persona que establezca los términos, controlar la dirección de las negociaciones y lograr que la misma se concrete.

Cuando tengas a tu cliente en frente, tienes la obligación de haberte preparado de una manera más que exhaustiva. Procura conocer muy bien tus productos y las necesidades de las personas que se acercan a ellos, si entiendes bien tu mercado puedes manejar información específica que te dará una ventaja sobre la competencia.

Haz que tus clientes sepan que eres un experto en el ramo, dales la información necesaria que respalde tus argumentos.

Diles por qué necesitan contratar tus servicios o comprar tus productos y por sobre todo cómo y cuánto mejorarán al hacer negocios contigo. De esta manera los tendrás a la expectativa.

Crea respuestas

Si conoces los problemas a los que se enfrenta un futuro cliente, debes conocer las soluciones. Una vez que hayas conseguido la atención de las personas con las que estás negociando, debes convencerlos de que los productos que ofrece tu empresa es lo que necesitan.

Los métodos y soluciones que ofrezcas a tus clientes al momento de la negociación, deben convencerlos de que comprar e implementar tus productos será fácil, y de que no requerirán de muchos esfuerzos ni recursos. Y eso es lo que te hace superior a la competencia.

Con mucho esfuerzo, nos hemos concentrado en hacer las cosas fáciles, logrando tener un sistema pre-configurado que puede comenzar a ser utilizado por una empresa en menos de un día.

Debes ser cauteloso al momento de hacer tus proyecciones, si los beneficios y ganancias que manejas mientras realizas la venta son excesivos o poco realistas, crearás desconfianza.

Haz un programa

No sólo debes hablar de los beneficios o ganancias, también debes establecer cuánto tiempo tardarás en lograrlos. En los negocios el tiempo es un factor clave, y una empresa que ofrece mejores resultados en menos tiempo obtiene más ventas.

Para hacer un plan de trabajo efectivo debes hacer una lista de prioridades, los clientes más importantes, los que puedan ser convencidos más fácilmente y produzcan mejores resultados, serán los que deberás atacar primero.

Tu plan de trabajo debe ser discreto pero realista, con resultados a corto, mediano y largo plazo. En tu programa siempre incluye una planificación del dinero que gastarás y el impacto que tendrá en las ganancias de la empresa, ya que los factores económicos son los más relevantes.

Sé agresivo, sé muy muy agresivo

Si has desarrollado perfectamente tu estrategia, para este punto tendrás casi asegurado el éxito. Pero debes tener mucho cuidado, ya que todavía hay posibilidades de que todo se arruine.

La manera en la que cierres la venta es vital. No seas tímido y pregunta directamente si la negociación ha sido exitosa. Es recomendable que plantees la pregunta de la manera adecuada, para que la única respuesta posible sea un sí. Esto te ayudará a mostrarte como una persona segura y decidida.

Los buenos negociadores son agresivos, si tienes el producto o servicio adecuado para tu cliente, ¿Por qué no harían negocios contigo?

Un buen vendedor no espera que un gran cliente lo busque, él mismo contacta a las personas con las que quiere trabajar. Localiza una empresa, analiza sus problemas, crea un programa y ponte en contacto con la persona adecuada para que puedas hablarle de los beneficios que tus servicios o productos podrían conseguirle.

¿Te gustan los temas de emprendimiento y negocios? nosotros somos un centro de capacitación de emprendedores y empresarios, da clic para conocer nuestro calendario de actividades, clic aquí..