Cómo erradicar la necesidad de aprobación en cinco PASOS

inteligencia

Las personas que actúan así de forma extrema se podrían preguntar: ¿cómo agradar a los demás?

Querer ser el típico “niño/a bueno/a” tiene consecuencias ciertamente negativas. Cuando buscas ser aprobado por todo el mundo ocurren varias cosas:

  • Puede que no siempre seas sincero.
  • Por tanto, estas siendo deshonesto.
  • Te puedes comportar de forma pasivo-agresiva.
  • Te sentirás mal contigo mismo.
  • Tus problemas no se resuelven porque evitas discusiones.
  • Harás cosas que no quieres; no sabes decir “no”.
  • Pueden abusar de ti; no defiendes tus derechos.
  • Estarás poniéndote obstáculos a ti mismo.

Pasos para superar la necesidad de aprobación

1-Cambia de paradigma (forma de ver tu mundo)

Ahora piensas que para ser feliz y para ser aceptado tienes que agradar y ser aprobado por los demás. Crees que siendo “el típico bueno” evitarás problemas y tendrás una vida sencilla y sin amarguras.

Tienes los comportamientos típicos del “niño o niña bueno/a”. Sin embargo, eso solo lleva al malestar y a la infelicidad.

Para cambiar esa tendencia, tendrás que ver el mundo de otra forma en la que:

  • Tu felicidad depende de ti, no de si los demás te aprueban o no.
  • Es necesario cubrir tus necesidades para ser feliz.
  • Para ser feliz tienes que defender tus derechos.

2-Comienza a anteponer tus necesidades

Anteponer tus necesidades no es ser egoísta. Eso también sería pensar en blanco y negro. Ser egoísta es tener todas las necesidades propias cubiertas y aún así no estar dispuesto a aportar o ayudar a los demás. O no colaborar con los demás y querer siempre que los demás te aporten a ti.

Es natural en el ser humano querer cubrir las necesidades personales, porque en caso contrario estas yendo en contra de tu propia supervivencia.  Si no lo haces te sentirás mal, culparás a los demás o mostrarás comportamientos pasivo-agresivos.

3-Comienza a aceptarte cómo eres

Algo típico en los “niños buenos” es que no se aceptan a si mismos, creen que existe algo malo en ellos. Esto proviene fundamentalmente de la infancia, de las experiencias pasadas, de la crianza y de las relaciones con los demás.

Para sentirte bien es necesario que te aceptes. Es más, para tener una buena relación con los demás te tienes que aceptar.

Por otra parte, aceptarte no quiere decir que no quieras cambiar o mejorar. Se trata de aceptarte a ti mismo, aunque estar dispuesto a mejorar lo que quieres.

4-¡Deja de buscar aprobación!

Si has cambiado tu visión del mundo, antepones tus necesidades y te aceptas, es más probable que ya no busques tanto la aprobación. Presta atención la próxima vez que te relaciones con alguien. ¿Estás buscando que esa persona te apruebe? ¿Buscas gustar a la otra persona a toda costa? Ten cuidado con los comportamientos inconscientes de búsqueda de aprobación, son muy frecuentes.

5-Establece límites

Tú eres una persona con una historia, derechos, personalidad, metas y una vida. Por tanto, tú no eres la mitad de otra persona. Eres una persona única que establece cómo quiere que sea su vida.

No intentes fusionarte con los demás, ya sea tu pareja, familia o amigos. Si estas en desacuerdo con otra persona, es normal y puedes mostrar ese desacuerdo asertivamente porque son distintos.

Para ser feliz es necesario que tengas tus metas y tu vida individual, de forma que si los demás no están esa parte de tu vida siga estando ahí.

Por otra parte, ser consciente de tus valores permitirá saber cuáles son tus límites y cuándo estas actuando con integridad.

Cómo Mejorar Tu Autoestima en 9 PASOS

art 2

Cómo Mejorar Tu Autoestima en 9 PASOS

La definición de la autoestima es la manera en que nos juzgamos y evaluamos. Dicho de otra forma, la autoestima es cómo nos sentimos con nosotros mismos.

A continuación encontrarás varios métodos que puedes utilizar. Con algunos te sentirás más cómodo que con otros, pero es que no existe una única forma de conseguir mayor autoestima. Aunque cada uno de ellos actúa sobre un aspecto de tu personalidad distinto, los resultados que han demostrado son los mismos: más autoestima y seguridad en ti mismo.

  1. Encuentra el origen de tu baja autoestima

Los problemas de autoestima suelen desarrollarse durante la infancia y sus causas pueden ser muy distintas. ¡Pero si no las conoces nunca podrás trabajar sobre el origen de tus temores!

Para encontrar el origen de tu baja autoestima y someter tus creencias a juicio, pregúntate por lo menos tres veces el ¿Por qué? de tus miedos.

¿Por qué temo conocer gente nueva? Porque me ignorarán.

¿Por qué creo que me ignorarán? Porque no soy interesante.

¿Por qué creo que no soy interesante? Porque de pequeño me decían que nunca hablaba.

  1. Por qué siempre debes intentarlo aunque sepas que vas a fracasar

Ahora que estás conociendo el origen de tu baja autoestima voy a mostrarte las claves psicológicas que aumentarán la confianza en ti mismo. El motivo es que se ha demostrado que el principal enemigo de nuestra autoestima es, sencillamente, no hacer nada.

Cuando nos sentimos amenazados nuestro instinto es buscar vías de escape porque creemos que así reduciremos nuestra ansiedad. Por eso cuando sientes miedo o desánimo en lugar de enfrentarte directamente a ellos intentas esquivarlos. Y es lógico: en el momento en que decides evitar lo que te preocupa notas una sensación inmediata de alivio. El problema es que esa conducta puede terminar convirtiéndose en un hábito.

  1. El poder de sustituir tus objetivos por valores

Necesitas algo sólido. Algo que te permita seguir adelante cuando te sientas cansado, ansioso, deprimido o desanimado. Algo tan poderoso que te motive a salir de tu zona de confort para exponerte a aquello que temes. Tengo lo que necesitas. Te voy a dar algo que posee todos los beneficios de los objetivos y ninguno de sus inconvenientes. Te vas a guiar por tus valores.

Los valores son nuestra definición más fundamental, nuestra hoja de ruta. Nos marcan la dirección cuando creemos que nos estamos perdiendo y nos dan energía para seguir luchando.

Cada vez que tengas que enfrentarte a un reto, saca tu listado de valores, elige uno, y durante un par de minutos recuerda por qué es importante para ti. Aumentará tu autoestima y te protegerá de la ansiedad.

  1. Identifica tus verdaderas fortalezas

Además de tus valores, para construir tu autoestima necesitas convencerte de que hay algo bueno en ti. Y te aseguro que TODOS tenemos puntos fuertes, el problema es que las personas con poca autoestima no los saben identificar (mientras que los narcisistas los encuentran en exceso). Para encontrar tus fortalezas piensa en cinco logros que hayas conseguido en tu vida, como terminar tu carrera mientras trabajabas, aprender a cocinar solo o lograr seducir a tu pareja. Si te cuesta encontrarlos es porque no estás siendo generoso contigo mismo, así que imagínate que ese éxito lo hubiera conseguido un amigo, ¿qué le dirías? ¿Cómo se lo reconocerías?

  1. Convierte tus pensamientos negativos en respuestas racionales

Ahora ya tienes tu conjunto de valores y fortalezas para empezar a creer en ti. Pero nuestras experiencias del pasado, incluso aquellas que ya no recordamos, continúan afectando nuestra vida en forma de “voz interior”. El problema es que esa voz interior es irracional. Suele interpretar cualquier situación de la peor forma posible, incluso cuando no hay pruebas objetivas para llegar a tu conclusión.

  1. Sepárate de tus miedos con aceptación y compromiso

La mayoría de gente, cuando hay algo que le preocupa, intenta no pensar en ello. Tratamos de bloquear nuestros pensamientos o distraernos pensando en otra cosa. Pero eso no solo ha demostrado que no funciona, sino que además provoca que tus miedos vuelvan con más fuerza.

En lugar de intentar ignorarlos, tienes que aprender a desligarte de ellos. El verdadero motivo por el que tus pensamientos te bloquean es porque crees que tú eres ellos. Les das toda la credibilidad del mundo. Pero, como argumenta el filósofo Eckhart Tolle, tú no eres lo que piensas.

  1. Cómo perdonarte a ti mismo con la autocompasión

En jerga psicológica a esto se le llama autocompasión, y se trata de una estrategia que está revolucionando la comunidad científica gracias a sus espectaculares resultados.

Significa darte apoyo y ser comprensivo contigo, en lugar de criticarte y juzgarte. Implica aprender a calmarte y reconfortarte para volver a intentarlo, en lugar de castigarte cada vez que cometes un error. Hay muchas formas de desarrollar la autocompasión, pero la más sencilla de todas es hablarte como lo harías con un amigo que lo estuviera pasando mal. De esta forma empezarás a ver tus problemas como algo que estás experimentando, y no como algo que te define.

  1. Multiplica tu autoestima con el ejercicio

Tu cuerpo tiene algo más que decir sobre tu confianza, y es que quizás esta sea la forma más rápida de aumentarla. Los resultados del mayor estudio realizado sobre ejercicio y autoestima demostraron que, siempre que sea de mediana intensidad, hacer deporte incrementa la autoestima a corto plazo.

  1. Piensa menos en ti y más en los demás

Para sentirte mejor deberías hacer todo lo contrario: dejar de pensar tanto en ti y centrar tu atención hacia fuera. Ayudar a la gente tiene efectos beneficiosos sobre nuestra autoestima por dos motivos:

  • El primero es porque te ayuda a distraer la atención sobre ti mismo. ¡Fundamental!
  • El segundo es porque parece estimular ciertos sistemas biológicos que reducen las respuestas emocionales relacionadas con la ansiedad. Es como si estuvieramos programados para ayudar a nuestros semejantes.