5 Consejos para proteger tu Pyme de delitos informativos

Consejos para proteger tu PyMe de ataques ciberneticos

Al margen de los desafíos financieros y administrativos que limitan la productividad de muchas Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs) en México, hay otro flagelo que amenaza con minar su competitividad: La delincuencia y la inseguridad.

 

De acuerdo con la Encuesta Victimización de Empresas, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) con datos a diciembre de 2012, 37.4% de las empresas mexicanas (1389 unidades económicas) sufrieron por lo menos un tipo de delito durante 2011.

¿Cuáles son los más comunes? La corrupción, los asaltos a mercancía, dinero, insumos o bienes, y extorsión. También figuran fraudes, fraudes, robo de mercancía en tránsito, robo de accesorios a vehículos y daños a instalaciones, maquinaria o equipo.
Según dicha encuesta, Aguascalientes es la entidad con mayor índice de delitos cometidos contra negocios. Le siguen Baja California, Baja California Sur, Campeche, Coahuila, Colima y Chihuahua. Los Estados con menos reportes delictivos son Zacatecas, Yucatán y Veracruz.
Lo que es un hecho, es que la delincuencia cobra una factura muy alta a los empresarios, con pérdidas que ascienden a 56 mil pesos, en promedio, por cada unidad económica. A nivel nacional, el indicador marca pérdidas por 115.2 mil millones de pesos.
Frente a este panorama, la contratación de seguros para empresas, personas y activos, puede ser de gran utilidad para mitigar las posibles pérdidas en tu PyME. Antes de contratar toma en cuenta los siguientes consejos:
1. Busca un asesor en Administración de Riesgos. Esta figura es indispensable para evaluar el riesgo o siniestralidad inherente a tu empresa, giro o actividad comercial. Averigua sobre su reputación y analiza junto con tu equipo de seguridad el reporte emitido por el especialista.
2. Asegúrate de pagar a tiempo tus pólizas. Aunque los gastos sean muchos, siempre es mejor pagar a tiempo las pólizas que perder de la noche a la mañana grandes cantidades de dinero a causa de hecho delictivo. Recuerda: Quien ahorra centavos, acaba perdiendo pesos.
3. Prioriza la protección de tus recursos financieros. Si no quieres perder tu patrimonio por un evento fortuito, contrata pólizas de riesgos a terceros que incluyan protección y/o asesoría legal.
4. Controla riesgos. De acuerdo con el dictamen del experto en riesgos, elabora una política interna de protección y prevención. Por ejemplo, evita hacer depósitos en efectivo (opta por las transferencias bancarias), refuerza la seguridad de tu inmueble y cerciórate de la vigencia de todas tus pólizas.
5. Lee las letras chiquitas del contrato. Pregunta a tu asesor (y corrobóralo en tus pólizas) temas de cobertura, deducibles y excepciones.
Finalmente, te recomendamos evaluar la oferta del mercado. No te cases con la primera opción. Busca alternativas que se adapten a las necesidades y expectativas de cobertura y seguridad en tu empresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *