5 Ideas para sentirte bien psicológicamente

5 ideas para sentirte bien psicologicamente

Cuando nos sentimos bien psicológicamente, es como si las estrellas se alinearan en el universo. Nos embarga una agradable sensación de empoderamiento y somos felices. Por desgracia, para la mayoría de las personas esos momentos son escasos, o al menos no tan habituales como desearían.

El problema es que no nos preocupamos lo suficiente por nuestro bienestar emocional, solemos dejarlo en manos del azar. Nos preocupamos y ocupamos de nuestra salud física, pero solemos pensar en nuestra salud mental como en un actor secundario. Sin embargo, para sentirse bien psicológicamente a veces basta con aplicar pequeños cambios en nuestra rutina cotidiana.

IDEAS PARA SENTIRTE BIEN PSICOLÓGICAMENTE:

1. Lleva un diario de la gratitud.
No te tomará más de 10 minutos cada día y te permitirá ir a la cama con un buen sabor de boca. Se trata simplemente de anotar cada noche tres o cinco cosas que te hayan sucedido a lo largo del día por las que puedas sentirte agradecido. Al inicio te costará un poco pues estamos más acostumbrados a fijarnos en los problemas y las cosas negativas, pero con un poco de práctica, descubrirás que tienes muchas razones para sentirte agradecido. Y la gratitud es precisamente una de las emociones que más felicidad y bienestar nos reporta.

2. Entabla una conversación con un desconocido.
En la era tecnológica, donde todos pegan sus narices al móvil, esta misión puede ser complicada pero vale la pena intentarlo ya que un experimento realizado en la Universidad de Chicago reveló que las personas que entablan una conversación con alguien mientras van en el transporte público hacia el trabajo o de regreso a casa, se sienten mucho más felices que quienes se mantienen apartados en soledad. Después de todo, necesitamos el contacto humano y la conexión, por lo que estos resultados no deberían asombrarnos. Es curioso que en ese mismo estudio se apreció que sobreestimamos el deseo de los demás de estar solos.

3. Planifica algo divertido para mañana.
La felicidad y la alegría no caen del cielo, también podemos salir a su encuentro. Las investigaciones han demostrado que obsesionarse con la felicidad es contraproducente y nos hace infelices, pero psicólogos de la Universidad de California descubrieron que la clave radica en organizar la jornada de manera que podamos encontrar pequeños espacios de alegría y satisfacción. Por tanto, asegúrate de dedicar al menos una hora al día a hacer algo que realmente te guste.

4. Toma una foto al día.
Puede parecer una tontería, pero tomar una foto al día es una excelente estrategia para mantenerte relajado y atento a todas las maravillas que suceden a tu alrededor. Cuando te planteas esta meta, saldrás un poco de tus pensamientos negativos y preocupaciones para mirar un poco más el mundo. Poco a poco irás redescubriendo esas zonas que aparentemente conocías muy bien y recuperarás la capacidad de maravillarte, como cuando eras niño. Es un pequeño hábito que marca una gran diferencia.

5. Rompe tu rutina nocturna.
La monotonía no solo nos aburre sino que también nos entristece. Por eso, una de las claves para sentirse bien psicológicamente consiste en atreverse a cambiar, aunque se trate de pequeños hábitos. Una excelente estrategia consiste en cambiar tu plan nocturno. En vez de malgastar estas horas delante de la televisión, planifica algo diferente, cualquier cosa que te agrade: desde quedar con tus amigos hasta dar un paseo nocturno o leer un buen libro. La simple sensación de estar haciendo algo diferente basta para llenarte de una energía positiva.

¿Qué opinas? Te invitamos a un espacio donde puedes encontrar cursos y talleres de este tipo…

Tips para enfrentar una crítica negativa

tips para enfrentar una critica negativa

A muchos de nosotros nos cuesta aceptar las críticas, sobre todo si son negativas. Siempre existe esa primera reacción donde se mezclan muchísimas emociones, sensaciones e ideas: la ira, el desconcierto, la tristeza, el sentirse incomprendidos, etc.

Después de esa primera reacción, que podríamos calificar de bastante instintiva o visceral, podemos adoptar dos actitudes radicalmente diferentes: dejarnos abatir por la crítica o asumirla de forma asertiva.

En realidad, ninguna crítica tiene el poder de ofendernos, somos nosotros quienes le otorgamos ese poder. Por ejemplo, nos dolerá más una crítica negativa de una persona cercana a nosotros o de alguien a quien respetamos que la opinión de alguien totalmente ajeno.

Esto significa que, en última instancia, somos nosotros quienes tenemos el poder sobre la influencia que la crítica ejercerá en nuestro estado de ánimo y en las futuras decisiones que tomemos.

Aqui algunos tips para enfrentarla:

  1. Mantener una actitud abierta y asertiva. Una vez que pase tu reacción inicial, recuerda que una crítica es simplemente una señalación sobre algo que has hecho pero no define tu persona ni te demerita. No asumas una actitud defensiva sino de diálogo.
  1. Buscar la verdad en la crítica. Intenta ponerte en el lugar de la persona que ha realizado la crítica, así podrás comprender sus intenciones. ¿Quería simplemente molestarte o hay verdad en sus palabras y estaba intentando ayudarte? En este punto debes tener cuidado porque a veces una crítica se realiza con un tono tan negativo que el primer pensamiento que acude a nuestra mente es que nos quieren destruir pero es importante que aprendas a mirar más allá del tono utilizado y te centres en los hechos, ¿cuánto hay de cierto en la crítica?

Una vez que sepas cuánto hay de verdad en la crítica, valora los cambios que deberías realizar en tu comportamiento u objetivos. Si la crítica y los cambios que conllevan te pueden ayudar a crecer como persona o profesional, entonces, ¡bienvenida sea! Si finalmente decides que la crítica no te reporta nada positivo, será mejor olvidarla y que no eche a perder tu día o socave la confianza en ti.

¿Qué opinas?